octubre 28, 2020

Elección de Magistrados. Lo que ha puesto en juego la Constitución

Para entender el momento que vivimos es necesario detenernos a pensar en cómo hemos llegado a este momento. Qué se ha puesto en juego, qué acontecimientos han sucedido que se proyectan, se desplazan hoy.

Empecemos por determinar qué entendemos por acontecimiento.

Un acontecimiento no es el evento, no es lo que ocurre, sino aquello que es dado en lo que ocurre, algo que ha sido realizado en el evento, que transpira en la categoría que se analiza, en este sentido el acontecimiento que toma la(s) forma(s) de categoría(s) es algo que actúa y busca transformar, es un dínamo que no encuentra significación final sino que se abre a la querella por la interpretación, mucho más si tomamos en cuenta que muchas de estas categorías nos convocan a una realización futura, es decir no están desplegados sólo en la categoría, sólo en el texto, sino que buscan su realización transformadora. Un acontecimiento siguiendo a Zizek 1 es un frágil absoluto, es decir es frágil porque es delicado, y es absoluto porque es valioso y puede darnos respuestas futuras. Estos acontecimientos que se develan en las categorías de análisis se proyectan en la historia política de aquello que abre esta Constitución.

Cuando el filósofo francés Jean Luc Nancy dialoga con unos niños sobre lo abierto hace referencia de la siguiente manera al cielo y a lo abierto:

“Me ha dicho que se le había dicho ‘el cielo comienza al ras de la tierra”. He encontrado extraordinarias estas palabras. Eso quiere decir que está justamente al ras de la tierra. Hablo de manera metafórica, simbólica. Eso quiere decir que desde que la tierra se termina comienza el cielo, comienza esta dimensión de apertura. Al mismo tiempo, al ras, eso quiere decir allí, todo el tiempo, en cada lugar, bien pegado a la tierra, está siempre el cielo” (Nancy, 2010:39).

Parafraseando a Nancy, lo abierto respecto a la Constitución está al ras de la Constitución, de su articulado, es decir bien pegado a cada uno de los artículos de la Constitución. a sus diálogos internos, pues como señalamos en las instrucciones de lectura de este texto (al inicio) es posible atisbar la manera en la que hay algo detrás de cada artículo de la Constitución, hay un acontecimiento que se pega, que transpira detrás de cada artículo de la Constitución, detrás de cada diálogo entre los artículos, detrás de cada situación en la que se pretende interpretar la Constitución.

Leer la Constitución Política del Estado supone realizar un recorrido de todas sus posibilidades abiertas, de todo aquello que se pega a cada artículo, a todo momento a ras de la misma Constitución. Sería arrogante señalar que todo lo que vemos en la Constitución sea lo único que hay, creemos que toda lectura es sólo un despliegue realizado de otros tantos que se pueden realizar. Lo que debe interesarnos al leer la Constitución es atisbar las branas de la Constitución, y entendemos por branas 2 a posibilidades multitextuales del texto, es decir a los otros textos que se asoman en el texto, a las discursividades que traen en ellas, a los acontecimientos que se han abierto en el proceso constituyente.

En la revisión de los informes de Mayoría y Minoría de la Comisión de Justicia de la Asamblea Constituyente (2006-2007), encargada de dar forma a los artículos que luego compondrían al Órgano Judicial, se puede atisbar un acontecimiento: la Justicia como problema. Ya sea el acceso a la justicia, la calidad de la misma, la corrupción en la misma, etc.

La Justicia es pensada como un problema.

La Justicia como problema es lo que se intenta traducir, luego, en todas las innovaciones en la conformación del Órgano Judicial (tal vez se pensó que una parte de las soluciones pueda comenzar en elegir directamente, mediante el sufragio universal a los miembros de éste Órgano y de esta función). Dicho en otros términos, más que las elecciones, la Constitución nos está develando un problema: ¿Cómo dar con soluciones para los problemas de la Justicia?

Puede ser que las elecciones de magistrados y consejeros no sea la solución más adecuada a los problemas de la Justicia, puede ser que existan otras posibilidades, sin embargo el problema es develado a partir del acontecimiento. Y este fin de semana que asistimos a elegir magistrados y consejero del Órgano Judicial y del Tribunal Constitucional Plurinacional, el problema está planteado.

No se solucionarán los problemas de la Justicia con la elección de magistrados, sin embargo si algo trae de positivo es que se visibiliza este Órgano del Poder Público, se comprende su importancia, se problematiza el cómo de su existencia, se indaga la competencia de sus integrantes, y a la vez se trae consigo, por primera vez en estos últimos años, el problema de la Justicia al escenario político.

Como decíamos al comienzo de este breve texto, el acontecimiento no es el evento, sino algo que sucede en el evento y que se dinamiza en el desarrollo del mismo. Cuando este fin de semana las bolivianas y bolivianos concurran a las urnas dinamizarán el acontecimiento, es decir, comprenderán que en la Justicia hay un problema, y que es urgente tomar medidas.

 

*     Profesor de Derecho Constitucional de la Carrera de Derecho de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo”.

1    Para una mayor referencia puede verse a Zizek, Slavoj. El frágil absoluto. Madrid, Ed. Pre-textos, 2009.

2    Una brana es un objeto similar a una membrana pero en un espacio multidimensional. La brana es el nombre de las posibilidades de otras dimensiones en física a partir de las investigaciones de la Teoría de cuerdas. Para una mayor referencia véase a Lisa Randall, Warped Passages. 2010.

Be the first to comment

Deja un comentario