octubre 19, 2020

El TIPNIS desde una perspectiva integral. Geopolítica y el potencial hídrico (II parte)

por: Freddy Michel P.

Si bien es cierto que el Territorio Indígena Parque Nacional Isibóro Sécure (TIPNIS), es un tema actual y mayormente tratado en la coyuntura, entendemos que es parte de un proceso donde podemos ubicar causalidades, consecuencias, inicios, indicios, etc..

También entendemos que esta problemática tiene muchos elementos que al unísono son complejos de entender, por lo qué es necesaria su separación, para luego efectuar un análisis en su integridad, es decir, por partes y estas como una propiedad mayor, no como la simple suma de partes. También, es necesario abordar la temática desde lo deductivo para luego bajar a lo inductivo y viceversa de forma que se pueda generar la dialéctica necesaria en la construcción e interpretación del dato.

En lo geopolítico, proseguimos con la disputa o con el tratado del nuevo orden mundial, o por lo menos en proceso, donde el Brasil tiene un rol protagónico en el continente sudamericano y en el orbe. Ampliamente desarrollado en este mismo periódico en sus ediciones anteriores.

Hasta ahora nada nuevo, pero comencemos con la vorágine de la demanda de energía, para el caso hidroeléctrica, donde el agua es el eje fundamental, en función al volumen, a estiajes altos, pendiente, gradiente y caídas del cauce, etc. Por lo que la Amazonía Andina es zona privilegiada por el potencial hídrico y su gradiente natural.

La cuenca hidrográfica Amazónica se encuentra ubicada entre los paralelos 10º N y 15º S, y los meridianos 4º O y 75º E del continente Sudamericano. Corresponden al 41 % del espacio del continente Sudamericano. Espacio sociobiogeográfico comprende desde el estuario o archipiélago de la Isla Marajo a nivel del mar Atlántico en el Estado de Pará en Brasil, hasta la cordillera de los Andes en Perú, generando diferentes nichos a partir de la heterogeneidad de microclimas, por ello su especialización y endemismos de flora y fauna. Espacio biofísico, social y cultural con una serie de potencialidades dependiendo de su posición geopolítica, generadora de trances complejos, por la usurpación de su patrimonio. (Ibid.)

El Río Amazonas delimita la región hidrográfica más extensa del planeta. En este espacio drenan aproximadamente 1.100 ríos de diferente tipo de orden y magnitud (aguas del orden andinoamazonenses y borrosas, cristalinas y negras de origen amazónica), de los cuales predomina el cause principal del Río Amazonas con una extensión de 6.742 kilómetros ; los principales cuencas hidrográficas son: Urubamba, Pachitea, Pacaya, Tapiche, Marñon, Nanay, Napo, Yavary, Putumayo/Iça, Jutaí, Jurua, Caquetá/Japura, Purús, Negro, Madeira, Trombetas, Tapajos, Xigu. Transporta aproximadamente el 15.47% del agua dulce del planeta, con una descarga al Atlántico entre 210.000 y 220.000 metros cúbicos por segundo, (OTCA, 2000 citado por Brack 1995:69), (OTCA, 2004:16). (Ibíd.: 2)

Con este escenario, el Brasil y Perú han desarrollado planes conjuntos, con mayor prevalencia del Brasil, en materia de energía hidroeléctrica. Durante las visitas de los presidentes Lula da Silva (Brasil) y Alan García (Perú) al estado de Acre en abril de 2009, firmaron un acuerdo de cooperación en el área de energía. El acuerdo prevé, entre otras medidas, la construcción de seis centrales hidroeléctricas en el territorio peruano que tendrá un fuerte impacto socioambiental, e invade territorios donde viven pueblos indígenas. (Verdum, 2010)

Articulo 1

Declaración

Es de interés mutuo para las Partes el desarrollo de la infraestructura energética necesaria para el suministro prioritario de electricidad al Perú y la exportación de los excedentes de electricidad al Brasil, en un contexto de Desarrollo Sostenible, para viabilizar la interconexión de los sistemas eléctricos de los dos países.

Artículo 2

Objeto

  1. El objeto del presente Acuerdo es establecer el marco legal que promueva el desarrollo de la infraestructura necesaria en el territorio peruano para la producción de electricidad destinada a su mercado interno y la exportación de los excedentes de potencia y energía eléctrica asociada al Brasil, con el objetivo de viabilizar la interconexión entre los sistemas interconectados nacionales de las Partes.

  1. Los excedentes de potencia y energía eléctrica asociada destinados para la exportación al mercado brasileño serán definidos por el Estado peruano, según lo dispuesto en el inciso “c”, numeral “v” del artículo 3 del presente Acuerdo.

(ACUERDO GOBIERNO BRASIL Y PERÚ, PARA EL SUMINISTRO DE ELECTRICIDAD AL PERÚ Y EXPORTACIÓN DE EXCEDENTES AL BRASIL, 2010)

Los estudios iníciales de viabilidad económica e ingeniería viene realizando el consorcio Empresa de Generación Eléctrica Amazonas Sur (EGASUR), que incluye las empresas brasileñas OAS, Eletrobrás y Furnas. El financiamiento de las obras, estimado en entre 12 y 15 billones de dólares, corre por cuenta del consorcio de constructoras y préstamos del Banco Nacional de Desarrollo

Económico y Social (BNDES). (Verdum, 2010)

Escarbando la información se descubre que las acciones para hacer realidad el proyecto están siendo implementadas desde mucho antes de la firma del memorando. Según informaciones periodísticas, ya está funcionando en el Perú dos nuevas empresas, la Empresa de Generación Eléctrica Amazonas Sur SAC, conformada principalmente por la Engevix, la principal empresa de consultoría del Brasil y la Inambari Geraçao de Energía, un consorcio conformado por las estatales brasileñas Eletrobras y Furnas y por la empresa constructora OAS, que también es de ese país. Dicen disponer ya de un crédito de 2,500 millones de dólares del Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social (BNDES). (Dourojeanni, 2009: 1)

Los gobiernos del Brasil y el Perú están embarcados en la construcción en la construcción de grandes centrales hidroeléctricas en la Amazonia peruana. Cuyo apresuramiento corresponde a la actual demanda energética del Brasil. Siendo que el Perú tiene potencial de energía limpia casi 9 veces mayor que su demanda interna. (Ibíd.)

Tampoco cabe duda que el Brasil tenga un antiguo sueño hegemónico suramericano, ahora posible gracias a su buena coyuntura económica. Este hecho se suma al gran tamaño de su población (casi 200 millones de habitantes), a su buen desarrollo industrial, aunque limitado por falta de algunas materias primas esenciales, y a sus proporciones continentales, que le permiten disponer de fronteras con todos los países excepto Chile y Ecuador. De hecho, el BNDES ya dedica más del 10% de sus $us. 40 mil millones anuales de préstamos, a su cartera de operaciones en el exterior, mayormente en América Latina y África, ejecutadas a través de empresas de ese país. El volumen anual de negocios de ese banco brasileño, en 2007, fue 4 veces superior al del BIRD, BID y CAF juntos en América Latina. Ahora, el Brasil puede encontrar una nueva vía, adicional o complementaria, a través del recién creado Banco del Sur, una reciente hechura de la Unasur, donde Brasil también es dominante. O sea que el Brasil, a través de los mecanismos que están siendo establecidos, será cada día más el árbitro y el mayor beneficiario de la integración regional. (Douroeanni, et al., 2010: 128)

Las hidroeléctricas escogidas por el Brasil en el Perú, de acuerdo al Ministerio de Energía y Minas (2007), de este país, son: Inambari, con la producción de 2,000 MW; Sumabeni, con 1,074 MW; Paquitzapango, con 1,374 MW; Urubamba, con 940 MW; Vizcatan, con 750 MW; y Cuquipampa, con la generación de 800 MW. Todas ellas integradas con líneas de transmisión integradas al sistema brasileño. El costo total de las seis obras sería del orden de los 16 mil millones de dólares. (Ibíd.)

Para la República hermana del Perú la construcción de colosales represas en los ríos amazónicos tendrá monumentales repercusiones económicas, por lo menos en términos de endeudamiento externo y, obviamente, impactos ambientales, políticos, culturales y sociales intensos.

Sus impactos directos incluirán desplazamientos humanos de gran magnitud, cambios económicos, políticos, culturales y sociales negativos, inundación de tierras fértiles escasas, deforestación, eliminación de flora y fauna, alteración del sistema hidrobiológico y de ecosistemas terrestres aledaños, navegabilidad, problemas especiales de contaminación por eutrofización de aguas estancadas (generación de metano), etc. Donde los indirectos son de mayor importancia, los cuales se extenderán en forma proporcional y directa a las “…enormes superficies que incluyen invasión de áreas protegidas y de territorios indígenas, más deforestación pues la obra atrae más gente y la energía facilita nuevas especulaciones. Todos estos problemas serán aún más graves en las condiciones sui generis de la selva alta, pues los valles son estrechos y los elementos de su biota son raros y muchas veces endémicos.” (Dourojeanni, 2009: 2)

Una de las consecuencias directas de los intereses del Brasil en el oeste de América, es que la Amazonía se interpone, favorablemente para este, en su camino. Los puertos para acceso al Asia, los fosfatos y la mayoría de los compradores de productos brasileños están en la Costa, los recursos mineros están en la Costa o en la Sierra y el potencial de energía hidráulica está en la Selva Alta. O sea que, en cualquier caso, el transporte debe pasar por la Selva Baja, donde están los últimos refugios de bosques naturales, las poblaciones indígenas más frágiles y las mayores áreas protegidas. (Ibíd.)

Lo que llama la atención es que sean precisamente es que son gobiernos progresistas y de izquierda, que elegimos por su plataforma política contraria al modelo neoliberal extractivista (autodenominados pos-neoliberales), los que ahora reafirman la función de región proveedora de recursos naturales, volviendo a la naturaleza un stock de capital, como parte de la fase ecológica del capital (Véase: O Connor, 1990, 1998, 1999, 2001, etc. ; Leff, 1993, 1994a, 1994b, 1995, 2001, 2005, etc.), y que hoy gobiernan aproximadamente cuatro quintos de la población y unas tres cuartas partes del territorio sudamericano. (Verdum, 2010), transfiriendo las externalidades a las sectores más vulnerables.

Así como ya se habla de un “financiamiento de izquierda”, analistas económicos y políticos, avizoran que hay componentes para afirmar que existe un modelo de “nuevo extractivismo progresista” (véase: Bebbington y Valencia, 2007; Bebbington, 2009; García-Gaudilla, 2009; Morales y Ribera, 2008; etc.) para el crecimiento económico, que perpetúa un modelo de desarrollo basado en la apropiación de la naturaleza, la fase ecológica del capital, donde la segunda crisis del capital es de la oferta.

Ese tipo de economía es altamente dependiente de la finitud de los RRNN y de la capacidad de inserción de esos países, como proveedores de materias primas y productos industriales (esta última privilegiadamente brasilera), a nivel internacional, tomando en cuenta el Pacifico y su conexión con EEUU y el ASIA. (Verdum, 2010)

Nuestro tercer capítulo versará sobre la normatividad comparativa del Ecuador, Perú y Bolivia en cuanto a Parques, Áreas protegidas y derechos de los pueblos, naciones y nacionalidades indígenas, cruzados a hidrocarburos.

BIBLIOGRAFÍA

            ACUERDO BINACIONAL BRASIL- PERÚ

            2010   ACUERDO ENTRE EL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA FEDERATIVA DEL BRASIL Y EL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ PARA EL SUMINISTRO DE ELECTRICIDAD AL PERÚ Y EXPORTACIÓN DE EXCEDENTES AL BRASIL

            Bebbington, A. y L. Hinojosa Valencia

            2007   “Conclusiones: minería, neoliberalismos y reterritorialización en el desarrollo rural” en: Minería, movimientos sociales y respuestas campesinas. A. Bebbington, ed., IEP y CEPES, Lima.

            Bebbington, A.

            2009   The new extraction: rewriting the political ecology of the Andes? NACLA Report on the Americas.

            Bernal, Hernando

            2005   AMAZONIA. ENTRE LA INTEGRACIÓN REGIONAL Y LA GLOBALIZACIÓN

            Universidad del País Vasco /Euskal Herriko Unibertsitatea EHU

            http://lunazul.ucaldas.edu.co/index.php?option=com_content&task=view&id=79&Itemid=79natural y sociocultural. (12/09/2011)

            Dourojeanni, Marc

            2009   “Preguntas sobre hidroeléctricas en la Amazonía peruana”

            http://www.bicusa.org/es/Article.11256.aspx (10/06/2011)

            Dourojeanni, M, Barandiarán, A y Dourojeanni D.

            2010   Amazonía Peruana en 2021

            Explotación de recursos naturales e infraestructura: ¿Qué está pasando? ¿Qué es lo que significa para el futuro? SPDA, ProNaturaleza, DAR e ICAA, Perú

            García-Gaudilla, M.P.

            2009   “Ecosocialismo del siglo XXI y modelo de desarrollo bolivariano: los mitos de la sustentabilidad ambiental y de la democracia participativa en Venezuela” Revista venezolana Economía y Ciencias Sociales

            Leff, Enrique y J. Carabias, (coordinadores).

            1993   Cultura y manejo sustentable de los recursos naturales. CIIH-UNAM. Miguel Angel Porrúa. México

            Leff, Enrique.

            1994ª Ecología y capital. Racionalidad ambiental, democracia participativa y desarrollo sustentable

            Siglo XXI Editores. México

            Leff, Enrique (coordinador).

            1994   Ciencias sociales y formación ambiental GEDISA/CIIH-UNAM/PNUMA. Barcelona

            1995   Green production. Towards and environmental rationality.

            Guilford Publications. Nueva York, Estados Unidos

            2005   La geopolítica de la biodiversidad y el desarrollo sustentable”

            Revista del Observatorio Social de América Latina, No. 17, Buenos Aires.

            Morales, C.B. y Ribera M.O (eds.)

            2008   Informe del estado ambiental de Bolivia. 2007- 2008 LIDEMA, La Paz.

            O’Connor, James

            1990   “Las condiciones de producción. Por un marxismo ecológico, una introducción teórica” En: Ecología Política 1, Barcelona.

            1998   “Is sustainable capitalism possible?” En Natural Cau -ses. Essays on ecological marxism (New Yok, London: The Guilford Press

            1999   Natural Causes: Essays in Ecological Marxism Guildford, Nueva York.

            2001   Causas naturales. Ensayos de marxismo ecológico Siglo Veintiuno Editores, México.

            2003   “La segunda contradicción del capitalismo: causas y consecuencias” En: Jean-Marie Harribey y Michael Löwy (eds.) Capital contra natura. PUF, París 2003.

            Verdum, Ricardo

            2010   EL NUEVO EXTRACTIVISMO DESARROLLISTA EN SUDAMERICA

            http://www.extractivismo.com/noticias/verdum-extractivismo-desarrollista-sudamerica.html (3/08/2011).

Be the first to comment

Deja un comentario