octubre 23, 2020

Entre la agenda de Octubre y la agenda del Buen Vivir: ¡Tierra o Muerte!!

El 2011 comenzó con una medida dura, difícil y confusa para la sociedad boliviana inaugurando la tendencia no sólo del año sino – quizá – de la próxima etapa del proceso de cambio. El Decreto Supremo 748 – conocido por la opinión pública como el “gasolinazo” – repuso en la palestra del debate social diversas problemáticas de raíz económico – productivas como ser la estabilización del precio de los hidrocarburos a nivel de América Latina, los efectos del subsidio del Estado a los combustibles líquidos y – en palabras del Vicepresidente García Linera – la necesidad del “saneamiento” o “sinceramiento” de la economía nacional. 1 La medida del “gasolinazo”, que provocó tanta especulación y confusión en la opinión pública doméstica, antecedería un ciclo de conflictividad nacional de raíz económico productivo que sería la caja de resonancia de una crisis económico financiera mundial que data del año 2008 y las sucesivas oleadas de recesión de los países desarrollados. Los corolarios de la crisis económica financiera se manifestaron nítidamente (entre otros hechos) en agosto de 2011 con la caída de casi 700 puntos de las acciones del Dow Jones Industrial Average y la reducción a AA+ de la deuda pública norteamericana de parte de la agencia calificadora de riesgo Standard y Poors. 2 Estos acontecimientos significativos para el mundo entero (habida cuenta de la “interconexión” de las economías globalizadas) trajeron a la palestra pública la proximidad real de la posibilidad de una transferencia de hegemonía económica en el contexto de decadencia final de la economía y sistema mundo capitalista, planteado por el teórico norteamericano, Immanuel Wallerstein. 3 Bajo las premisas de Wallerstein de crisis terminal del sistema mundo capitalista, numerosos estudiosos esgrimen escenarios posibles, entre ellos el desplazamiento de las “viejas economías” del G7 hacia un conjunto de economías emergentes, conocidas como BRICS, conllevando la obsolescencia del régimen internacional de la segunda pos guerra mundial basada en las organizaciones e instituciones cimentadas en torno a la hegemonía económica (y luego política) norteamericana. 4 En este contexto de tensiones y posibles reconfiguraciones mundiales emerge el conflicto de 70 días en torno al TIPNIS. El conflicto del TIPNIS permite evidenciar que existen “tensiones creativas” 5 entre la agenda de octubre – que fue el resultado de las movilizaciones societales de fines del siglo XX – y la emergencia de una “agenda de septiembre” en torno al TIPNIS, como vórtice de los nuevos debates en el horizonte de la crisis económica mundial de fines del sistema mundo capitalista.

Vale hacer algunas precisiones respecto a las “tensiones creativas” entre la agenda de octubre y la agenda del TIPNIS: del año 2000 al 2009 estábamos insertos en la etapa “heroica” 6 de la disputa política, caracterizada por la lucha inter hegemónica entre bloques históricos de poder, que ordenaban el campo político a través de operadores ideológicos discursivos posicionales y polarizados. Ésta es la etapa heroica de la agenda de octubre que orientó las configuraciones particulares del proceso de cambio en este momento.

El año 2010 emerge como una transición, ya que se reconfigura el campo político a partir de la derrota del proyecto político de las derechas nacionales. En el año 2011 ingresamos en una etapa de relacionamiento y administración de la disputa política caracterizada por la lucha intra hegemónica; es decir la relación de adversariedad y antagonismo político entre los actores y fuerzas sociales de un mismo bloque político e histórico, dando la apariencia de lucha polarizada entre fuerzas (ideológicamente) opuestas. Sin embargo, lo anterior no se comprende si no se contextualiza la actual etapa de lucha intra hegemónica bajo la inminente derrota del proyecto político de las derechas nacionales y su repliegue hacia escenarios regionales y locales, dejando el campo político nacional enteramente a disposición de las fuerzas políticas de repertorios progresistas.

En otras palabras: el campo político nacional actualmente está ocupado por actores y fuerzas de variante correlación de “izquierdas”, que en la lógica de la lucha intra hegemónica del mismo bloque en el poder, dan la apariencia de “enemigos”·, siendo que son más bien adversarios y rivales. 7 Por lo tanto – siguiendo la lógica anterior – existe secuencialidad entre la agenda de octubre y la agenda emergente del TIPNIS, donde ésta (TIPNIS) orienta el subsiguiente ciclo del proceso de cambio. En la actual etapa de lucha intra hegemónica y ante la ausencia de oposiciones de derechas, existe el desdoblamiento de múltiples operadores ideológicos y discursivos que concurren dialécticamente bajo el mismo paraguas de historicidad de largo aliento del denominado proceso de cambio. Estos múltiples operadores relacionales tienen sentido de conjunto y continuidad temporal e ideológica. Los contornos líquidos de la agenda del TIPNIS lleva la discusión nacional a otro nivel, ya que los contenidos de la agenda de octubre se enmarcaban en los objetivos de resistencia y desmantelamiento de los efectos perversos del neo liberalismo, la desregulación de la economía, la restitución de un Estado fuerte y un cambio de matriz productiva de una economía globalizada “abierta” a las pulsaciones incontrolables del mercado internacional hacia un capitalismo de Estado algo más proteccionista con sistemas de frenos y contrapesos en la economía plural. Sin embargo, los límites de la discusión de la agenda de octubre giraban en torno a los equilibrios de las múltiples titularidades (pública, privada, comunitaria, mixta) sobre las diversas configuraciones económico productivos compartidas por la economía plural dentro de la mismo matriz de desarrollo industrial de corte moderno / modernizante. Por su lado, la agenda del TIPNIS empieza precisamente en la frontera de la agenda de octubre: busca retomar la discusión del Buen Vivir y superar el paradigma moderno de desarrollo industrial sobre los supuestos de crecimiento y progreso ilimitado. Por lo tanto, este no sería un debate entre “derechas” e “izquierdas” que comparten el mismo paradigma moderno de desarrollo industrial – pero que debaten sobre la titularidad privada o colectiva de las fuerzas económico productivas – sino contemplaría otras alternativas civilizatorias posibles desde el horizonte pos capitalista y pos socialista.

Podemos evidenciar de manera temprana que el gran eje articulador de la política del siglo XXI es la ecología (no el medio ambientalismo “soft”) y la transferencia de la “cuestión social” o la dinámica de la “explotación del hombre por el hombre” (que denuncia el marxismo de la modernidad) hacia la “cuestión natural” y las nuevas fronteras de la explotación – dominación del hombre hacia la naturaleza que replantea el lugar que ocupa el ser humano ante la necesidad de un nuevo equilibrio planetario en donde emergen los derechos de la tierra, los ecosistemas y los entes vivos no humanos. La alternativa civilizatoria desde el horizonte pos capitalista y el legado de las luchas progresistas pasadas, significa comprometerse conciencialmente con la ecología, el medio ambiente, con la alimentación y la procedencia de los alimentos, la defensa de la Madre Tierra y considerar no sólo a los demás seres humanos como nuestros iguales o semejantes, sino a todos los seres que viven, respiran y comparten este planeta con el hombre. Por lo tanto, nuestras responsabilidades son mayores y más complejas. A su vez, trascender la trampa de la “economía (o capitalismo) verde” que propone un medio ambientalismo “light” y “fashion” (está de moda ser “verde”) que no aborda de raíz las causas estructurales de la crisis mundial, sino que administra los síntomas de las crisis. Los siguientes procesos emancipativos deberán incluir a nuestro nuevo prójimo: la Madre Tierra, la naturaleza y sus ecosistemas.

1          ARGIRAKIS, HELENA: Los desafíos del 2011: romper el bio poder del capitalismo. En Semanario La Época. www.la-epoca.com.bo/index.php?opt=front&mod=detalle&id. Enero de 2011.

2          ARGIRAKIS, HELENA: De la crisis mundial, la transferencia de hegemonía económica, el liderazgo hemisférico del Brasil, el proceso de cambio, el Buen Vivir y el TIPNIS. En Semanario La Época. www.la-epoca.com.bo/includes/imprimir.php?id=972. Octubre de 2011.

3          BURCH, SALLY: Wallerstein: se vienen años de incertidumbre y caos mundial. En http://alainet.org/active/48721 Agosto de 2011.

4          UGARTECHE, OSCAR: La crisis hegemónica y el cambio de régimen internacional. En www.rebelion.org/noticia.php?id=131382 Junio de 2011.

5          GARCÍA LINERA, ÁLVARO: Las Tensiones Creativas de la Revolución. La Quinta Fase del Proceso de Cambio. Vicepresidencia del Estado Plurinacional. Presidencia de la Asamblea Legislativa Plurinacional. Septiembre de 2011.

6          MAYORGA, FERNANDO: Escenarios Políticos Pos Gasolinazo. Conversatorio de Análisis Político para el PNUD – fBDM. Santa Cruz de la Sierra, abril de 2011

7          MAYORGA, FERNANDO: Escenarios Políticos Pos Gasolinazo. Conversatorio de Análisis Político para el PNUD – fBDM. Santa Cruz de la Sierra, abril de 2011.

Be the first to comment

Deja un comentario