octubre 24, 2021

El tráfico de drogas: Articulación y red de la violencia

por: Martín Moreira [*]

Las drogas son el núcleo de toda la violencia en el mundo, en Argentina, en las favelas de Brasil (Río o Sao Paulo), en México o en los barrios pobres en Estados Unidos, todos estos lugares estigmatizados con las mafias que tienen el control de la droga y otros flagelos de la sociedad. Pero los que pagan esta violencia son los de menor jerarquía: los campanas que vigilan que no llegue la yuta (policía), después van por el diler (comerciante) y así llegando a todos los operarios del nivel más bajo de la pirámide. Los grupos de narcotraficantes se desplazan y apoderan de barrios, zonas, favelas, etc., se van apoderando de nuestra sociedad para vender y guardar la droga. Esta estrategia de ocupar territorios específica del capitalismo coincidiendo con las teorías del marketing que identifican los mercados como territorios de guerra.

El vendedor por norma no siempre es adicto, comercializa la droga para mantener sus gastos superficiales, su adicción, pero es un adicto en medio de la violencia callejera, mientras que hay otros que consumen la cocaína en sus fiestas VIP del “primer mundo” vinculados a los dueños del poder.

Nuestra posición como país a nivel internacional es que somos calificados como “narcotraficantes”, “productores de droga” como dicen las cadenas de televisión norteamericanas y pretenden hacer ver a Bolivia como una nueva Colombia o México complejizadas por la corrupción y la violencia. La única violencia de la que somos víctimas es por la injerencia de Estados Unidos, en el intento de una guerra separatista y como resultado de su permanente estrategia de desacreditar al Estado boliviano a nivel internacional.

Se debe aclarar que este negocio de mafias está vinculado también al tráfico de gente y armas, entre otros delitos. El tráfico de gente, trata, produce millones de dólares en prostitución, venta de órganos, etc., las redes de venta de armas a los países del tercer mundo como África genera millonarias sumas de dinero y mata a miles de personas y estas dos ligadas a la droga las que se encuentran en su expresión más alta del manejo en los Estados Unidos. En la frontera entre México y Estados Unidos se encuentran las más grandes redes de tráfico de personas, órganos, de prostitución, armas, etc. (la violencia en Colombia también tiene en gran proporción es producto del tráfico) porque son patrocinadas por la más grande entre las sociedades consumistas como es la norteamericana, otro ejemplo son los tours sexuales realizados por el desenfreno de los gringos a Puerto Rico, Santo Domingo, Panamá, donde los índices de prostitución infantil son muy altos, por eso, no debería extrañar la violencia excesiva en México y en varios países centroamericanos o las distintas guerras internas en África patrocinadas por bandas de traficantes de armas.

Si asumimos este otro escenario y no la propaganda norteamericana vemos que en Bolivia somos víctimas del narcotráfico, de este remolino de dinero, violencia y otros mecanismos de corrupción, un flagelo mundial del que debemos cuidarnos y protegernos. Esta violencia afecta a toda la sociedad pero con mayor énfasis a los más pobres de la cadena del narcotráfico. La mayor parte de la droga se va al exterior manejada por las transnacionales del narcotráfico.

Be the first to comment

Deja un comentario