enero 20, 2021

“Diálogos Feministas” en La Época

Durante 2011, el Semanario “La Época” abrió un espacio denominado “Diversidades”, encargado a Pilar Uriona como responsable de su coordinación y edición, con la colaboración de la suscrita. Este espacio sirvió para poner en debate una serie de textos relacionados con el proceso político boliviano en curso, donde se ha puesto de manifiesto la enorme complejidad de la sociedad boliviana, como sucede en toda sociedad, con sus propias revelaciones. El primer rasgo de esa complejidad, es la “plurinacionalidad” de un país que nació y creció a espaldas de sí mismo y que hoy tiene rango de caracterización del propio estado, planteando un horizonte de descolonización que está en proceso de construcción.

La existencia de diferentes pueblos y naciones que conviven dentro del Estado boliviano no es la única variable de diferenciación de la sociedad boliviana como podría serlo de cualesquiera otra; con ella coexisten otras que, al igual que ésta, no significarían nada por sí mismas si no fuera que sobre estas diferencias las sociedades han construido categorías inferiozantes, exclusiones, desigualdades y subalternidades fundadas en prejuicios de diversa índole sobre diversidades étnicas, sexuales, de género, generacionales, entre otras.

Revisando las ediciones de 2011, encuentro que la sección puso particular atención a la construcción societal del género como relación que naturaliza el orden patriarcal para colocar a las mujeres en posición de subalternidad frente a los hombres. Esta cuestión ha sido puesta a la vista de la sociedad por las corrientes feministas que denuncian el patriarcado como orden de jerarquías construidas a través de la historia y lo hacen desde diversos ángulos y con distintos posicionamientos al respecto. Éste es un ámbito de debate al que pocos medios de comunicación le prestan suficiente espacio y profundidad de análisis, por lo que considero pertinente y necesario continuar con esta línea de discusión, dándole al espacio el nombre que le corresponde en consecuencia: “Diálogos feministas”.

En agosto de 2011, un grupo de mujeres nos reunimos con el propósito de poner en común nuestras visiones, preocupaciones y horizontes comunes con relación al proceso político boliviano y sobre lo que éste representa para la sociedad en su conjunto y para las mujeres en particular. De esa reunión surgió un manifiesto de principios y propósitos 1 estableciendo una línea de trabajo conjunto basada en la horizontalidad, la inclusión, la pluralidad y la participación, en un marco de respeto a las diferencias. Es de esa iniciativa que tomo (sin permiso)el nombre de este espacio, con la clara intención de abrirlo y ponerlo a disposición, no sólo de este grupo de compañeras —con quienes compartimos “una larga historia de participación en los procesos políticos y sociales bolivianos y latinoamericanos cuyo horizonte de justicia e igualdad, busca terminar con todas las formas de discriminación existentes en nuestro país y en nuestro continente”— sino a todas las corrientes feministas que se expresan de muy distintas maneras en nuestro país.

La sección planteará un tema central de debate mensual, en torno al cual se espera contribuciones desde distintas ópticas. Estará abierta al debate amplio y constructivo, un debate que no pretende evadir la controversia, a sola condición de hacerlo en el marco del respeto, evitando toda expresión que pretenda subestimar, menospreciar, desvalorizar o descalificar a quienes no coinciden con la propia visión.

Así, abrimos el espacio proponiendo un tema siempre vigente en la agenda de las mujeres: el de nuestros derechos políticos. El debate suele recorrer una amplia gama de posicionamientos, desde la básica reivindicación del derecho a la participación hasta la interpelación al poder y la denuncia a la participación como acto de complicidad con rígidas estructuras que no cambian por la sola presencia de las mujeres, sino que, por el contrario, se ven reforzadas y retroalimentadas por esa presencia.

No puedo cerrar esta breve presentación sin antes expresar mi sincero reconocimiento al director del semanario, Hugo Moldiz Mercado, amigo de marrasy con quien solemos tener arduas discusiones, por su apertura a esta propuesta.

1          Publicado en La Época, Nº 493, 04-10/09/2011

Be the first to comment

Deja un comentario