junio 13, 2021

Indignación por violencia hacia población de Aysén en Chile

“Anoche fue un infierno, muchos no dormimos escuchando a la gente en la radio llamando desde Puerto Aysén, toser, ahogarse, comentar como el ataque de las Fuerzas especiales se ensañaba en la ciudad de Aysén, entraban a los patios de las casas, golpeando a la gente, disparando lacrimógenas y balines hacia el cuerpo y las casas (…) “Yo me atrevo a hablar así porque he visto a las Fuerzas Especiales en acción, en una acción que nunca jamás en mi vida habría pensado que era posible en mi amada Patagonia”.

Así comienza el testimonio de una ciudadana chilena indignada por los hechos de violencia ocurridos en días pasados en la zona portuaria de Aysén, cometidos por efectivos de las Fuerzas Especiales, en contra la población indefensa, con el objetivo de acallar las protestas y la creciente movilización liderada por el movimiento “Aysén, tu problema es mi problema” que recoge las demandas de la población que pide la rebaja de los precios del combustible, pedido que tiene varias semanas sin respuesta positiva del gobierno de Sebastián Piñera, que ha sido calificado de “intransigente”. También la gente acusa de que se viene montando una campaña de desinformación a través de los medios de comunicación, según denuncian dirigentes y la propia población quienes, impotentes y enrabiados están enviando mensajes al mundo, a través de la Internet, lo que está derivando en el apoyo de varios medios y la ciudadanía de varios países de América Latina y Europa.

Siempre lo mismo. La historia se repite aquí y allá. La ausencia de información imparcial ante situaciones de conflicto social, se da no sólo en nuestro país. La complicidad de algunos medios tradicionales con la injusticia, el abuso de poder, la falsedad, la protección a intereses políticos, etc. es recurrente. La idea es invisibilizar el conflicto y ocultar la verdad en toda guerra; sin embargo, las redes sociales hoy en día se han convertido en la única posibilidad de hacer escuchar la voz de las y los indignados en todo el mundo, la voz de la ciudadanía que vive y sufre en carne propia.

Magdalena Rosas, es la ciudadana valiente que desde hace varios días viene relatando los acontecimientos, y en su calidad de Directora Regional de Bibliotecas de la XI Región, consciente del valor de la información, viene contribuyendo al movimiento y sumando voces de solidaridad, gracias a sus notas y cartas que como otras relatan los hechos de manera directa. Gracias a ella y a otros ciudadanos que están registrando lo vivido y compartiendo con otras y otros de los diferentes continentes, es que ahora el movimiento de Aysén se está dando a conocer en el mundo, y está recibiendo múltiples voces y manifestaciones de solidaridad y apoyo. De hecho, la nota de Magdalena llegó a mis manos desde Italia, vía Santiago y seguirá recorriendo el mundo y permitiendo que se cuente “lo que los medios callan”.

El puerto de Aysén, una zona dedicada principalmente de la pesca y el turismo, ubicada en la región de la Patagonia chilena, vive desde hace más de un mes y medio en una situación de conflicto social que parece ir en ascenso, así como crecen y se suman las voces de solidaridad.

*          Periodista indignada

Be the first to comment

Deja un comentario