septiembre 22, 2021

Incorporar lo invisible, lo inexistente, lo marginal…

“La invisibilidad, sobre todo cuando es creada, siempre es el elemento previo a la negación. Las cosas no se invisibilizan para no verlas simplemente, sino fundamentalmente para luego negarlas; y cuando se niegan no han existido, y cuando no han existido no hace falta adoptar medidas que vengan a cambiarlas.” Miguel Lorente.

Mujeres, campesinos, indígenas y originarios, homosexuales, travestís, lesbianas, afro descendientes o las denominadas tribus urbanas, estigmatizados e invisibilizados a lo largo de la historia estamos ante el desafío de rastrear nuestros orígenes, nuestras memorias extirpadas centenariamente a mano de cruz y espada, para reescribir la historia que se nos negó.

Sin embargo, desde la investigación, las artes, la recuperación de nuestras memorias y su difusión se han abierto caminos al reconocimiento de nuestros derechos culturales y en este espacio en particular uno de las realidades emblemáticas es la los Museos, Archivos e Institucionalidad de la Fundación del Banco Central de Bolivia que celebra 15 años enorgulleciéndonos con cada rincón de sus espacios abiertos al público, gracias al compromiso de sus fundadores y de todo el equipo que cotidianamente lega sus sueños y esfuerzos a que nos miremos en el espejo de nuestros pasados y también de nuestros presentes.

Ojala las lecciones aprendidas por esta Institucionalidad Estatal pudiesen permear las políticas culturales nacionales y departamentales, abriéndose a las polifonías de la rica producción cultural del país, a recuperar la rica creatividad cultural de las nacionalidades del país, haciendo posible la consolidación de un Estado Plurinacional más allá de las discursividades, haciéndonos visibles a las mujeres en nuestros transitares por las multilocalidades urbano rurales, a las indígenas campesino/as y originario/as en sus territorialidades diversas sobrepasando el andinocentrismo o en la diversidad sociocultural, socio económica de homosexuales, lesbianas, bisexuales y travestís, porque hicimos historia, estuvimos en el poder creador de la Vida.

Desde la dimensión de las políticas culturales, interculturales, con equidad, inclusión y reconocimiento exigimos el reconocimiento a nuestros derechos humanos y culturales, cosmovisiones, producciones culturales milenarias, memoria histórica de las nacionalidades, recuperación del presente, con inclusión, sin ningún tipo de discriminación, sin misoginia, homofobia, discriminación o racismo.

Revalorizando conocimientos y saberes, mitologías, cosmovisiones, producciones culturales milenarias, la memoria histórica de las nacionalidades, la recuperación de este presente cambiante, con tensiones y propuestas, en su diversidad, en sus diferencias, haciendo posible la reciprocidad de saberes, de Tierras Bajas y Tierras Altas, de nuestras multilocalidades, de la impronta sorprende de las culturas jóvenes urbanas y sus interconexiones locales, regionales y globales, y la recuperación productos audiovisuales, extirpando el sexismo que históricamente cosifico a las mujeres como madresposas u objetos de inspiración y apropiación, extinguiendo la homofobia que sigue violentado los cuerpos, las vidas y las almas de las lesbianas, los homosexuales, los bi o los transexuales y de las indígenas campesinas y originarias.

Restituir derechos, a lo excluido, a lo estigmatizado, a lo marginal, desde las políticas culturales es una obligación estatal y un mandato constitucional…. Es un acto de justicia!!!

*          Feminista queer y periodista

Be the first to comment

Deja un comentario