junio 12, 2021

Instrución vial ¿inexistente o indiferente?

El incremento demográfico y las actividades económicas de Santa Cruz han generado un enorme tráfico vehicular. Las rutas del transporte público son caóticas tanto para los pasajeros de los buses, taxis y trufis como a su vez para l@s demás conductores y peatones. Es evidente la existencia de un bajo nivel de educación vial entre conductores, peatones y las autoridades encargadas de controlar el tráfico urbano y rural. Y es que no se puede pretender un tráfico vial fluido y seguro con conductores y peatones que desconocen las normas viales y sin la presencia del control policial para las sanciones respectivas.

Pero, ¿Qué me hace pensar que en Santa Cruz y en los principales municipios de nuestro Estado Plurinacional, no tenemos un conocimiento esencial de instrucción vial? Bueno, los límites de velocidad y las exigencias de seguridad son incumplidas en su totalidad; son muy pocas las personas que respetan al peatón; utilizan cinturones de seguridad; saben cruzar las calles (las cebras son elementos decorativos); leen correctamente las luces semafóricas y utilizan las luces direccionales.

Además el manejar produce una especie de furor y de desafío para much@s, no sólo en los adolescentes sino en los mismos adultos que corren a gran velocidad por las calles en su afán por eludir la luz roja del semáforo sometiendo al chofer a una violencia y nerviosismo de competencia con los demás. Y por si fuera poco, los niñ@s, ancianos y las personas con algún tipo de enfermedad son cotidianamente expuestos a ser atropellad@s.

¿Y qué hacen las autoridades municipales al respecto?. La ejecución de un Plan de Tráfico y Transporte y el reordenamiento del transporte público urbano está condicionado por el conflicto de intereses entre los gremios de transportistas y los respectivos gobiernos municipales. Lamentablemente, el diseño y el control del tráfico se encarga solamente de efectuar parches, es decir simplemente de corregir los aspectos más obvios. Y, si a esto se le agrega que es deficiente y obsoleto el servicio semafórico, que la señalización vial o está en malas condiciones, o es discontinua o peor inexistente, estamos de mal en peor

¿Y qué hacen los agentes de tránsito?. Si bien, hay carencia de técnicas y personal por parte del Organismo Operativo de Transito para controlar el trafico, algunas veces multan, pero la mayor parte de las veces se hacen de la vista gorda.

Ahora se está hablando de que se pretende aumentar el costo del pasaje del transporte público, y dado como van marchando lo normativo en nuestro Estado, no dudo que el gremio transportista logre su cometido y someta a la ciudadanía otra carga mas a la pesada cotidiana coexistencia.

Por otra parte, también se escucha de que se va a multar a tod@s quienes no usen el cinturón de seguridad, que posean el velocímetro inhabilitado, a los micros que circulen a mas de 40 kilómetros, a los trufis que llevan a cinco pasajeros, a las chatarras que circulan en calidad de micros, a los que no cuenten con el RUT (Registro Único de Automotor) y el TIC (Tarjeta de Identificación de Conductores) y otros. Pero al pasar los días la euforia por el control se desvanece y sólo quedan las buenas intenciones, el escaso control policial, el caótico congestionamiento vehicular y los numerosos accidentes.

Dado que manejar no es un derecho sino un privilegio, los adultos debemos de cooperar con nuestra seguridad y la de los demás respetando las señales de tránsito, no estacionándonos en las aceras o jardineras, siendo más amables y menos agresivos, y utilizando los pocos cruces peatonales como medidas de seguridad.

Personalmente creo que multar afecta en lo económico, no educa y tampoco instruye. Debería concientizarse a la ciudadanía sobre los beneficios de conocer y hacer uso de los elementos y normas de la educación vial, así como también implantarse la materia de Tránsito en los programas de educación preescolar y primaria en todos los establecimientos educativos. Y, así como se multa al chofer que causa una infracción se debería multar a toda persona responsable y mayor de edad que arriesga su vida y la de los pequeños al infringir las reglas del trafico y las normas básicas de instrucción vial.

Be the first to comment

Deja un comentario