junio 15, 2021

El festival más importante de software libre llega a Bolivia

“Se denomina bien comunal o procomún (de pro, provecho, y común) a un determinado ordenamiento institucional en el cual la propiedad está atribuida a un conjunto de personas en razón del lugar donde habitan y que tienen un régimen especial de enajenación y explotación. De esa forma, ninguna persona individual tiene un control exclusivo sobre el uso y la disposición de un recurso particular bajo el régimen de procomún”. Esta es la definición de bien comunal que ofrece Wikipedia, la enciclopedia más importante del mundo, realizada bajo software libre y de forma cooperativa y renunciando a los derechos de autoría por miles de personas. Aunque no podríamos equiparar al software libre con esta definición al cien por cien, sus similitudes son importantes y han promovido la reaparición y reivindicación del procomún, ayudado por el movimiento de copyleft (modelo antagonista al privativo modelo de propiedad intelectual que prima en Occidente, copyright).

Esta filosofía tecnológica comenzó en los años 80 impulsado por Richard Stallman y el Proyecto GNU, que define formalmente que un software es “libre” cuando garantiza las siguientes cuatro libertades: la libertad de usar el programa, con cualquier propósito; la libertad de estudiar cómo funciona el programa y modificarlo, adaptándolo a tus necesidades; la libertad de distribuir copias del programa, con lo cual puedes ayudar a tu prójimo; la libertad de mejorar el programa y hacer públicas esas mejoras a los demás, de modo que toda la comunidad se beneficie.

Treinta años después “sigue siendo necesaria su promoción al publico en general, ya que si bien en los últimos años el software libre tiene más acogida en el área de las Tecnologías de la Información, el publico en general aún no lo conoce o tiene temor de utilizarlo, porque es algo nuevo”, explica a La Época Iván Gutiérrez Agramont, de la Comunidad Nacional de Software Libre y uno de los organizadores del próximo Festival Latinoaméricano de Instalación de Software Libre en La Paz (FLISoL).

El próximo 28 de abril se celebrará el VIII FLISoL en más de 200 ciudades de América Latina y en dos más españolas. Durante la jornada miles de personas podrán disfrutar del que, según sus organizadores, “es el evento más grande del mundo para promover la difusión y el uso de software libre”. En las más de doscientas sedes, las comunidades y organizaciones que promueven localmente el software libre darán a conocer su filosofía, alcances, avances y desarrollo. En Bolivia, se celebrará en La Paz (Hall de la Vicepresidencia), El Alto (Auditorium de la Universidad Popular de El Alto), Cochabamba (Universidad Católica y Universidad Mayor de San Simón), Santa Cruz (Universidad NUR y UAGRM Campus), Oruro, Potosí y Tarija (Universidad Autónoma Juan Misael Saracho).

Si no estás muy familiarizado con la informática y las nuevas tecnologías el software libre puede que no te suene absolutamente de nada. Pero seguramente conoces algunos de los servicios cibernéticos más populares como Facebook, Google o Twitter. Todos ellos en parte están desarrollados gracias a software libre. La Wikipedia puede ser uno de los ejemplos más populares de lo que gracias al software libre la sociedad puede verse beneficiada, al margen de algunas polémicas por la interpretación de algunos hechos o puntuales acusaciones de censura. Una de las amenazas más habituales en un ordenador que funciona con el sistema operativo Windows (software privativo) son los virus, sin embargo si tu sistema operativo lo cambias por GNU/Linux, este problema ya lo habrás solucionado, explica Iván Gutiérrez. Como principal atractivo del FLISoL podrás llevar tu ordenador e instalarte gratuitamente diferentes programas libres.

“Un problema muy común en la región (América Latina) es que gracias a los softwares ‘piratas’ el usuario no ve la diferencia de usar Windows o GNU/Linux, ya que en ambos casos el costo es casi cero (10 bs por copia), entonces hacerle entender los derechos y las ventajas de las licencias libres cuesta aún más”, recalca Gutiérrez.

Software libre en Bolivia

Bolivia es uno de los pocos países a nivel mundial que apuesta por el uso del software libre, al igual que otros países latinoamericanos como Venezuela o Brasil. Esto se plasma en el artículo 77 de la Ley de Telecomunicaciones aprobada en julio del año pasado: “I. Los Órganos Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral y entidades territoriales autónomas en todos sus niveles, promoverán y priorizaran la utilización del software libre y estándares abiertos en el marco de la soberanía y seguridad nacional; II. El Órgano Ejecutivo elaborará el plan de implementación de software libre y estándares abiertos en coordinación con los demás órganos del Estado y entidades de la administración pública. Lo que implica que el Estado comenzará un plan de migración al software libre en todas sus instancias, ahora el siguiente paso es realizar la reglamentación para concretar esta migración”.

“Los avances son grandes, el principal es que ya existe la Ley de Telecomunicaciones, eso muy pocos países en el mundo lo tienen, lo que resta ahora es aplicarlo. Por parte del Gobierno lo que se necesita es difusión, hacer conocer dentro de las instituciones del Estado más el software libre y que se le pierda el miedo. Lamentablemente, en las escuelas no se promociona lo suficiente, y es algo que se debe hacer en conjunto, la comunidad de software libre y el Estado”, explica Iván Gutiérrez, quien puntualiza que los ordenadores que se han dado a profesores tienen instalados Ubuntu (software libre) y Windows (software privativo), además destaca la utilización del software libre por la empresa privada.

Software libre para una sociedad libre

“Un sistema que se fundamenta excesivamente en modelos propietarios para gestionar la producción e intercambio de información es injusto porque está orientado a servir pequeños incrementos de bienestar a gente que puede pagar mucho por ellos y se opone a proporcionar amplios incrementos de bienestar a gente que no puede permitirse lo que necesita”, explica Yochai Benkler en The Wealth of Networks: How Social Production Transforms Markets and Freedom. Desde sus inicios el software libre está muy unido al movimiento copyleft, una alternativa al sistema privativo de derechos de autoría del copyright y de las patentes.

El copyleft es una alternativa a las restricciones que imponen las prácticas tradicionales de los editores y de la industria del entretenimiento, de la agroindustria o de la industria farmaceútica al ejercer los derechos patrimoniales de sus ‘obras’. Gracias al copyleft se libera una obra permitiendo su utilización, copia, modificación y redistribución, al mismo tiempo que se mantienen los derechos comerciales de la propia obra. De esta forma se podría eliminar la patente de un medicamento o de una semilla y facilitar su uso por cualquier persona, así como permitir libremente la difusión de obras culturales o libros de textos.

Como escribía Richard Stallman en 1992: “Si no queremos vivir en una jungla, debemos cambiar nuestra forma de comportarnos. Debemos empezar enviando el mensaje de que un buen ciudadano es aquel que colabora cuando es apropiado, no aquel que logra éxito cuando roba a los demás. Espero que el movimiento por el software libre pueda contribuir a esto: al menos en un área, reemplazaremos la jungla por un sistema más eficiente que anime y se base en la cooperación voluntaria”.

Be the first to comment

Deja un comentario