diciembre 6, 2021

Un cuento acerca de cómo un presupuesto puede ahogar a un país

Con este titulo he comenzado el cuento por el final. Los presupuestos de un país son claramente la expresión e instrumentalizacion de la política económica y esta, a su vez, es la expresión de objetivos que responden a intereses y a una concepción de la sociedad.

Sabemos de la profunda crisis que se vive actualmente en Europa en general, pero dentro de esta Unión hay macroeconomías que están técnicamente atravesando no solo una “recesión” 1. Este es el caso de España, que por sus características estructurales en cuanto a empleo 2 podemos definir que esta en una franca depresión económica.

Pero veamos como va el cuento: resulta que los países europeos están comprometidos (obligados) a cumplir con unas cifras de déficit y endeudamiento tendientes a alcanzar los equilibrios fiscales y macroeconómicos. En el caso de España este año 2012 el limite de déficit no debía sobrepasar el 4,4%. El nuevo gobierno de España luego de revelar que se estaba en el 8,5% de déficit propuso que la cifra-objetivo sea del 5,8%. Bruselas (es decir, donde esta la Comision Europea) situó la línea roja del déficit para España en el 5,3% para este año, puesto que era imposible alcanzar el 4,4% (Mariano Rajoy, el nuevo presidente español hizo gala de soberanía y aseguro que se quedaría en el 5,8%. Sin embargo todo apunta a que no será posible conseguir ni siquiera el objetivo del 5,3%.

En teoría, para 2013, la UE espera que el déficit no pase del 3%, si no seria punible.

Lo importante es hacer saber al lector que conseguir estos porcentajes que indican las autoridades europeas y a la que se someten los gobiernos de los países implican ajustes y estos ajustes significan recortes brutales de derechos, servicios y condiciones de vida puesto que encierran un desmantelamiento alevoso del Estado del Bienestar. En este caso, veremos mas adelante que la aprobación de un presupuesto con recortes significa un cambio radical de modelo sin anuncios previos.

Panorama del cuento

La economía española nunca había caído por dos veces en recesión en tan corto tiempo. En el paso de 2011 a 2012, el PIB encadenó dos trimestres en descenso 3, o sea, según el criterio estadístico se acredita la recesion económica.

Las nulas expectativas de crecimiento complican sobremanera el ajuste presupuestario y evidencian la sequía de crédito, síntoma de una banca gripada por sus inversiones inmobiliarias. El resultado es una sangría de desconfianza en los mercados, que han llevado a la Bolsa a niveles tan bajos como los que experimentó en lo peor de la Gran Recesión (el primer trimestre de 2009). Y un repunte de la prima de riesgo de la deuda pública española, que se acerca al récord de la época euro (mas de 468 puntos básicos). Llueve sobre mojado, hoy, a fines de abril, Stándar&Poors rebaja la calificación de la economía española de A a BBB+.

La segunda recesión en tres años -y la quinta de la democracia- deja en nada la mínima recuperación atesorada entre 2010 y el primer semestre de 2011. Además, aleja la posibilidad de recuperar el nivel de producción que la economía española había alcanzado antes de la crisis. Los expertos (aprendices de brujo) dicen que una posible recuperación podría alcanzarse a fines 2017, una década perdida en toda regla.

Según el servicio de estudios del Banco de España, el PIB también habría entrado ya en terreno negativo en tasa interanual (0,5%). Los analistas privados creen que esa comparación anual llegará a superar el -2% a lo largo de 2012.

Entre enero y marzo se dejó notar la ralentización de las economías europeas, clientes preferentes de las exportaciones españolas, que habrían encajado un descenso similar al del último trimestre de 2011 (-1,6%). Las importaciones, espejo de la débil demanda interna, también bajan, pero a menor ritmo que en los meses finales del año pasado (-6,5%).

El consumo privado, que explica más de la mitad de la demanda española, retrocede un 0,4% en términos trimestrales, mientras la inversión en bienes de equipo cae hasta un 3,5%, según las estimaciones del Banco de España. Ambos registros son algo mejores que en el trimestre de cierre de 2011. Eso y la expectativa de una recuperación de las economías centrales del euro (Alemania y Francia) alentarían un futuro próximo algo menos oscuro.

Los malos del cuento

Los que ponen la soga al cuello son los ortodoxos de la politica europea del ajuste (Merkel-Sarkosy y otros). Los que tensan la cuerda son los mercados financieros 4 con menos disponibilidad de crédito. Mientras tanto toda decisión europea esta congelada hasta que se resuelvan, en mayo, las elecciones francesas.

“No hay dinero para atender el pago de los servicios públicos. No hay dinero porque hemos gastado muchísimo en los últimos años” dice el presidente Mariano Rajoy para justificar más medidas de ajuste, como el aumento del copago farmacéutico o la subida de las tasas universitarias.

El Gobierno alude una y otra vez al exceso de gasto cuando recuerda el notable desvío del déficit público en 2011, último año de gestión socialista. Se amparan en el argumento de la “herencia dejada” y con que el déficit cerró en el 8,5% del PIB, cuando debía haberlo hecho en el 6%. Pero, según aclaró ayer el Banco de España, las razones del desfase hay que buscarlas al otro lado de los estados contables:

“En torno al 90% de la desviación presupuestaria observada en 2011 se debió a la extrema debilidad de los ingresos públicos. El gasto público se contrajo un 2,3% en 2011, debido a que la infraejecución en los pagos de capital [inversiones] compensó las desviaciones al alza en el pago de intereses”. Eso significa que la merma de ingresos, que tuvo más impacto en las cuentas autonómicas que en las estatales, se produjo en paralelo al inicio de esta nueva recesión. El Banco de España advierte que la recaída amenaza también las previsiones de recaudación recogidas en los Presupuestos de 2012.

De manera que España que pretendía rebajar el déficit del 8,5% al 5,8% del PIB (unos 30.000 millones), tiene que hacer un esfuerzo mayor, de unos 35.000 millones de euros, para dejar la cifra del déficit en el 5,3%. Los socios europeos de España asumen que esos 5.000 millones adicionales agudizarán más los problemas de la economía española, muy lastrada por un desempleo que afecta a más de cinco millones de personas.

Las perspectivas del empleo también se agravan. A la espera de lo que diga la Encuesta de Población Activa este viernes, los expertos del organismo supervisor del sector financiero calculan que la pérdida anual de puestos de trabajo llegará al 4% (frente al 3,3% del cuarto trimestre). La tasa de paro ha pasado del 22,8% con que cerró 2011 a alrededor del 24%.

Pero aun así anteponen la credibilidad de la política de recortes para aplacar la vergonzante crisis del euro. En estos momentos, Europa deja claro que no hay nada más importante que la austeridad.

Urge un cambio de rumbo: de la austeridad calvinista en la que se ha embarcado a toda Europa a una que haga mas POLITICA ECONOMICA en mayúsculas. Que no sea neciamente pro-cíclica como esta siendo hasta ahora. Que se tome en cuenta en como se enfrenta a la recesion en otros lugares del mundo. Léase los países de Escandinavia, léase los propios Estados Unidos de Norteamérica, léase Japón….

En fin, los creyentes de buen corazón dirían “ora pro nobis”. Lamentablemente la ineptitud no se soluciona con una oración sino con la acción.

*          Economista en Internacionalización

1          Tres trimestres consecutivos con crecimiento negativo del PIB.

2          La tasa de Desempleo es del 24%, la mayor de toda la Unión Europea.

3          “La economía española inicia 2012 en situación de recaída con una demanda nacional muy débil, cuyo impacto se ve únicamente amortiguado por la mayor fortaleza del sector exterior”. Además, la recesión se agrava. En tasa trimestral, el PIB perdió más entre enero y marzo (un 0,4%) que en el trimestre final de 2011 (un 0,3%).

4          Que no son otros que los que ganan de la especulación financiera. En grandisima medida los responsables directos de estos desajustes y, por ende de esta crisis.

Be the first to comment

Deja un comentario