diciembre 3, 2021

Conflicto en salud: algunas pautas para el debate

En este pequeño artículo, pretendemos mostrar una parte coyuntural del problema actual en el sector salud, sin embargo advertimos que este problema, es más bien estructural, esto quiere decir que escapa a una administración gubernamental en específico, de esta forma se adscribe a la dinámica misma de largo plazo del estado, sus actores y sus instituciones. Entonces, nuestro objetivo es mostrar a la opinión pública, la falsedad del actual debate en relación a las 8 hrs de trabajo para los médicos, y de esta forma permitir que la población pueda analizar la esencia misma de la problemática.

Jornadas laborales

 

Empecemos describiendo históricamente la jornada laboral en profesionales y trabajadores de salud, en 1964 el D.S. 6728 establece que la jornada laboral de un médico a tiempo completo es 8 hrs., a partir del D.S. 9357 de 1970 se establece las 6 hrs. de trabajo para un médico a tiempo completo, y en 2004 se amplía dicha disposición a los trabajadores en salud. Lo anterior muestra, que en particular los médicos vienen trabajando 30 horas a la semana durante las últimas cuatro décadas.

Ahora bien, antes de emitir cualquier criterio, contrastemos la evolución de las jornadas laborales con otros países, para los primeros años de este nuevo siglo:

Las horas laborales que defienden los Médicos Bolivianos, como elemento fundamental de la problemática de salud, son las más bajas en relación a otros países del mundo. En específico, podemos constatar que en Chile y Perú, los médicos a tiempo completo trabajan en promedio 9 hrs. al día. Por otro lado, en comparación a Cuba, país que tiene uno de los mejores sistemas de salud en el mundo 1, existe una diferencia de casi 4 hrs. en la jornada laboral por día, y la diferencia en relación a México es de alrededor de 3 hrs. por día. Ahora bien, se podría argumentar que la situación anterior es distinta en países desarrollados, pero constatamos que en Alemania la jornada laboral de un médico general consta de 8 hrs. por día, y en promedio en Canadá es de alrededor de más de 9 hrs. por día.

Con lo anterior, podemos afirmar que la jornada laboral promedio de los médicos, no tiene una correspondencia directa con el nivel de alcance y estándar del sector salud, es decir en distintos países se tiene una jornada laboral de por lo menos 40 hrs. por semana pero aun así existen diferencias en sus sistemas de salubridad. Esto es, las 8 hrs. laborales por día, no es un elemento primordial en la solución de los problemas estructurales del sistema de salud.

Ahora bien, esto no quiere decir que un servicio por debajo del promedio de horas de jornada laboral, no afecte a la provisión del mismo, si se tiene un sistema de salud ineficiente, obsoleto e insuficiente, como el Boliviano, impactará de forma negativa en el sistema, agravando dicha situación. Luego, la nivelación a los estándares internacionales, es un hecho imprescindible, en el corto plazo, para mitigar los problemas del sistema de salud, pero no es la solución definitiva.

No obstante, y siendo justos con la verdad, los médicos bolivianos no son ociosos, muchos seguramente trabajan más de 6 hrs. al día, pero el excedente se lo dedica a trabajos para privados y/o a cuenta propia. En aquí el debate es mucho más profundo, y tiene que ver con la esencia misma del sistema de salud boliviano, que luego del periodo neoliberal se ve fuertemente mercantilizado, es decir la profesión tiene un importante conflicto moral entre la salud para el mercado o la salud para la vida. Así, existen fuertes barreras de entrada a los servicios de salud, para las personas con escasos recursos, que no alcanzan a cubrir con los costos por el servicio de salud privado, y no gozan de un seguro médico.

Hasta aquí, podemos observar que existen problemáticas profundas sobre el sistema de salud, como la cobertura a la población, y la provisión del servicio por públicos, mixtos y privados, elementos que trascienden un simple debate sobre las horas de jornada laboral.

Ingresos laborales

 

Volviendo al análisis coyuntural, se puede afirmar que debería existir una compensación por las 2 hrs. laborales adicionales que establece el D.S. 1126, suponiendo que se deterioraría la situación económica de muchos médicos que dejarían de percibir ingresos por este par de horas en los servicios de salud privados o en sus consultorios. No obstante, antes de emitir un criterio, veamos la situación salarial de los salubristas bolivianos (ver cuadros).

Estos cuadros, consideran el haber básico de un médico especialista, esto quiere decir, que es la remuneración mínima de un salubrista, pues se deja de lado otros ítems como ser su escalafón de antigüedad, que incrementa considerablemente esta suma en relación a los años de servicio.

El primer cuadro, nos permite apreciar que los médicos tienen una posición privilegiada en cuanto remuneraciones se refiere. Las brechas salariales entre médicos y los demás profesionales en el mercado laboral, se resuelve a favor de los primeros, y esta a su vez es más extensa en relación a otros profesionales en áreas rurales. Para 2010 la brecha salarial de un médico junior en relación a los profesionales urbanos asciende a 2.020 bolivianos al mes, y en relación a los profesionales rurales asciende a 2.472 bolivianos al mes. También se puede observar que los salarios de los médicos tienen una tasa de crecimiento positiva en todo el periodo, situación opuesta para los demás profesionales donde las remuneraciones son más volátiles, constatándose una crecimiento más lento y en los últimos años un decrecimiento en sus remuneraciones.

En el segundo cuadro, se puede apreciar el balance positivo que tiene el haber mensual de un médico en relación a los demás trabajadores, por menos horas de trabajo. Las brechas salariales son muchos más profundas con las áreas rurales. En 2002, la brecha llega a un 182,3% del promedio salarial de un profesional en el área rural, dicha situación no es muy distinta en 2010, donde esta diferencia asciende al 108,5% de la media rural. La posición robusta de las remuneraciones salubristas, se puede apreciar por un constante crecimiento de la brecha en relación a los profesionales urbanos, de un 11,8% en 2005 a un 73,9% en 2010. Por tanto, los médicos se encuentran muy bien atendidos en términos salariales por parte de su empleador, que en las actuales circunstancias viene a ser El Estado.

Por tanto, podemos afirmar que la compensación, o no compensación, por dos horas laborales adicionales, no deterioraría la situación económica de los médicos, estos tienen más bien una posición robusta dentro del Estado. No obstante, esto no quiere decir que no se busque otros mecanismos de compensación social, que por supuesto se deberá tratar entre los actores involucrados.

Como podrá constatar el lector, nuevamente volvemos al problema de la mercantilización de los servicios de salud. Ya quedó constatado que con lo mínimo (haber básico) un médico se encuentra con una buena situación financiera, pero muchos de estos médicos con los ítems adicionales podrían llegar a ganar hasta 15.154 bolivianos al mes durante 6 horas de jornada laboral, sin contar sus ingresos por servicios privados 2. Luego, parece ser que la lucha por las 6 horas laborales, persigue más un afán lucrativo privado que la solución de la problemática social del sistema de salud.

De esta forma, se puede apreciar que la lucha actual de los salubristas, tiene un contenido altamente lucrativo, y defiende las bases mercantiles del sistema de salud. La opinión pública debe ser consciente de esta situación, y encarar la problemática estructural del sistema de salud. Más aun, los principales actores de este cambio, de un sistema obsoleto e ineficiente a un sistema dinámico, de acceso universal, y altamente eficiente, deben ser los usuarios, es decir la población en su conjunto que concurre al sistema de salubridad, con criterios claros sobre los alcances del problema, y no caer en el juego de un falso debate.

Lo lamentable en este conflicto, es que los únicos perjudicados son la salud y la vida de los bolivianos y las bolivianas.

*     Economista de la Universidad Mayor de San Andrés.

1    Véase http://www.cubadebate.cu/noticias/2012/03/27/oms-reconoce-muy-altos-estandares-de-salud-del-pueblo-cubano/.

2    Véase el portal web del Ministerio de Comunicación.

Be the first to comment

Deja un comentario