diciembre 3, 2021

¡Hasta la victoria siempre compañero!

Ayer, cuando nos encontrábamos en una animosa reunión para comprender la realidad nacional y las vicisitudes del proceso de cambio, nos informaron que dejaste de respirar por tu cansado corazón. Hicimos un minuto de silencio en tu memoria.

Si bien sabemos que los revolucionarios somos aves de paso en este devenir del futuro y mundo justo por el que ofrendamos nuestros modestos aportes, y, muchos como tú, lo hicieron en mayor porcentaje, incluso en las penurias, se hace necesario ante la noticia, mirar tu ejemplo por el valor social que representas para los que quedamos en esta senda.

Recuerdo la primera vez que compartimos unos momentos de camaradería y nos relatabas sin quejarte lo duro que fue la prisión durante la dictadura del 70. Te enmanillaron por meses como si fuera poco tenerte preso, esas bestias no reconocían al hombre ni mucho menos comprendían la justicia. Recuerdo otros pasajes más de esa tortuosa temporada de resistencia a la dictadura que relatabas, y hoy, sólo hacen valorarte en tu partida.

La militancia, compromiso, honestidad, lealtad y dignidad, son valores que hacían a tu personalidad y temple. Valores que el pueblo pierde al perder hombres como tú.

Fuiste militante revolucionario al igual que tus hermanos, nuestros compañeros mayores en esta lucha, pero fundamentalmente fuiste revolucionario del PRTB – ELN en tu fase más fecunda durante la dictadura y por la que te ganaste la prisión y el exilio, que fue cuándo te conocí. Ahora, leo con desdén cuando se refieren a tu militancia. También leo que te rendirán honores en la Cámara de Senadores y Parlamento. Todo está muy bien, así te lo mereces, fuiste Diputado, Senador y candidato a la Vicepresidencia por el MAS, eso es lo que cuenta.

La última vez que te visité (que no fueron muchas), hablamos de los colores de la bandera del ELN, te comprometía en una tarea que me había autoasignado para aportar el Museo de Santa Clara, dónde están los documentos y objetos históricos de la guerrilla del Che. Me comentabas, que los colores de nuestra bandera salieron de los colores que tienen los símbolos de la FSTMB, la COB y los movimientos revolucionarios del continente, pero fundamentalmente, porque algún compañero o compañera los sugirió y nadie reparó en anotarlo. Sin duda, sigue siendo una tarea pendiente, pero ya no estás.

Ahora entiendo mejor lo que contaba una compañera cuando fuiste candidato a la vicepresidencia para inculcarnos el trabajo, la militancia y el compromiso desde una situación política comprometida con el pueblo y la democracia. Contaba que decías: “Evo es un compañero de mucha fuerza y visión, vale la pena apoyarlo y hay que estar ahí”. Eso, fue y es así. Pese a este buen concepto, tus desavenencias políticas las escribías y las mantenías con sobriedad y mesura, lo que me hizo reflexivo a tiempo de opinar y valorar otras opiniones por la valentía de tus afirmaciones y convicción.

Decías el año pasado: “Hay que coincidir que este proceso, para decir lo menos, se ha detenido. Después de los grandes logros en el primer gobierno de Evo, hay una evidente desviación hacia la conservación del status. Puede aducirse que la crisis mundial nos obliga a ser lo más conservadores posibles, pero esa política está dando resultados negativos…”. O, en una de tus últimas redacciones cuando te referías a los conflictos del sector de salud y la COB: “En el rostro de nuestras ciudadanas y nuestros ciudadanos, se perciben los sobresaltos que causa esta inestable situación. Es probable que muchos esperemos que haya un momento en el que se rectifiquen posiciones y vislumbremos, una vez más, el camino a seguir en este proceso de cambio”. Además, alguna prensa antojadiza afirma que rompiste con el gobierno. Nada más falso. Nunca dejaste tu compromiso con el compañero Evo y eso es lo que vale. Nosotros por nuestra parte seguimos creyendo como tú, no debemos dejar el compromiso y trabajamos para que se rectifiquen posiciones y vislumbremos, una vez más, el camino a seguir en este proceso de cambio.

Y es así Antonio, ilustre pensador, revolucionario comprometido y leal. Fuiste militante revolucionario y seguiste la senda del Che, sin dudar ni vacilar hasta el final. Seguirás militante del proceso de cambio hasta alcanzar una sociedad sin excluidos, más justa y solidaria a través de los que seguimos en la senda con el compromiso y la lealtad que te mereces.

Te fuiste en Junio, mes en el que nació el Che y todos veremos como renacen cada día, en la sonrisa de un niño o una victoria del pueblo en su conquista por el mundo justo y solidario, como muestra de esperanza y arma de guerra que desde antes comprendimos.

¡Hasta la victoria siempre!, compañero.

Be the first to comment

Deja un comentario