diciembre 3, 2021

Clonar al GMALP

En medio del desmoronamiento, aparentemente irreversible, de las instituciones del estado; en medio de las declaraciones de Fidel Surco defendiendo la democracia después de ser el operador de los cercos violentos al Congreso Nacional; en medio de las opiniones, de quien habla de golpismo olvidando que el único acusado de terrorismo real fue él; en medio de las escenas surrealistas que vivimos obligados los bolivianos en un crescendo, que nadie sabe dónde acabará, hay una entidad de poder local que se mantiene organizada y coherente.

Es una paradoja, pero el Gobierno Municipal Autónomo de La Paz es la oficina estatal que más ha avanzado en el proceso de desconcentración administrativa y de aprobación de legislación autónoma, aunque fueron los cruceños los que formularon la teoría.

A pesar de un bloqueo sistemático desde el gobierno central, el GMLP consiguió la gobernabilidad interna, anulando la beligerancia de un par de concejales interesados en entorpecer la aplicación de los programas de desarrollo local. El Concejo Municipal aprobó más de una decena de leyes, algunas que serán pauta para todo el país, como la Ley del Transporte.

La Alcaldía paceña prepara su plan estratégico con una mirada hacia el 2040, cuando la ciudad estará punto de cumplir 500 años de fundación. La convocatoria es amplia en la temática y en la participación ciudadana. Además, las reuniones y talleres están preparados con herramientas modernas, se discuten datos y no discursos demagógicos y se sacan conclusiones lógicas y no emotivas. Una gran diferencia con las reuniones que organiza el estado central.

La confianza de la población paceña se refleja en el apoyo a sus autoridades, como lo reflejan las encuestas, pero sobre todo en el reconocimiento a su institucionalidad. La autoconvocatoria cívica para respaldar el estado de derecho y la aplicación de la norma fue notable, tanto frente a la amenaza de loteadores vinculados a municipios del MAS, como ante el paro de transportistas, también oficialistas.

Programas como las cebras fueron replicados por otros municipios bolivianos como El Alto, Tarija, Sucre y ahora la alcaldía paceña exportará su experiencia con los Barrios de Verdad a países centroamericanos. El proyecto fue financiado por el Banco Mundial y por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que ahora lo luce como uno de sus emprendimientos más exitosos y en más de una oportunidad, sus representantes destacaron la capacidad institucional del GMALP para cumplir sus compromisos.

Con una visión estratégica, municipios desmoronados como Palca o Mecapaca, en vez de seguir hostigando para disputar terrenos, debían prepararse para el inevitable futuro metropolitano. Un deseo poco probable entre los que sólo creen en la violencia.

El GMALP ha conseguido organizar sus archivos, incluyendo los más caóticos como eran los del Cementerio General, por lo que es posible acceder a su información.

Aún falta mucho para que la eficiencia y eficacia del GMALP se dé en toda la cadena y ello lo vemos en el retraso de obras, como en el Parque El Montículo o en la aún deficiente y tímida acción de los nuevos guardias viales. Sin embargo, lo que destaca es que hay una estructura sólida y representativa de la Ley de Participación Popular, que al final quedará como la única norma que logró cambios de verdad.

Be the first to comment

Deja un comentario