enero 18, 2021

Lecciones de Bermejo

Si algo les debe haber quedado claro tanto al MAS, como a la oposición, tras los comicios de Bermejo, es la importancia que han adquirido en Tarija, las alianzas con los grupos políticos locales, sobre todo si se toma en cuenta el horizonte electoral de los próximos dos años.

Tarija es un departamento de manejo espacial difícil. La influencia política de la Tarija – capital se diluye en ciudades intermedias, como Yacuiba, Villamontes y la propia Bermejo, que cotidianamente le plantean un equilibrio precario. En la última década su estructura político administrativa ha sufrido un profundo trastoque, expresado de manera institucional en la conformación de organismos como la Asamblea Legislativa Departamental y el propio Comité Cívico, y en la implementación de unos organismos de gobierno suigeneris, los “ejecutivos seccionales” (una suerte de minigobernadores a nivel local); de tal manera que “el campo” (las comunidades campesinas rurales) y “las provincias”” (las ciudades intermedias) han ganado espacios determinantes que en otros tiempos hubieran sido impensados. En ese contexto, las “elites” locales no solo se han fortalecido, sino que han aprendido a manejar sus propios asuntos sin intervención de la capital departamental.

En las elecciones de Bermejo ganó el PAN (Poder Autonómico Nacional) una expresión política local (inclusive la sigla es prestada), con 5.491 votos. Por su parte el MAS consiguió logro subir su votación a 5.118 votos (cinco veces más que en la última elección local) merced a una alianza con el MAR (Movimiento Autonómico Regional). Por su parte la alianza MNR – UN, en una propuesta con mayor contenido “partidista”, se ubico en un tercer lugar con 1.597 votos. En la última semana de la recta electoral (conocidas algunas encuestas preliminares), los dirigentes de la coalición intentaron llegar a un acuerdo con José Gutiérrez el candidato del PAN, pero este se negó a tal posibilidad ¿quizás porque quería mantener su imagen de independencia?, ¿o tal vez porque previendo una victoria pretendía tener espacio para una negociación con el MAS a nivel departamental?. En todo caso las verdaderas razones comenzarán a vislumbrarse una vez que comience su gestión.

Pero lo que debe quedar claro para el MAS, es que en este caso (como seguramente en varios otros), su falta de estructura partidaria se ha convertido en uno de sus peores enemigos. El candidato “disidente” masista Afrodisio Tarqui del ASI (Acción Social Independiente), saco los 1.242 votos con los que el segundo lugar del partido oficialista podía haberse convertido en primero. Y más allá de los votos está el hecho de que algunos dirigentes del partido de gobierno, el caso del diputado José Yucra, convirtieron la candidatura de Tarqui, más que en una acción electoral, en una oportunidad para atacar la candidatura oficial de su partido.

En todo caso, como mar de fondo, los resultados electorales de Bermejo reflejan, por una parte la importancia en la política local tarijeña, de los grupos independientes, pero por otra la ansiedad que existe en la ciudadanía por normalizar su vida institucional. La ciudad ha vivido en los últimos años una seguidilla de crisis que han inviabilizado la mayor parte de las iniciativas serias de desarrollo que se le han ido planteando y por eso el ciudadano de a pie, optó por quienes cree con mayor capacidad para manejar los asuntos públicos, más allá de las líneas “macro” de la política nacional. Veremos a futuro si la elección está a la altura de sus expectativas.

*          Cineasta e intelectual tarijeño.

Be the first to comment

Deja un comentario