noviembre 29, 2020

¿La restauración de los neoliberales?

En la historia política se conoce como “restauración” al proceso de retorno al viejo régimen, ocurrió en la Revolución Francesa y en la rebelión boliviana del 52. Hoy existe un movimiento de restauración que incluso ha llegado a desnudar los vínculos de la “democracia pactada” que permitió la implementación del neoliberalismo en Bolivia.

Una primera evidencia es la reunificación del MIR bajo la sigla de MSM, esto ha originado que viejos políticos que estuvieron en el poder por más de 20 años ahora se rasguen las vestiduras, como un ex alcalde de El Alto, hoy alineado al MSM.

El viejo “entronque”, teoría política del MIR es una realidad, pues se ha dado una alianza con el MNR a través de Pedro Nuni en el Beni. Ahora bien, ésta alianza tiene agua bendita, todos los voceros de medios ligados a la Iglesia Católica se esfuerzan en invitar a los miembros de la nueva alianza para que den su opinión y “orienten” a la población.

La bendición a esta Santa Alianza tiene sus orígenes en el MIR, porque no hay que olvidar que antes fueron militantes de la democracia cristiana, más propiamente de la Juventud Demócrata Cristiana Revolucionaria (JDC-R) de esos tiempos data la relación MIR-Iglesia Católica.

El mensaje de “unidad” del Cardenal es pues el mensaje a la unidad de esta alianza, no a la unidad del pueblo que ya hace tiempo se encuentra unida a un proyecto de Estado, manifiestamente laico y eso debería respetar este representante del Vaticano (otro Estado).

Los voceros de esta alianza hablan de “cesarismo político”, “monarquización de la democracia”, este es un vicio de los comunicadores poco afectos al análisis, sino de la fácil réplica de frases y falsas premisas.

Solamente para refrescar en qué tiempo vivimos, debemos señalar que no existe una democracia ni una política, el discurso monístico, hace mucho tiempo que ha sido superado en el análisis del campo político, salvo para los representantes del discurso único y unívoco del pensamiento conservador (cuyo máximo representante es el republicano Tea party, de EEUU).

Seguramente el acuñar conceptos contradictorios como democracia y monarquía en una “juntucha” (como la Santa Alianza) pretende vender gato por liebre, para los desprevenidos diremos que la simple yuxtaposición de términos no significa una unidad conceptual, puede ser la manifestación de un deseo personal reprimido para ganar algún auditorio con una “novedad conceptual”.

Debemos recordar a estos voceros que la Iglesia Católica al atribuirse la única representante de Dios en la tierra pretende volver a la Edad Media, donde la voz del sacerdote era la voz de Dios, tal parece que no es así, no por nada renuncia el Papa.

Es más, si a la historia nos remitimos el principio de Vox Dei, Vox Populi, da la razón a la participación del actual presidente en las elecciones del año venidero. ¿O es que el Cardenal no escucha el clamor del pueblo? este es el caso de una reciente encuesta publicada, no por el oficialismo.

Todos estos elementos están organizados y encaminados al proceso de la restauración del neoliberalismo, los discursos lo dicen todo, se oponen a las políticas de nacionalización ¿por qué?

Dicen que no estimula la inversión extranjera ¡zopencos! Se nacionaliza justamente porque no realizaron inversiones. Está claro que no interesa el bienestar del pueblo sino el retorno a la vieja política de los negociados, de regalar el capital de todos bolivianos a empresas transnacionales ¿Recuerdan el desmantelamiento del LAB? ¿Recuerdan el desmantelamiento de nuestra red de ferrocarriles?

La restauración de estos viejos actores del neoliberalismo será nuevamente derrotada en las urnas, es voluntad popular, es vox dei.

*          Camilo Katari, es escritor e historiador potosino

Be the first to comment

Deja un comentario