octubre 26, 2020

Chávez, ¡hasta la victoria siempre!

Los hechos y los sentimientos dicen más que las palabras. Millones de hombres y mujeres venezolanos le rindieron homenaje a un líder histórico que demostró, durante toda su vida, que los sueños y esperanzas de emancipación no solo que siguen vigentes sino que son posibles de conquistar.

Y a esos millones de rostros se sumaron otras decenas de miles de personas en América Latina y todo el mundo para ratificar su compromiso de continuar, a fuerza de lucha inclaudicable, por el camino seguido por el comandante Hugo Chávez.

Chávez nos dejó físicamente, pero aún ahora es y seguirá siendo el comandante de las mil victorias. La multitudinaria y espontánea movilización de los hijos e hijas de Bolívar y Chávez le demostró a las fuerzas oscuras de la contrarrevolución venezolana e internacional que la desaparición de ese hombre extraordinario no detendrá la marcha victoriosa de la revolución bolivariana y tampoco de la latinoamericana.

Los rostros de los hombres y mujeres se llenaron de lágrimas, pero la desesperación y la desesperanza no se apodaron en ningún momento del corazón convertido en coraza impenetrable de esas millones de personas que las fuerzas maléficas del imperio las esperaban desmoronadas. Todo lo contrario, cada lágrima se iba transformando en compromiso de seguir conquistando victorias en esta lucha desigual contra el imperialismo más poderoso que ha conocido la humanidad jamás.

Este líder, de los que no nacen todos los días y no por nada considerado el hijo de Fidel, sin cuya dirección y pueblo cubanos Nuestra América no estaría donde está,  se ha elevado a otro nivel después de haber enfrentado y derrotado durante largos 14 años en función de gobierno a las múltiples formas de agresión del imperialismo y sus fuerzas conservadoras. Chávez se ha ido físicamente, pero su ocupación autorizada de todos los corazones de los venezolanos y de otros pueblos del mundo anticipa, con la espada de Bolívar, futuras victorias.

La proyección de su liderazgo surge, por tanto, del reconocimiento de que los pueblos han decidido avanzar hacia su plena emancipación. Es decir, hay pocos momentos en la historia que confluyen la insurgencia de los pueblos y liderazgos fuertes. Este es un momento de esos.

Hugo Chávez, como ocurriera con el líder indígena Tupac Katari y el guerrillero heroico Ernesto Ché Guevara, se ha multiplicado por millones. El líder revolucionario se ha multiplicado. El ejemplo de humanidad y lucha de quien protagonizó una batalla heroica en las últimas elecciones presidenciales de Venezuela ha penetrado en la mayor parte de los corazones del mundo.

Comandante Chávez, ¡Hasta la victoria siempre!

Be the first to comment

Deja un comentario