octubre 31, 2020

No hay descolonización sin despatriarcalización

“No hay descolonización sin despatriarcalización” es un libro imprescindible para entender la tesis política de María Galindo y que traduce la provocación interpeladora y radical de su autora, marcando una vertiente distinta en el feminismo nacional, desde que convirtió a los muros callejeros en lienzos para convocar a la subversión contra el patriarcado, reforzados por sus creativas y arriesgadas intervenciones políticas y artísticas que siguen apostando por la personalización de lo político, haciendo evidente la alteridad a través del propio cuerpo, como significado y significante, en medio de las desmitificaciones múltiples como lo público o lo privado.

Tesis que preñó los debates feministas e incluso las reivindicaciones de los derechos humanos de las mujeres; pero que invisibilizaron a su autora desde distintos escenarios, estatales y de la sociedad civil.

“No hay descolonización sin despatriarcalización” condensa la resignificación de lenguajes y apuestas políticas que nutren el parto de la despatriarcalización de María Galindo, para cuestionar las apuestas coloniales y patriarcales del victimismo neoliberal con el que se ha visto a las mujeres desde distintas esferas, tanto estatales como desde instancias de la sociedad civil, para luego profanar nuestro imaginario de indianidades inmaculadas, develando rostros y prácticas patriarcales, que también condenaron y siguen condenando a las mujeres a la subalternidad.

El libro de la despatriarcalización está acompañado por tres producciones audiovisuales que recogen la cimiente prolífica de Mujeres Creando y que han sido expuestas en importantes y emblemáticos escenarios museísticos del mundo, como por ejemplo la Virgen Barbie en el que interpela los mandatos judeo cristianos que se impusieron bajo la égida de la cruz y la espada en una alianza casi indisoluble entre las institucionalidades estatales y religiosas, hasta la tiranía mediática principalmente con la cosificación de las mujeres.

En síntesis, la tesis de María Galindo es el resultado de su apuesta agitadora, rebelde, radical, anarquista y desobediente, que desde la Virgen de los Deseos ha cobijado a valientes y tenaces mujeres subversivas, brujas, lesbianas, callejeras, mujeres grafiteras profundamente creativas, feministas extremas. Lesbianas, cholas, heterosexuales; casadas, divorciadas solteras; jóvenes despertando a sus rebeldías, universitarias, oficinista, abuelas, diversas, sabias a fuerza de experiencia o profesionales, birlochas o señoritas, blanconas o morenas, de ojos verdes, estudiantes y oficinistas; indias, chotas, cholas, birlochas y señoritas; viejas y jóvenes; blancas y morenas, extraordinarias mujeres capaces de haber tejido esas cobijas de solidaridades; de compromisos y sororidades, ante las constantes amenazas misóginas y homofóbicas de nuestro contexto.

Cabe destacar que el libro esta prologado por la destacada antropóloga Irene Silverblat, autora del libro “Luna Sol y Brujas: genero y clases en los andes prehispánicos” en el que se explora las complejidades del poder y las relaciones recíprocas entre la jerarquía política y el genero durante el incario y la colonia como estrategias de dominio, así como de Silvia Federici, otra destacada académica feminista que desde el marxismo aborda de la vida de mujeres en la transición del feudalismo al capitalismo en su obra “Caliban y la bruja: mujeres, cuerpo y acumulación originaria”. Un documento absolutamente recomendable.

*          Feminista queer y periodista

Be the first to comment

Deja un comentario