enero 18, 2021

Queeridad…

¿Qué es lo queer? ¿Por qué hablar de lo queer? ¿Cómo pensar la raricidad, en el proceso decolonial boliviano actual? Las teorizaciones queer, hacen referencia a los debates sobre identidad, transgresión y normatividades, tanto hétero como homosexuales que se vienen dando tanto en el Norte como en el Sur. El término queer aparece en los años noventa, para criticar tendencias asimilacionistas y normalizadoras del género y la sexualidad y, para desestabilizar y redefinir concepciones estáticas de raza y etnicidad. Es una propuesta que busca desplazamientos contestatarios frente al estado, frente a las instituciones religiosas, y frente a las nociones de ciudadanía y de sociedad, por parte de una multitud de sujetos abyectos.

Lo queer, permite a los/las raros/as escudriñar la diferencia, para desrarificar la raricidad y rarificar a los normales, poniendo en evidencia las falacias, las mentiras sobre las cuales se inventan los sistemas de opresión y discriminación y sobre los que se fundan los mecanismos que definen los procesos de subjetivación. Lo queer, intenta moverse más allá del individuo, para materializarse en los actos transgresores, que no necesitan de un individuo o de su identidad para emerger. De ahí que, se lo asocie, con lo desestabilizador, con el contrasentido, con la extravagancia, con lo excéntrico. Lo queer, también redefine la relación establecida con la familia, la nación y la sociedad; critica los sistemas heteronormativos y las formas en que adoptamos nuestros géneros y sexualidades, los significados que les atribuimos y las prácticas institucionales que contribuyen a la formación de nuestras subjetividades; y complica ciertas nociones sobre la identidad y el deseo. En este sentido, pone en evidencia, que el deseo y la sexualidad son aspectos tan importantes para entender la sociedad, como la economía o la religión. Por ello, la importancia de buscar la intersección de lo queer con campos como raza, etnicidad o clase, a fin de observar las opresiones múltiples que atraviesan al sujeto en su relación excéntrica con las formas de vida establecidas, e intentar avizorar las nuevas relaciones entre saber, poder y ser que se clarifican en estas intersecciones.

Más allá del nombre y su significante, lo queer pone también de relieve, el marco colonial que lo atraviesa, y su apertura a puntos de subjetivación que invitan al abandono de identidades esencialistas o enguetizantes, en busca de agenciamientos colectivos que confrontan injusticias sociales e introducen preocupaciones alrededor del género y la sexualidad, instando al reconocimiento de las resistencias y abriendo espacios-otros, a los sujetos que articulan su otredad, desde el exceso de sus cuerpos y sus pulsiones, contra las fuerzas estructurales que determinan las relaciones de dominación e inequidad.

Be the first to comment

Deja un comentario