octubre 28, 2020

Bolivia: El trabajo por encima del capital

El primero de mayo trabajadores de Chicago en los EE.UU., eran entregados en sacrificio de muerte a los altares del capital.

El capitalismo daba rienda suelta a su ansiedad de sangre, tal como lo había ido haciendo a lo largo de los siglos XV, XVI, XVII, XVIII y XIX, solo que con nombre de colonialismo.

Pero el martirologio era apenas una muestra de lo que el capitalismo estaba dispuesto a hacer antes de convertirse en el imperialismo fase superior del capitalismo, como Lenín lo periodizara a principios del siglo XX.

Por ello es que la fórmula del capital comprimida por Marx: Dinero —Mercancía— Dinero incrementado (D-M-D’) nos explica la perla básica del genocidio universal.

De ese fatídico 1886, al 2013 mucha agua ha corrido bajo el puente.

Marx ha recuperado actualidad política y —por supuesto— pertinencia científica.

El socialismo no había estado muerto como muchos lo anunciaron con fiesta, los socialistas se reproducen como hongos por toda nuestra América y el mundo.

Los Toffler, Fukuyamas y Vargas Llosas pasaran a la memoria como pitonisas fracasadas.

La democracia gringa sigue siendo la democracia de dos partidos, unos que son lo mismo que los otros y ganan en realidad los fabricantes de armas, los señores de la guerra…

Obama —en este caso— es el inquilino ideal de la Casa Blanca, su presencia no mancha de negritud la alcoba del poder imperial, a lo sumo la negritud se mancha de poder, se mancha con la sangre de sus hermanos en África, Siria, Libia…

Europa no ha dejado de ser el vampiro cuya sed de sangre, sigue manchándose de colonialismo. Hoy es un vampiro cuya angustia esta amplificada por cientos de veces más que durante la segunda guerra mundial, la guerra fría y la guerra contra el terrorismo. Hoy el enemigo del imperio europeo está en todo lo que está al Sur y España es la curiosa abanderada de esas tragedias con nombre de libertad y democracia.

Chávez, Morales, Correa, Ortega, Mujica, Fernández, son los nombres cuyos rostros son la historia de la segunda y definitiva independencia de nuestras tierras ayer llamadas como Abya Yala.

Por ello, para el socialismo del siglo que vivimos, este 1° de Mayo es mucho más que un recordatorio histórico.

Este primero de mayo, el primero que pasamos sin Chávez después de catorce años, nos obliga al balance político sobre el papel histórico de la COB en tiempos de descolonización.

Después de largo tiempo la COB está enfrentando un fuerte pero lento proceso de recuperación política, por ello sus variables ideológicas están en un complejo de identidades.

No quieren mostrarse como la “vieja izquierda”, pero tampoco quieren ser una “nueva izquierda”, a lo sumo prefieren mostrarse como “representación obrera”, este hecho hace que sean presa fácil de los demagogos que a la cabeza de Jaime Solares (baldarachi) esgrimen un supuesto radicalismo obrero para enfrentar al gobierno de Evo Morales.

En este primer escenario entran todos los colores troskistas: LORCI (Liga Obrera Revolucionaria Cuarta Internacional), LIT-CI (Liga Internacional de los Trabajadores – Cuarta Internacional), PO (Poder Obrero) del conocido Isaac Bigio (Quincho) columnista de La Patria (rarísimo este asunto en ese periódico de derecha), y ramas afines menores al por mayor, desde aquellos que hacen vida orgánica en la UMSA (La Paz), UMSS (Cochabamba), UTO (Oruro) y Tomas Frías (Potosí), amén de la Universidad Obrera Nacional Siglo XX (Norte Potosí).

De ahí todo para abajo, no cuentan con núcleos campesinos, no cuentan con programa. De hecho, en el “congreso” de Huanuni, la construcción del programa fue y lo seguirá siendo, una disputa por cuál de estas fracciones tiene mayor claridad ideológica y programática, como si la presencia de aparato definiera algo que tiene que probarse en la lucha cotidiana.

La ausencia de cuadros políticos y un escenario donde el ascenso de masas no está en el movimiento obrero, nos demuestra que la izquierda aventurera, una vez más, le hará el juego a la derecha (triste paradoja que repite la hazaña de 1985 y las Jornadas de Marzo, donde los mineros tumban al “conejo” Siles, luego el “gorila” Hugo Banzer tumba al movimiento minero en las mismas urnas de las minas y se hace del poder el “mono” Paz Estenssoro, toda una historia con características zoológicas).

Otra ausencia igualmente dura para este novel partido político tiene que ver con el control del territorio.

El Partido de los Trabajadores —como provisionalmente se denominan—, dónde sentarán su presencia territorial? En Oruro?

En esa ciudad, recientemente apoyaron causa cívica de memoria señorial y patronal, olvidándose —tácticamente— del núcleo ideológico anticapitalista y antiimperialista del movimiento obrero mundial.

Ese olvido táctico, tiene su correlato estratégico, pues están dispuestos a todo, incluso sacrificar la ideología del movimiento obrero, con tal de lograr escaños en el parlamento lleno de “indios ignorantes” que no saben nada de la revolución. Y aquí, algún papel tiene que jugar Lucio González (ex MRTA) que hoy se presenta como “asesor” de la Central Obrera Departamental de Oruro.

Como se puede ver, el Partido de los Trabajadores, tiene serios desafíos al frente, no basta con gritar delante de mineros aburridos la consigna socialista. No basta con hablar de salarios de hambre, cuando eso no se vive en las minas. No basta con calumniar al presidente de burgués, cuando todo el mundo ve un indio, además un indio trabajador y patriota.

Ningún programa puede suplantar a la Constitución Política del Estado, una constitución que pone por encima al trabajo y por debajo al capital, la contradicción de trabajo y capital resuelta por vía constitucional en mano obrera… donde se tiene eso?

Dice la Constitución Plurinacional: Artículo 48 I. Las disposiciones sociales y laborales son de cumplimiento obligatorio. II. Las normas laborales se interpretarán y aplicarán bajo los principios de protección de las trabajadoras y de los trabajadores como principal fuerza productiva de la sociedad (…)

Si la principal fuerza productiva de la sociedad es el trabajo, entonces está por encima del capital y del capitalismo.

Esta definición constitucional no la encontramos ni en la constitución venezolana, donde —solo para efectos comparativos— se dice: Art. 89. “El trabajo es un hecho social y gozara de la protección del Estado”.

Solo con esto en las manos, la COB debería perfilar una gestión dirigencial destinada a reforzar la idea de “propiedad social” como marco general de la construcción del socialismo por vía de los trabajadores, pues como se ha dicho en diversos lugares, una cosa es que el Estado se proponga construir el socialismo y otra es que los obreros como estrategas naturales del socialismo lo construyan en el día a día, en el diario combate contra el capitalismo y su miseria individualista.

Por ello es importante recordar este primero de mayo, como una trinchera de lucha, como un lugar donde la búsqueda del socialismo como tarea de Estado se encuentra con la búsqueda del socialismo como territorio común de los obreros. Y esto solo es posible cuando los obreros saben que su aliado natural son los históricamente despreciados. La tarea es alianza de indios y obreros, de la nación y la clase.

Por ello la descolonización tiene que pasar (y es inevitable que suceda), por el movimiento obrero, aunque algunos marxistas de fuego cruzado, de esos que siempre hay en el camino, nieguen la realidad.

El movimiento obrero en Bolivia sabe que su mejor juego estratégico está en un sello político con el movimiento indígena, pero no con cualquier movimiento indígena, sino con aquel que concentra la resistencia política a las dictaduras y el neoliberalismo.

El movimiento obrero tiene la mayor oportunidad de su historia en Bolivia, de tomar el timón y abanderar la lucha por el socialismo, no hacerlo con pretextos pueriles, es solo y llanamente un acto de traición a la historia del movimiento obrero, tal como en su momento lo dijo la Domitila Chungara.

Muchos dirigentes de la COB, esconden la cabeza en el casco de minero, para no ver la realidad… y la realidad está exigiendo socialismo o barbarie.

¡¡¡Jallalla 1° de Mayo!!!

Be the first to comment

Deja un comentario