octubre 29, 2020

Economía y crecimiento de Bolivia en el Contexto Regional. Desempeño de las economías de América Latina en el mediano plazo

El informe del FMI de abril del presente, identificado como: “Perspectivas económicas: las Américas” permite considerar la posición institucional con la que se observa la economía de los países de América Latina y el Caribe (ALC) y el aporte que se hace desde la región para que no se derrumbe la economía mundial. A partir de esta información es posible entender el proceso de la complexión de la multipolaridad en la economía mundial.

Las perspectivas de recuperación de la economía mundial aún están afectadas por la crisis de las economías desarrolladas, sobre todo por la crisis de los países de la zona del euro. Según los analistas del FMI, los riesgos a corto plazo de la economía de los EE.UU. estarías más equilibrados que el último semestre del 2012, si no se toman medidas que resuelvan los recortes del gasto el crecimiento del 2013 para los EE.UU. se vería afectado. Por el otro lado, las economías europeas están fatigadas, debido al proceso de saneamiento de sus estados financieros soberanos y bancarios, si no se toman medidas para recuperar sus crecimientos en la zona euro pueden rebrotar las tensiones en sus mercados, comprometiendo la recuperación de la actividad económica mundial.

En las consideraciones arriba señaladas, el FMI, plantea crecimiento de la economía mundial para el 2013 del 3.25% y para el 2014 del 4%. La interrogante es ¿Cuáles serán las economías que permitirán este crecimiento de la economía mundial previsto? El propio estudio del FMI plantea que, una de las regiones que aportará a este crecimiento son, sin duda, las de ALC.

El desempeño de las economías de ALC

Pese que el crecimiento real de la región se habría moderado al 3% en el 2012, habiendo caído del 4,5% del 2011, ALC sigue siendo la esperanza para evitar la desaceleración o recesión de la economía mundial.

La deceleración del crecimiento regional fue particularmente influida por las economías más grandes. En el Brasil la inversión privada disminuyó en el primer semestre del 2012, efecto de una debilidad en las expectativas empresariales que no vieron con mucha voluntad las políticas públicas de mejorar el empleo y los salarios. La variable de ajuste a los costos se basa fundamentalmente en el salario, puestos que en economías donde es muy débil la producción de tecnologías de punta, la plusvalía absoluta es el mecanismo que utiliza el capital para disminuir sus costos y mejorar su “competitividad”. Aún falta despojarnos de las lógicas del pensamiento y la lógica capitalista.

Por otro lado, en la Argentina, los controles sobre la venta y compra de moneda extranjera, principalmente el dólar norteamericano y los ejercidos sobre las importaciones, habrían influido en el nivel de confianza de sus agentes económicos privados y una baja en el nivel de actividad y confianza de la economía, por parte de sus clases dominantes y subalternas a la ideología aún vigente.

En el resto de los países de ALC se conservó un crecimiento sostenido, en la mayor parte de los casos este crecimiento es explicado por la dinámica de los mercados internos.

Baja en los precios de la materia primas y crecimiento del PIB

En el caso de la economía boliviana es interesante ver como la crisis financiera que afectó a la economía real en la disminución del precio de las materias primas, periodo 2008-2009 y 2010-2012 no bajó el crecimiento dramáticamente, ver gráfico.

Muestra el gráfico cuatro momentos de comportamiento de precios de materias primas (ver gráfica en el PDF adjunto a este sitio)

a.    Periodo 2002- 2005, crisis del neoliberalismo, empieza el repunte en la subida de precios de materias primas, pero no hay políticas económicas que dinamicen el mercado interno, ni la redistribución del excedente, tampoco hay iniciativas para revertir el proceso neoliberal en procesos más nacionalistas. En suma, el dominio del capital transnacional sobre los operadores de la política neoliberal era más fuerte, y la política económica estaba dominada desde los despachos del FMI, BM, BID.

b.    Periodo 2008-2009.- de un crecimiento del 6,1% el 2008, bajamos al 3,4% el 2009;

c.    Durante el 2009 se muestra una leve recuperación de los precios, menores que a los precios del 2004.

d.    2010-2012.- no baja el crecimiento y se mantiene sostenible: 4,1%, 5,2%, 5,2%, respectivamente, pese a la baja de los precios de materias primas.


La explicación de este comportamiento de “resistencia a una mayor baja” se explica por la dinámica que adquirió el mercado interno; es decir que, entre el 2005 y el 2008 se habrían dinamizado, tanto la producción como el consumo internos. Esta fortaleza del mercado interno no se da por milagros externos o pilotos automáticos, como afirma la miopía ortodoxa; es el resultado de políticas públicas las que permitieron ese freno a una mayor baja.

Este es un aspecto que los analistas económicos del “mestizaje neoliberal” no pueden visualizar con sus sofisticados instrumentos técnicos y sus marcos teóricos ortodoxos. Proponer una relación directa entre precios de materias primas y crecimiento económico, decir que cuando baja los precios internacionales de las materias primas también baja la tasa de crecimiento de las economías, es una verdad a medias. De que tiene efecto, claro que lo tiene. Pero hay que entender a la luz del proceso actual de la economía mundial, de las relaciones comerciales con la multipolaridad y de las políticas económicas endógenas aplicadas en los países de la región. Hacer una interpretación mecánica y simplista de esta relación, o es posición política vulgar o, es un análisis de la ortodoxia estructuralista dependentista. Es decir, mirar estos tiempos con lentes del siglo XX. Teorías que deben recomponerse a la luz del momento histórico boliviano y latinoamericano.



*    Docente Investigador de la UMSA, economista crítico.

Be the first to comment

Deja un comentario