abril 14, 2021

El renacimiento colonial

Cuando la noche larga de la teocracia llegaba a su fin una pujante Europa iniciaba el proceso esplendoroso del renacimiento, la vuelta al hombre y sus libertades se convirtió en el impulso creador del momento revolucionario de la Francia de 1789.

Es imposible negar la influencia del espíritu revolucionario de Europa en los acontecimientos de 1809 – 1825 que ocurrieron en el territorio de la Audiencia de Charcas.

Hoy a la luz de los acontecimientos de julio 2013, debemos repensar la historia. América Latina debe reconocer el carácter de los llamados pueblos colonizados a varios países de Europa, lo ocurrido estos días, nos demuestra que los fantasmas de Pétain, Oliveira Salazar, Mussolini y Franco se encuentran habitando los centros de poder en sus respectivos países.

Con estos fantasmas los Estados Unidos de Norteamérica han creado un nuevo eje colonial, demostrando una gran capacidad de oportunismo debido a la crisis que enfrenta la Europa actual.

El renacimiento colonial se da en un momento de la cruda realidad del espionaje planetario que ejerce el gobierno Norteamericano. Es posible que ésta sumisión de países europeos tenga su origen en las alianzas militares con aires Imperiales de la OTAN.

No ha importado poner en riesgo la vida de un presidente democráticamente electo para impedir que los mecanismos de sometimiento que utiliza el gobierno del norte, tengan la difusión desde uno de sus implementadores.

El “cafecito” y las posibles “confusiones” en los permisos son hechos anecdóticos que tratan de ocultar dos aspectos fundamentales, el primero, la estrategia mundial del espionaje norteamericano como política de Estado y segundo, la inocultable sumisión de países europeos a los intereses imperiales del norte.

Terminada la guerra fría, el imperialismo trató de imponer el pensamiento único con los sucesivos ajustes estructurales impuestos desde sus instrumentos como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional; los más de veinte años de neoliberalismo, con masacres incluidas, no lograron consolidar, en el caso boliviano, un Estado irreversiblemente colonizado, por el contrario, la milenaria resistencia de los pueblos originarios dieron origen al Estado Plurinacional, cuyo máximo exponente fue víctima de la soberbia imperial.

¿El atentado a la vida de Evo Morales es una advertencia para nuestro continente? Estamos seguros que es así, pues fue una demostración de poder, poniendo en peligro la credibilidad de los tratados internacionales, las garantías de libre tránsito y la soberanía de los Estados.

Los valores de cultura occidental, se encuentran en debate; el resurgimiento del racismo en Europa no es un secreto, tampoco la vigencia del pensamiento fascista, estos son los ingredientes con los que se cocina el renacimiento del colonialismo, no todo está perdido, en Abya Yala circula libremente ya sin cadenas la filosofía del vivir bien, esa matriz civilizatoria que se ofrece a occidente para salir de su crisis; para vivir con dignidad.

La filosofía del vivir bien, una vez más ha sido puesta a prueba, frente a la cultura de la muerte que utiliza los modernos avances de la cibernética de manera perversa para doblegar gobiernos y voluntades.

Por encima de todo, una vez más la agresión imperialista nos fortalece como país y continente, una vez más la dignidad es nuestra fuerza y la unidad nuestro futuro.


*    Camilo Katari es escritor e historiador potosino

Be the first to comment

Deja un comentario