octubre 21, 2020

No gastar pólvora en gallinazo

Dos de los cuatro países europeos que, por mandato de los Estados Unidos, metieron la pata hasta el fondo al prohibir el 2 de julio pasado el aterrizaje por razones de reabastecimiento de combustible o el uso de su espacio aéreo del avión presidencial del Estado Plurinacional de Bolivia han expresado, en los últimos días, su disposición a superar el incidente.

España y Francia, según los portavoces de esos gobiernos, creen haber dado las explicaciones y las excusas necesarias como para superar el “malentendido” y retomar relaciones de amistad y confianza entre los estados europeos y los sudamericanos.

Dos consideraciones sobre el tema.

En primer lugar, además de las disculpas, lo que está pidiendo Bolivia y los países miembros de UNASUR y MERCOSUR es que se de una amplia explicación de las causas de esta violación de los tratados internacionales que el simple uso de la palabra “malentendido”.

Los gobiernos de los países europeos deben alejarse un momento de la presión de los Estados Unidos y decirle al mundo, con la transparencia que siempre le exigen a los países latinoamericanos, de dónde, por qué vía y con qué objetivo se dio esa orden de corte político-militar.

En segundo lugar, al mismo tiempo que demostrar firmeza frente a los países europeos involucrados en este atentado al presidente Evo Morales, también hay que tener el suficiente cuidado de no caer en el escenario que está buscando Estados Unidos: la ruptura de relaciones entre Bolivia y Europa.

Es altamente probable que Estados Unidos, como autor intelectual y operador principal de esta agresión a Bolivia y América Latina, se esté preparando a batir palmas si el gobierno de Bolivia toma la decisión de declarar personas no gratas a los embajadores de tres de los cuatro países europeos que residen en La Paz, pues Portugal no tiene representación.

Pero no solo es Estados Unidos el que espera eso. Lo está haciendo también la oposición que hipócritamente expresó su solidaridad con Evo Morales, pero que más bien espera una posición radical para luego construir un mensaje hacia dentro y fuera del país sobre el “aislamiento de Bolivia”.

Hay que ser firmes en la defensa de la soberanía del Estado Plurinacional y de América Latina, con Estados Unidos, con los europeos y con cualquier estado injerencista, pero hay que concentrar las energías contra el Estado imperial que dio las ordenes. No se debe perder pólvora en gallinazos.

Be the first to comment

Deja un comentario