octubre 29, 2020

El Inti Peredo: símbolo de una generación y ejemplo a seguir

Cuando el Che evaluó a sus hombres, destacó a Inti como uno de los mejores cuadros relevando sus cualidades políticas y militares: comisario político y gran combatiente de la columna guerrillera.

Ñacahuazú fue el escenario en que Inti brilló con luces propias por sus cualidades de militante formado en el marxismo, pero también su figura destacó como bravo guerrero, que se imponía importantes dosis de sacrificio y arrastraba con su ejemplo.

Sin embargo, la experiencia política y militar del Inti no se inicia en el sureste boliviano. Ya había participado en un episodio de la guerrilla de Béjar en el Perú, guiando una columna que salió de Puerto Maldonado en territorio peruano, pasó por territorio boliviano, para volver nuevamente a Perú, evadiendo al ejército que los perseguía.

Su otra experiencia fue en el sur boliviano, cuando Masetti también ingresó con una columna guerrillera por territorio boliviano, cerca del Puente, para pasar a los Toldos, en la República Argentina, sitio que eligiera para su fase de desarrollo.

Estas dos experiencias y su preparación militar en Cuba, hicieron del joven comunista un dirigente experimentado no sólo en la conducción político-ideológica, sino también en la conducción militar en la convicción de que en un momento histórico como el del régimen de Barrientos, la vía armada era el camino a seguir.

Porque era el camino a seguir en ese momento de la historia? La derrota militar de Ñacahuazú y el asesinato del Comandante Che Guevara habían removido las fibras íntimas de la clase obrera, los campesinos y las clases medias, especialmente universitarias, que se radicalizaron y expresaron su vocación política planteándose la lucha armada como la vía para tomar el poder.

Esta concepción superaba las concepciones de la dirigencia comunista y el trotskismo que calificaban la propuesta del ELN como foquista, olvidando que los mineros habían decidido contribuir con un día de salario para el movimiento guerrillero, lo cual originó la masacre de San Juan.

No fue esta una clara muestra de haber logrado la solidaridad militante de los mineros? Y la presencia de dirigentes mineros como Moisés Guevara y otros combatientes en la columna guerrillera, no era también expresión de que la propuesta de la lucha armada había penetrado en el seno de la clase obrera?

Y la actitud de colaboración de los campesinos como Pablito, joven campesino convertido en correo, o la actitud solidaria de los campesinos que cobijaron y ocultaron a los sobrevivientes de Ñacahuazú, no fue también otra expresión de desarrollo de la conciencia revolucionaria del campesinado?

Los jóvenes bolivianos, especialmente las dirigencias estudiantiles y universitarias, no fueron tocados por el ejemplo de vida del Che y se volcaron a seguirlo dando su vida por ser consecuentes con sus ideas, incorporándose meses después a la guerrilla de Teoponte?

Esas condiciones además de las contradicciones que empezaron a surgir en el seno de las fuerzas armadas, con el asesinato de Barrientos por Ovando, dieron origen al surgimiento de corrientes nacionalistas y generaron las condiciones políticas para producir el manifiesto Volveremos a las Montañas en el que se expresaba que la guerrilla boliviana no había muerto, sino que recién empezaba anunciando nuevas acciones revolucionarias del ELN que se reorganizaba.

Fue precisamente en ese afán re-organizativo que fue detectado, localizado y finalmente reducido después de enfrentar a cien soldados que habían cercado el cuarto al fondo de la vivienda de la calle Santa Cruz, el 9 de septiembre de 1969, donde fue herido, después de agotar sus municiones y explotar las granadas con las que se defendió. Finalmente fue conducido preso a Achocalla, al lado de la capilla hoy conocida como San Martín, donde fue asesinado.

La vida del Inti Peredo, su convicción, intransigencia y espíritu revolucionario, además de su sólida formación política, deben ser hoy emuladas en la joven dirigencia para conducir el proceso de cambio hacia el socialismo comunitario.


*    Fernando Rodríguez Ureña es zoociologo, con maestría en quimeras. Hizo su doctorado en la pluriversidad de Los Sauces en Lian Ma He Nan Lu. Alguna vez fingió como diplomático.

Be the first to comment

Deja un comentario