enero 16, 2022

Bolivia-Chile, la necesidad de volver al camino del diálogo

por: Luis Camilo Romero

El presidente Morales reiteró que la demanda que Bolivia interpuso en La Haya para resolver el centenario conflicto marítimo con Chile no es un obstáculo para dialogar con el nuevo presidente de chileno, quien será electo el próximo domingo, y que está dispuesto a emprender un acercamiento sincero con ese país.
A pocos días de las elecciones en Chile, la candidata a la Presidencia de Chile por la coalición Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, es la favorita para ganar las elecciones del 17 de noviembre. Según las encuestas, el resultado implicaría un escenario de triunfo en primera vuelta de la candidata de la Nueva Mayoría.

Tal como llega Bachelet a ese escenario electoral, Bolivia muestra una vez más una expectativa grande por lo que puede representar retomar el diálogo con ese país y con la presidenta Bachelet, tomando en cuenta el proceso de relaciones instaurado con ese gobierno en su gestión anterior.

El presidente Evo Morales reafirmó hace un par de días que, nuestro país está dispuesto a emprender un acercamiento sincero con Chile, pero bajo la condición de discutir resultados concretos sobre la demanda marítima boliviana y no para dilatar o insistir en un “diálogo de sordos”.

Morales recordó que la decisión de Bolivia de acudir a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en abril último, se tomó después de varios años e intentos infructuosos de retornar al mar con soberanía por la vía del diálogo bilateral.

Y por el lado de la candidata Bachelet se conoce que, ella incluyó como una propuesta de su gobierno la reactivación del diálogo con Bolivia iniciado en 1999, y volver a plasmar en la misma línea, el clima de confianza mutua conseguido durante el período 2006-2010.

Recordemos que antes del gobierno de Evo Morales, Chile no reconocía litigio marítimo alguno con Bolivia. El tema marítimo se incorporó por primera vez y de manera oficial, en una agenda bilateral de trece puntos, un elemento a destacar en un proceso que siguió Bolivia tras varios gobiernos que no le dieron la importancia debida.

En esa agenda se consideró varias opciones para dotar a Bolivia de un acceso al océano Pacífico. Al mismo tiempo, se consolidó la construcción del corredor interoceánico entre Bolivia, Chile y Brasil y se logró múltiples encuentros de autoridades y representantes de la sociedad civil de ambos países.

Llama por ello la atención que el gobierno de Piñera haya eludido y mandado a la congeladora un esfuerzo bilateral, trabajado y profundizado seriamente durante más de cuatro años en el que el gobierno de Bachelet, instaló una Comisión Mixta Bilateral que incluyó una agenda con trece puntos y el tema marítimo como lo fundamental.

Han sido varios escenarios donde Bolivia coloca la demanda como prioritaria, desde la OEA, tanto el Salvador, Tiquipaya, que expresó a la comunidad internacional, el derecho de Bolivia a acudir a las instancias jurídicas internacionales para resolver la centenaria demanda marítima, debido a que el injusto Tratado de 1904 provoca daños económicos, comerciales y financieros incalculables.

Además, en el avance de la agenda bilateral que se tuvo con el gobierno de Bachelet, Bolivia logró incorporar al grupo de trabajo sobre el conflicto de las aguas del Silala el tema de la “deuda histórica”, posteriormente a un proceso de socialización nacional del preacuerdo entre Bolivia y Chile consistente en una compensación económica por el uso de las aguas del Silala.

De igual modo, en esos avances, el gobierno de Bolivia convocó a su similar de Chile a congelar las tarifas del puerto de Arica y a concluir el contrato de concesión privada monopólica en dicho Puerto, demandando que la administración del frente de Atraque Número 1 pase bajo la administración del Estado Plurinacional de Bolivia, en consideración que el 90% de la carga que opera en Arica es boliviana.

Después de esta propuesta a Chile, en abril del 2012, la Cancillería boliviana logró un acuerdo bilateral con Chile que evitará un incremento tarifario excesivo en Puerto de Arica. En esa oportunidad se informó que tras una serie de negociaciones, se logró que el incremento tarifario neto sea sólo de 3 a 7%.

Finalmente Bolivia, interpuso el 24 de abril de 2013, una demanda histórica contra Chile en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, asumiendo el mandato histórico del pueblo boliviano, recogido y anunciado por el Presidente Evo Morales.

La demanda fue elaborada en más de 2 años de trabajo por la Dirección de Reivindicación Marítima, con la participación de autoridades, organizaciones de la sociedad civil y expertos bolivianos, contando además, con el concurso de especialistas en derecho internacional.

El 12 de junio de 2013, Chile y Bolivia por primera vez en la historia se reunieron frente a la Corte Internacional de Justicia para abordar el histórico reclamo boliviano, donde se definieron los plazos de la fase escrita del juicio y se acordó que Bolivia deberá presentar su Memoria el 17 de abril del 2014, y Chile presentará su contra memoria o respuesta el 18 de febrero del año 2015.

Es en ese sentido, que el presidente Morales reiteró que la demanda que Bolivia interpuso en La Haya para resolver el centenario conflicto marítimo con Chile no es un obstáculo para dialogar con el nuevo presidente de chileno que será electo el próximo domingo, pero que está dispuesto a emprender un acercamiento sincero con ese país, con resultados concretos sobre la demanda marítima boliviana y no para seguir dilatando.

Una nueva esperanza se cierne para el futuro de las relaciones entre Bolivia y Chile, para mirar con optimismo, esperemos que el nuevo gobierno haga una lectura correcta del proceso vivido y redefina su política en el marco de las “propuestas útiles, factibles y concretas para construir la confianza mutua y de respeto a esa demanda histórica.


*    Luis Camilo Romero, es comunicador e investigador boliviano para América Latina y el Caribe

Sea el primero en opinar

Deja un comentario