enero 11, 2022

“Crisis, inflexión y cambio”

por: José Luis Exeni Rodríguez

Narices: una es pequeña, respingada, fina; la otra es grande, aguileña, ruda. ¿Se puede retratar un proceso de cambio —el antes, el después— contrastando dos narices?

“Crisis, inflexión y cambio”. Con esas tres palabras se caracterizó el agitado camino que recorrió Bolivia desde la guerra del agua en Cochabamba (abril de 2000) hasta la inédita victorial electoral de Evo Morales (diciembre de 2005). Un ciclo de protestas en forma.

Crisis por triple vía: a) Del neoliberalismo con Estado mínimo impuesto mediante políticas de estabilización y de ajuste estructural bajo amenaza: “Bolivia se nos muere”. b) De la democracia pactada asentada en coaliciones multipartidistas de todos con todos (promiscuas y contranatura), que devino en “partidocracia” e ingobernabilidad sistémica. c) Del modelo de integración social con discurso “pluri-multi” y la falacia del solo reconocimiento de la diferencia. Crisis.

Inflexión con “empate catastrófico” entre las dos Bolivias. De un lado, con masacre en El Alto, la Agenda de Octubre (2003) exigiendo Asamblea Constituyente, nacionalización de los hidrocarburos y referendo sobre el gas. Del otro, con movilización cívico-regional, la Agenda de Enero (2005) bajo trinchera de las autonomías departamentales. Fuga en helicóptero del gonismo, dos presidentes interinos, inestabilidad política, movilización, incertidumbre…

Cambio. Diálogo entre dos damas alazarianas: “¿Puede un indio ser Presidente? Sí, pero de la India”. De Bolivia también. Lo que parecía impensable ocurrió en las urnas. Evo y el Movimiento al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) llegaron a Palacio de Gobierno con mayoría absoluta de votos. Cambio de agenda con apuesta Estado-céntrica. Un adiós a la democracia (im)pactada. Lo “pluri-multi” rendido ante la evidencia, como sujeto político-estatal, de las naciones y pueblos indígena originario campesinos.

Nueva nariz, ampliación de olores, olfatos diversos. Tras la crisis, la inflexión; luego de ésta, el (proceso de) cambio. ¿Y después? Importa el después…

Sea el primero en opinar

Deja un comentario