diciembre 3, 2022

2006: Nacional/izando

por: José Luis Exeni Rodríguez

“Nacionalizado. Propiedad de los Bolivianos”. Con ese letrero en las instalaciones del Campo San Alberto en el Chaco tarijeño, resguardadas por militares, el Presidente Evo Morales dio sorpresiva lectura al Decreto de nacionalización de los hidrocarburos. Era el 1° de mayo de 2006. Así se encausaba, como desafío, con tareas pendientes, una de las principales demandas de la Agenda de Octubre.

La otra demanda central se abriría camino dos meses después, el 2 de julio, con la elección directa, por primera vez en nuestra historia, de 255 asambleístas que asumían el mandato popular de redactar una nueva Constitución Política del Estado. El 6 de agosto de aquel año, con sede en la ciudad de Sucre —primero hospitalaria, más tarde hostil—, el país acompañó la instalación de la Asamblea Constituyente.

Pero la agenda de repliegue/contención, con “los barones del Oriente” a la cabeza, corría paralela. El mismo 2 de julio, en un referendo convocado por iniciativa ciudadana, cuatro departamentos del país —luego identificados como “Media Luna”— dieron el SÍ mayoritario a las autonomías departamentales. Los otros cinco dijeron NO. Un país, distintos rumbos. Las espaldas, aunque compartan mesa, no dialogan.

Esos tres momentos inaugurales signaron el primer año del “proceso de revolución democrática y cultural”. Morales tomó posesión en enero de 2006. El acto oficial estuvo precedido por una ceremonia ancestral en Tiwanacu. Semanas antes, tras su elección, el flamante Presidente había realizado un recorrido internacional patentando su chompa a rayas. Algo estaba cambiando. Y los símbolos importan.

Mientras tanto, un ganadero alazariano compara/provoca: “Todos saben que una vaca necesita cinco hectáreas de terreno. En cambio un campesino, con metro y medio tiene más que suficiente”. ¿Y cuánta tierra improductiva se requiere para sepultar, si acaso, el ancienregime? Preguntas-anticipo.

Nacionalizar, expropiar, refundar. Año 2006. La querella apenas comienza.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario