septiembre 22, 2021

Exterminio de dirigentes en Colombia complota contra diálogos de paz

Algo está pasando en Colombia: o el presidente José Manuel Santos tiene un doble discurso o un grupo de su gobierno no está interesado en la paz y en la democracia. Lo cierto es que el 20 de enero pasado, la ex senadora Piedad Córdova denunció que unos 29 activistas del Movimiento Político y Social “Marcha Patriótica” han sido asesinados en los dos años de vida que tiene esa organización.

El exterminio de dirigentes sociales y políticos en Colombia es una constante y en parte explica, como en algún momento dijera un comandante guerrillero del desmovilizado M-19, el surgimiento y desarrollo de grupos armados, pues es más fácil organizar un destacamento guerrillero que un sindicato o un partido político. De hecho, el asesinato de más de 4 mil militantes de la Unión Patriótica en la década de los 80 es una dolorosa constatación.

Es conocida la dura posición de Santos en los diálogos de paz que se realizan en La Habana y al mismo tiempo en su rechazo a la tregua bilateral planteada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), pero también se sabe que el presidente del país sudamericano es partidario de continuar las conversaciones a pesar de la posición de sectores situados más a la derecha en su gobierno que apuestan por la ruptura abierta o enmascarada con el discurso de tregua temporal.

Pero, independientemente de si es un grupo del gobierno de Santos bastante cercano a las posiciones duras del ex presidente Uribe y del Departamento de Estado de los Estados Unidos el que pone trabas a la ampliación de la democracia en Colombia, la reversión de la guerrerista y criminal “seguridad democrática” y por tanto el terminar con los asesinatos y la persecución de dirigentes sociales y políticos de izquierda, es una necesidad para construir la paz. Es más, poner fin al derramamiento de sangre en el país sudamericano es una condición fundamental para conquistar la paz en América Latina. La CELAC debe respaldar las iniciativas de paz.

Be the first to comment

Deja un comentario