diciembre 5, 2020

Derecha apuesta por la violencia en Colombia

En una orientación distinta a la de concebir América Latina como zona de paz, conforme expresa una de las resoluciones más importantes aprobadas en la II Cumbre de la CELAC, unas escuchas ilegales de los diálogos de paz que se llevan adelante en La Habana entre el gobierno colombiano y la insurgente FARC-EP ponen al descubierto que poderosas fuerzas apuestan por la violencia interna, la injerencia externa y la cultura de la muerte.

Tan claro como se está afirmando. Una publicación de la revista Semana, de Colombia, dio elementos bastante convincentes de que miembros del ejército de ese país desarrollaron desde 2012, con el operativo “Andrómeda”, labores de espionaje y escuchas ilegales, de protagonistas centrales de los diálogos de paz que se registran en Cuba con el objetivo de superar el conflicto armado de más larga duración en la región.

No hay duda que bajo sospecha de estar tras esas acciones ilegales y pro guerreristas figuran el ex presidente colombiano Álvaro Uribe Velez y los servicios secretos de los Estados Unidos. El primero porque es un personaje que apuesta decididamente a la derrota militar del grupo guerrillero más antiguo de la región. Los segundos porque si hay un país con un alto grado de intromisión y control militar estadounidense es Colombia. La combinación de ambos factores, a los que se deben sumar las inclinaciones guerreristas del actual Ministro de Defensa colombiano, dan por resultado un escenario delicado en el que la condición de posibilidad de alcanzar la paz está en peligro.

Pero quizá este hecho debe conducir a afinar la estrategia política y los mecanismos pacíficos para acabar con el conflicto armado. Mientras ese país se desangre América Latina no será región de paz.

Be the first to comment

Deja un comentario