noviembre 29, 2020

Sobre la visita de Mario Vargas Llosa

por: Inti Tonatiuh Rioja Guzmán

El pasado domingo 26 de Enero pude leer un artículo en el periódico La Razón de autoría de Iván Bustillos titulado “Un elogio de la ‘actitud anglosajona’” acerca de la exposición de Mario Vargas Llosa en Santa Cruz, sobre el contenido de la misma comento lo siguiente:

Bustillos cita a Fernando Molina, quien comentó la exposición afirmando que las ideas liberales ya tuvieron su vigencia en los 90 en Latinoamérica y que “esas ideas y esa fórmula han fracasado, por lo menos en Bolivia” [1] sus varias razones vividas por sus efectos negativos y ampliamente discutidos por académicos tanto latinoamericanos como extranjeros son y fueron punto de referencia en varios discursos políticos hoy vigentes, de los cuales yo me remitiré simplemente a uno.

El discurso sobre la responsabilidad en alusión al Estado:

Para Vargas Llosa es admirable que el “anglosajón” quiera tener lo más lejos posible a su Estado y que no espere nada de él, en cuanto el latinoamericano con su “actitud colectivista” esperaría todo del Estado.

Dos lecturas totalmente erróneas que nos mostraría en todo caso una intención oculta de fondo; en primer lugar, acusar que el “anglosajón” no esperaría nada de su Estado deja como gran interrogante la intervención (del Estado) en la salud por ejemplo. Siendo Inglaterra el mejor caso por su seguro de salud universal y gratuito. En segundo lugar, en Latinoamérica, Bolivia para ser más exactos, los comerciantes de la “16 de Julio” no esperan nada del Estado y son exitosos mediante sus redes económicas locales y familiares como lo prueba Nico Tassi en su investigación “La otra cara del mercado” en base a El Alto.

En todo caso, la problemática no inicia por “una tradición estatista muy fuerte, estamos acostumbrados de hace muchos siglos a que el Estado nos resuelva todos los problemas”, como menciona Llosa, fundamentalmente porque la misma existencia del “Estado” en un sentido integral [2] acompañado de su eficacia es una dificultad que no podemos obviar y asumir su construcción en pleno, más al contrario el profundizar su debate tanto teórica como prácticamente es una alternativa.

A diferencia de nuestros hermanos anglosajones, nuestras características estatales son marcadamente diferentes al igual que su construcción, si bien nuestra organización institucional puede tener similitudes, el parafraseo a Zavaleta “el estado nació en contra del pueblo” nos ejemplifica la historia.

Seguidamente el asumir que “la idea de que el ciudadano debe asumir una responsabilidad y que es él el responsable de su éxito y su fracaso en la vida, a nosotros nos cuesta muchísimo aceptarla, porque estamos acostumbrados no solo desde la llegada de los españoles, sino desde la existencia de los grandes imperios prehispánicos, donde el individuo prácticamente no existía, era una pieza, un mecanismo (…)” No solo es falsa, sino que es mal intencionada, es repetir esa mirada alabante hacia lo externo y no valorar las propias formas de ver no solo la política sino la vida latinoamericana en sí.

Me refiero por ejemplo al 2003 y la “guerra del Gas”, considero que si a eso no le reconocemos responsabilidad individual expuesta en acción colectiva estamos pecando contra la historia y la estamos olvidando a su vez en un intento de obviar nuestras luchas porque no llegarían a ser “responsables” desde la mirada de Llosa.

En otro punto se menciona que “cuando nos independizamos hemos tenido Estados de los que esperábamos todo, era un gran error porque era cruzarse de brazos; exactamente algo opuesto a la tradición anglosajona, en la que el individuo siempre pensó que tenía que resolver sus problemas él, y al Estado le pedía que creara condiciones donde la iniciativa individual pudiera realmente sacar adelante al individuo (…) por eso, el populismo desgraciadamente tiene un terreno tan abonado en nuestros países”.

Precisamente en esas palabras emerge –entre líneas- la intención oculta, la cual, corresponde a la siguiente pregunta; si “fracasa” el Estado ¿Quién se hace cargo?, la respuesta que se daría es la otorgada por el liberalismo y el neoliberalismo siendo la privatización su solución.

Por ejemplo en gobiernos como el del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), como no se quería fortalecer al Estado se le otorgaban los recursos estratégicos de la nación a empresas extranjeras para que ellas asuman y gocen de nuestros excedentes, en una especie de fórmula mágica el liberalismo condena el bienestar de los pueblos y la imposibilidad de que el Estado abarque a toda la población y pueda cubrir sus tareas.

En sí la intención oculta fortalecida por todo el aparato argumentativo de Llosa está dirigida a justificar acciones como la anterior, debido a que aquella respuesta es otorgarle todo a unas pocas manos y relegar al Estado que representa a todos, en todo caso, si esa lógica fuera eficaz seguramente a personas que creen en esa ideología les encantaría que le otorguemos también nuestra “responsabilidad” ciudadana a grandes empresas porque tal vez así si “funcionan” y pueblos como el alteño no se interpondrían en su camino egoísta.

La intención oculta de Llosa es hacernos recuerdo mediante el camuflaje de lo que implica “responsabilidad” que existen unas pocas manos sedientas con ganas de quedarse con los excedentes que le pertenecen a toda una nación.

Afortunadamente el curso político de Latinoamérica cada vez marca su distanciamiento con ideologías liberales, más allá de sus rotundos fracasos y su inviabilidad en nuestras sociedades, el enorme sentimiento de orgullo que genera la construcción de un Estado Integral con soberanía para manejar sus recursos proviene de ver a Latinoamérica desde adentro y no desde afuera.

Estos tiempos nos indican que pensar Latinoamérica viene desde nuestro barrio, nuestra calle, nuestra ciudad y nuestro país, con sus errores pero reconociendo sus avances y preparándonos para ser lo que nos toca ser después de las dictaduras, grandes y soberanos.




*    Joven politólogo paceño • Lic. Ciencia Política y Gestión Pública

1    Fernando Molina citado por Iván Bustillos. http://www.la-razon.com/suplementos/animal_politico/elogio-actitud-anglosajona_0_1986401399.html

2    En mención al trabajo de Rene Zavaleta sobre el Estado Integral y el Estado aparente.

Be the first to comment

Deja un comentario