noviembre 27, 2020

Ayuda humanitaria y falso debate

La oposición, política y mediática ha abierto en los últimos días un falso debate sobre la declaratoria de desastre o no de las zonas afectadas por las inundaciones, particularmente del departamento del Beni. Está claro que no acompaña a la oposición más que un estrecho cálculo electoral que, independientemente de su grado de efectividad, la muestra de cuerpo entero: instrumental y fría con el sufrimiento de la población.

El argumento central de la posición opositora es que la declaratoria de desastre canalizaría hacia ese departamento asistencia de países y organismos internacionales. Pero esa aparatosa demanda es injustificada y de no ser por el apoyo mediático se debilitaría rápidamente, por las siguientes razones:

En primer lugar porque en las dos últimas semanas unos ocho países (Venezuela, Argentina, Perú, Italia, España, Irán, Corea y Panamá), organismos internacionales (Corporación Andina de Fomento, Banco Mundial y Naciones Unidas) y la Unión Europea han enviado al Estado Plurinacional diversos tipos de ayuda humanitaria –desde medicamentos hasta alimentos-, que está siendo entregada a los damnificados lo más pronto como sea posible.

Es decir, lo que se está canalizando hacia el país, por la vía del gobierno, es asistencia humanitaria, que no dejará de seguir llegando, y que puede ser cuantificada y controlada, con lo que se deja atrás una práctica bastante recurrente de pedir colaboración, no transparentar su distribución y usarla con fines políticos y electorales. El gobierno cortó esa intención electoral y eso es lo que molesta a la oposición.

En segundo lugar, porque también se hace evidente que la oposición no solo no cree en el Estado Plurinacional –lo cual parece más o menos lógico pues no está hecho a su imagen y semejanza, colonial e imperial-, sino que sigue pensando que Bolivia no tiene un Estado fuerte y capaz para enfrentar los desastres como los que tenemos ahora. Bolivia cuenta con un Estado materialmente fuerte como para enfrentar la situación por sus propios medios y como para recibir ayuda humanitaria en condiciones subjetivas y objetivas distintas al pasado.

En tercer lugar, porque detrás de esa posición mezquina los políticos de derecha encubren su tremenda negligencia e irresponsabilidad de años al no haber invertido recursos, que si los tienen como autoridades regionales y locales, para desarrollar mecanismos efectivos de protección de las provincias del Beni ante la crecida de los ríos en tiempos de lluvias.

Be the first to comment

Deja un comentario