noviembre 27, 2020

El proceso de cambio según Al-Azar 2011: TIPNIS somos (casi) todos

por: José Luis Exeni Rodríguez

Una sola vía, recta, rectita, atraviesa el bosque arrasando árboles y partiendo en dos a todo ser vivo que encuentra a su paso. Es la carretera por el TIPNIS (Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécure) según el premiado y elocuente trazo de Al-Azar. Es una mirada crítica de lo que pudo haber sido, de lo que (todavía) no fue.

Si algo distinguió el año 2011 en Bolivia es la “VIII Gran Marcha indígena por la defensa del TIPNIS, por la vida, la dignidad y los derechos de los pueblos indígenas”. Fueron 66 días de caminata desde que medio millar de indígenas de tierras bajas partieron de Trinidad hasta lograr su histórico ingreso/recibimiento en la hoyada paceña. En medio –25 de septiembre no se olvida–, la violenta represión en Chaparina.

La movilización logró la declaratoria del TIPNIS –mediante ley– como zona intangible, imposibilitando cualquier carretera que la atraviese. Pero sobre todo planteó como interpelación –oporTIPNIStas abstenerse– algunas cuestiones fundamentales: la consulta previa, el discurso sobre los derechos de la Naturaleza, el modelo de desarrollo (neoextractivista), la contradictoria relación del Gobierno con los indígenas, el inasible horizonte del Vivir Bien…

El desenlace de la VIII Marcha, que al año siguiente generó su temprana contramarcha, se encontró en octubre de 2011 con otro acontecimiento fundamental por mandato de la Constitución: la inédita elección popular de las autoridades jurisdiccionales. Un proceso primerizo con demasiadas dificultades y votos nulos. Una experiencia democráticamente relevante, pero infructuosa por la persistente crisis del órgano judicial y anexos.

Ese año heredó también la especulación y la subida de precios del fallido gasolinazo. Si hasta hubo “azucarazo”. En compensación, no es broma alazariana, el 1º de mayo el Ejecutivo “eliminó” finalmente, por decreto, el neoliberal Decreto 21060 vigente desde agosto de 1985.

¿Algo más? “Por fin logramos nuestra reivindicación marítima”, celebra una señora. “¿Cómo así?”, pregunta otro. “Ya tenemos un mar de autos usados”. El 2011, también, (casi) todos fuimos chutos.

Terrible/difícil año para el proceso de cambio.

Be the first to comment

Deja un comentario