noviembre 30, 2020

Los golpes de Estado no son acción de los pueblos

Las Revoluciones a lo largo de la historia han tenido a la fuerza militar como uno de los actores más importantes en el escenario del poder: sea para hacerlas, sea para impedirlas.

En procesos socialistas, en los que la toma del poder ha usado como método la violencia revolucionaria, generalmente se han constituido milicias revolucionarias que se han confrontado con las Fuerzas Armadas que actuaban bajo las órdenes de la burguesía, el capitalismo y el imperialismo: Fuerzas Armadas esencialmente colonialistas.

El resultado de las Revoluciones como la Soviética, Rusa, China, Vietnamita, Cubana y Sandinista, fue la constitución de unas Fuerzas Armadas Revolucionarias que sustituyeron la institucionalidad al servicio del capitalismo, para formar una nueva institución soporte de los procesos de transformación económica y social: las fuerzas armadas revolucionarias.

Estas remozadas Fuerzas Armadas, inmediatamente se convirtieron en un factor de poder que entendieron el rol de lo político sobre lo militar dando paso a la constitución de una instancia de dirección política al interior de la remozada institucionalidad. Eso fueron los Comisariados Políticos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Estas Fuerzas Armadas revolucionarias de procesos de toma del poder por la vía armada, en general tuvieron un factor cualitativamente diferente a las fuerzas armadas al servicio del colonialismo: sus hombres lucharon y expusieron su vida para hacer posible el cambio revolucionario. Los cuadros militares, nacieron de la milicia popular y no de los institutos oficiales. Esto les otorgó una ética, moral y una mística diferente y al servicio del pueblo. Fue de estas luchas de donde nació la frase de que las Fuerzas Armadas son el Pueblo Uniformado.

Los procesos al socialismo que eligieron la vía democrática como la forma de construcción de poder, sin duda alguna tuvieron que conjugar el factor militar como uno de los pilares de construcción del poder revolucionario que se propusieron forjar.

En estos procesos, algunos fallidos como el chileno, era preciso transformar la naturaleza de unas fuerzas armadas esencialmente reaccionarias y ajenas a los intereses nacionales. Tarea que para el caso citado fue imposible. Allende sabía que gobernaba sobre un nido de serpientes que terminó no solamente bombardeando La Moneda, sino los espíritus de una clase obrera chilena, que nunca más fue la misma después del sangriento golpe militar de Pinochet, que además sirvió para desarrollar en su nuevo laboratorio, el neoliberalismo, expresión del capitalismo salvaje.

El Socialismo del Siglo XXI de la Revolución Bolivariana de Venezuela, tiene un particularidad que es única: el Comandante Chávez fue un militar de origen nacionalista, que en su proceso de formación va develando la acción del capitalismo y el imperialismo al interior de las Fuerzas Armadas de la Tercera República, y se propone, bajo un liderazgo propio, transformar la naturaleza de esas fuerzas armadas, para construir sobre ellas y desde dentro de ellas, las Fuerzas Armadas Bolivarianas, factor esencial de la forja de un nuevo modelo de país: un país socialista, con una revolución socialista que transforme la estructura económica y social venezolana, desplazando a los sectores oligárquicos y dando paso a que el pueblo sea gobierno. Y en gran medida eso fue posible porque Chávez era militar y la cultura militar que obedece jerarquías, tuvo en el factor Chávez, un factor particularísimo.

Sin embargo, quedó demostrado en la última semana, que generales venezolanos fueron detenidos por estar conspirando contra el proceso revolucionario bolivariano, actualmente bajo la conducción del Presidente Maduro. Estos militares eran parte integrante de la propuesta de Golpe de Estado de Nuevo Tipo, Golpe Asimétrico o también denominado como Golpe Blando, sustentado en la doctrina de la implosión interna, que pone a la acción cívica como factor de acción “paramilitar” para derrocar gobiernos democráticos legalmente constituidos. Un nuevo modelo de conspiración pentagonista.

Al igual que en el proceso Allende, Maduro contenía en el seno de su gobierno, o más bien, de una de las instituciones fundamentales de poder de su gobierno, al menos tres militares golpistas, que seguramente no serán los únicos y que es lógico pensar que seguirán conspirando para hacer posibles los planes que el imperialismo y el capitalismo tienen para Venezuela: convertirla otra vez en territorio “neocolonial”, pues la naturaleza le ha brindado un recurso estratégico indispensable para el sostenimiento del capitalismo: el petróleo.

El proceso venezolano está demostrando fehacientemente que detrás de los golpes de Estado, siempre, pero siempre, estarán militares al servicio del imperialismo. Que es un error grosero pensar en la unidad monolítica de las Fuerzas Armadas. Que en el seno de las Fuerzas Armadas, siempre existirán intereses corporativos. Que estos intereses producen corrupción y desnaturalización de los procesos revolucionarios. Que la obediencia institucional es mentirosa y circunstancial y que obedece a un camuflaje para actuar reaccionariamente cuando la correlación de fuerzas lo permita. Que no se puede gobernar sentado sobre bayonetas.

Esto no niega que existan hombres con la grandeza histórica del Comandante Chávez, que saliendo del seno mismo de una institución reaccionaria, supo transformarla y darle un nuevo sentido y dirección histórica. Pero también toca hacer memoria y recordar, que en la historia de la humanidad, los más grandes imperios y las más poderosas revoluciones, cayeron entre otras cosas por traiciones de militares.

Dicho todo esto, toca a los movimientos sociales y los dirigentes nacionales de la Revolución Democrático Cultural evaluar cómo andamos por casa, y comprobar la adhesión y adscripción militar a la Revolución del Socialismo Comunitario en Bolivia.


* Fernando Rodríguez Ureña es zoociologo, con maestría en quimeras. Hizo su doctorado en la pluriversidad de Los Sauces en Lian Ma He Nan Lu. Alguna vez fingió como diplomático.

Be the first to comment

Deja un comentario