noviembre 26, 2020

El origen del conflicto armado en Colombia

por: Hernando Calvo Ospina

El escritor colombiano Hernando Calvo Ospina ingresa, ahora que los tambores de guerra vuelven a sonar con fuerza en Colombia por el posible regreso del uribismo, a los orígenes del conflicto armado en ese país.
El 9 de abril de 1948, en Bogotá, las delegaciones preparaban el nacimiento de la Organización de Estados Americanos (OEA). Ese día fue asesinado Jorge Eliecer Gaitán. Aunque era el máximo dirigente del partido Liberal, en sus arengas pedía que liberales y conservadores se unieran en contra de las dirigencias oligárquicas, que los tenían confrontados y empobrecidos.

Para demostrar quiénes habían ordenado el asesinato, se expulsó a la delegación diplomática soviética. Casi nadie lo creyó, pero se convirtió en el primer acto político mundial de la llamada “Guerra Fría”, esa confrontación de la “civilización occidental cristiana”, contra el “comunismo ateo soviético”, ideada por el presidente estadounidense Harry Truman en 1946

A pesar de que este hecho cambió la historia del país, aun no se sabe el nombre de los responsables intelectuales, aunque todos siguen mirando a la oligarquía bipartidista. Con el asesinato de Gaitán la violencia existente se multiplicó, principalmente en el campo. Invocada por el gobierno conservador y el clero, la crueldad más extrema cayó sobre liberales y comunistas: A las mujeres embarazadas se les abría el vientre para extraerles la “semilla” enemiga; se le cortaba la cabeza a los hombres para exhibirlas en estacas o jugar al futbol… [1] Nacía el salvajismo contra la oposición, práctica que aun no se detiene.

Como la alternativa fue resistir o perecer, los liberales se organizaron en guerrillas, con el visto bueno de sus altas dirigencias. En noviembre de 1949 el ilegal Partido Comunista llamó a la autodefensa de masas. Inmediatamente el presidente Mariano Ospina Pérez entregó a las Fuerzas Armadas los ministerios de Gobierno, Justicia y Guerra, decretando que quien se opusiera a las leyes sería considerado “bandido”. Así los militares, neutros hasta el momento, se vieron lanzados al violento escenario político.

En ese contexto el gobierno aceptó participar en la primera confrontación militar de la guerra fría. Entre mayo de 1951 y octubre de 1954, Colombia fue el único país latinoamericano que envió tropas a Corea, bajo el mando estadounidense. Ayudar a combatir al comunismo, fue el pretexto. Como retribución, en abril de 1952 se firmó el Pacto de Asistencia Militar (PAM), el primero de su tipo en el continente. Los militares colombianos empezaron recibir de Estados Unidos armamento, además de aumentarse el número de invitados a las escuelas de guerra estadounidense, algo que se daba desde 1949. [2]

A comienzo de 1952 se estrenó el armamento en una operación militar inaudita en el país contra los liberales del llano, ese inmenso mar de tierra plana que hace frontera con Venezuela. La policía, que venía siendo asesorada por el Scotland Yard británico, sembró el terror con métodos paramilitares, por lo que se le llamó la “Gestapo criolla”.

Como el operativo fracasó, el gobierno buscó la negociación. Los llaneros aceptaron, pero pidieron tierras, salud y educación gratuita. Llegó la negativa y el recrudecimiento de la represión. Esas peticiones se salían del marco de la confrontación partidista. Hasta la dirigencia Liberal, que vivía tranquila en Bogotá, empezó a desmarcarse: “El gobierno decía que luchaba contra bandoleros, salteadores, malhechores. Y el liberalismo oficial decía que no fueran a confundir al liberalismo auténtico con esos malandrines.” [3]

Las elites bipartidistas vieron aumentada la amenaza cuando los guerrilleros empezaron a coordinarse nacionalmente. Entonces encontraron una solución: el 13 de junio de 1953 le entregaron el poder al general Gustavo Rojas Pinilla. El general José Joaquín Matallana, lo explicaría: “El pueblo se iba uniendo en contra del gobierno, la guerrilla crecía cada vez más, y los partidos políticos tradicionales entendieron que por esta vía llegaría el caos a Colombia. Del odio liberal-conservador, estábamos pasando al verdadero problema de la lucha de clases. Entonces surgió una alternativa militar”. [4] Hasta el pueblo, desesperado por la violencia, vio con buenos ojos este arbitraje militar.

Paradójicamente, Rojas Pinilla empezó a dar a los insurgentes el trato político no dado por los civiles, incluida una amnistía. Les ofreció “Paz, Justicia y Libertad”. El deseo de reconciliación hizo que entre julio y septiembre de 1953 más de 4000 guerrilleros del llano entregaran las armas. Por todo el país fueron unos 7000. El 8 de septiembre los llaneros le decían en una misiva al general: hemos depuesto las armas “con decoro bajo el amparo de vuestro gobierno y del pabellón de la Patria.” Pero poco después sus jefes empezaron a caer asesinados a manos de “desconocidos”.

Las guerrillas campesinas al suroccidente del país, lideradas por comunistas y liberales gaitanistas, por lo tanto más politizadas, aceptaron la propuesta de pacificación, pero exigieron diálogos para discutir sobre reformas sociales y económicas básicas. Sin esto no entregarían las armas. Les respondieron con más efectivos militares, sicarios y bandas paramilitares llamadas “Guerrillas de la paz”. Los campesinos reactivaron la autodefensa.

Paralelamente, en 1955 se creaba cerca de Bogotá la Escuela de Lanceros, primer centro contrainsurgente de América Latina. Del Fuerte Benning, centro estadounidense especializado en guerra irregular, llegaron los instructores.

El 10 de mayo de 1957 renunció Rojas Pinilla. Inaudito: los patrones habían obligado a los trabajadores a realizarle un “Paro Cívico Nacional” para presionarlo. Las dirigencias liberal y conservadora ya habían pactado un acuerdo llamado “Frente Nacional”: cada cuatro años, a partir de 1958, y durante 16 años, se alternarían el gobierno. Los que fomentaron el desangre resurgieron como civilistas, autores del retorno a la democracia. Sus medios de prensa fueron tendiendo un manto de amnesia que los auto-amnistió: se calcula que entre 1948 y 1958, período conocido como “Época de la violencia”, fueron asesinados unos 300 000 colombianos. Y unos 200 mil fueron desplazados de las mejores tierras. Todos pobres.

Un suceso externo sacudió la política colombiana, sintiéndose por todo el hemisferio, particularmente en Washington: sin ningún apoyo externo, el Primero de enero de 1959 triunfó la revolución cubana. El “enemigo” estaba en el mismo patio. La función de los ejércitos latinoamericanos debía pasar de “defensa del hemisferio”, a la de “seguridad interna”, pues había que evitar nuevas Cubas

Para ello el gobierno de John F. Kennedy impuso la Doctrina de Seguridad Nacional (DSN). Esta englobaba toda una variante de metodologías contrainsurgentes para acabar con el “enemigo interno”. Y que “en dependencia de la imagen que se le quiera explotar se puede denominar ‘bandolero’, ‘subversivo’, ‘guerrillero’ o ‘terrorista’.” [5]

Ese “enemigo” ya era un viejo conocido en Colombia. En octubre de 1928 se dictó la Ley de Defensa Social, para impedir “la ola impetuosa y demoledora de las ideas revolucionarias y disolventes de la Rusia del Soviet.” Así se explicó el por qué de las huelgas obreras contra las petroleras estadounidenses, y el nacimiento del Partido Socialista Revolucionario, primera organización de izquierda. Ese mismo año se utilizó por primera vez la palabra “subversión”, contra una huelga de trabajadores bananeros. [6]

Como se trataba de seguridad nacional, a las Fuerzas Armadas se les fue trasladando, directa o indirectamente, el poder político, con el beneplácito de las elites económicas. Por tanto necesitaban un adiestramiento militar y político diferentes. Esto se empezó a dar de manera masiva a comienzos de 1962 en la Escuela de las Américas, centro de adoctrinamiento estadounidense instalado en la zona del canal de Panamá. Desde el primer momento los militares colombianos estuvieron entre los más numerosos. [7]

Para comienzos de los años sesenta las autodefensas campesinas del suroccidente del país, ahora lideradas por el Partido Comunista, persistían en resistir. Como parte de la DSN, por primera vez en el continente se aplicó la Acción Cívico-Militar (ACM), para lo cual viajó un equipo asesor del Fuerte Bragg, en febrero de 1962. Se pretendió mostrar a militares y policías como entes de utilidad social, que trabajaban mano a mano con el pueblo. Ganar los corazones y las mentes al comunismo era una de las estrategias de la ACM. La otra era colectar información de inteligencia. Por su dinámica, la ACM permitió a las Fuerzas Armadas ser parte de los ministerios de Agricultura, Obras Públicas, Salud y Educación.

En este mismo año de 1962, al amparo de leyes dictadas bajo estado de sitio, se entregó a las Fuerzas Armadas los problemas de “orden público”, que incluía todo tipo de protesta social. Ya no fue necesario invocar a “bandoleros” ni “guerrilleros” para justificar la intervención militar. Se seguían dando los pasos para instaurar un Estado militarizado con rostro de democracia. Sin dictaduras que dañaran la imagen.

El 27 de mayo de 1964 se inició una inmensa acción militar en contra de los campesinos “bandoleros” del suroccidente del país: la Operación Marquetalia. Ya la ACM había hecho su parte. Como otro método contrainsurgente se desarrolló la guerra sicológica. En la radio, y por todo el país, se escuchaban informaciones que creaban zozobra y rabia contra esos que estaban creando “repúblicas independientes”. Encabezados por los veteranos de Corea, y los egresados de las escuelas de Lanceros y de las Américas, 16 000 soldados cercaron una extensa región. Contaban con el asesoramiento estadounidense, y su poderoso armamento. Esa demostración de fuerza, acompañada de la histeria desinformativa, para agredir a un grupo de 52 hombres y 3 mujeres mal armado.

Jaime Guaracas, uno de los que participó en la defensa de las regiones, contó: “Ninguno de nosotros tenía experiencia militar. Ni sabíamos qué tipo de ejército íbamos a enfrentar. Había dos reservistas, pero no sabían técnicas de combate.” [8] El grupo que adaptar rápidamente la guerra de guerrillas. unidades en movimiento permanente que evitaban la confrontación, y que al atacar tenían en la sorpresa su mejor arma.

Así nació, en ese día de mayo, la organización que dos años después se empezaría a llamar Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El 4 de julio, cuando la “Operación Marquetalia” arreciaba, al nororiente del país 18 hombres emprendían la creación de otra guerrilla. Era uno de los “efectos” de la revolución cubana. En 1962 el gobierno de la Isla había concedido becas a 27 jóvenes. “Siete de ellos adquirieron formación ideológica y militar. Regresaron al país para crear al Ejército de Liberación Nacional (ELN). No actuaron como las autodefensas campesinas, que se dedicaban a defender una zona.” [9] Esto se demostró el 7 de enero de 1965, cuando se tomó la población de Simacota y anunció que su lucha sería por la toma del poder. Los campesinos empezaron a engrosar sus filas, pero también sacerdotes y monjas, inspirados en la Teología de la Liberación.

El ELN trató de no caer en la pugna ideológica chino-soviética que vivía la casi totalidad de izquierda en el mundo. Confrontación que se dio al interior del Partido Comunista colombiano. Unos de sus cuadros rompieron y empezaron a crear el Partido Comunista de Colombia, Marxista-Leninista. Eran los pro-chinos o maoístas. También fue en 1964. Tres años después formarían al Ejército Popular de Liberación (EPL). Se alejaron de la autodefensa ya que pretendían la toma del poder.

Por estas fechas se cumplen 50 años de la formación de esas organizaciones revolucionarias: hoy están presentes por todo el país, principalmente las FARC y el ELN. Al iniciarse la Operación Marquetalia, el presidente Guillermo León Valencia aseguró lo que todos sus sucesores, sin excepción, repetirían: “Mucho antes de que termine mi gobierno el país estará totalmente pacificado.” [10]

La única realidad es que las condiciones objetivas que llevaron al nacimiento de estas guerrillas, tanto sociales, económicas, políticas como de represión, se han incrementado. Mientras que Washington decide hoy más que nunca en la vida de los colombianos, sin dejar de atizar la guerra.

Y lo inverosímil: el 2 de septiembre de 1958, unos campesinos guerrilleros, liberales y comunistas, le hacían llegar una carta al presidente Alberto Lleras Camargo: “La lucha armada no nos interesa, y estamos dispuestos a colaborar por todas las vías a nuestro alcance en la empresa pacificadora que decidió llevar este gobierno.” Entre los firmantes estaba Manuel Marulanda Vélez, quien sería el jefe máximo de las FARC.


1.    Germán Guzmán Campos; Orlando Fals Borda; Eduardo Umaña Luna: La Violencia en Colombia. Estudio de un proceso social, tomo 1. Ed. Círculo de Lectores, Bogotá, 1988.

2.    Elsa Blair Trujillo: Las Fuerzas Armadas. Una mirada civil. Ed. Cinep, Bogotá, 1993.

3.    Eduardo Franco Isaza, Las Guerrilleras del Llano, Ed. Circulo de Lectores, Bogotá, 1986.

4.    José Joaquín Matallana, en Olga Behar: Las Guerras de la Paz, Ed. Planeta. Bogotá, 1985.

5.    “La Guerra Total”. Ponencia de Deborah Barry, Raúl Vergara y Rodolfo Castro. Universidad de California del Sur. Febrero de 1986.

6.    Memorias del Ministerio de Guerra, Ignacio Rengifo, 1927. Citado en Renán Vega Cantor: Colombia entre la Democracia y el Imperio. Editorial El Búho, Bogotá, 1989.

7.    De 1949 a 1996 se graduaron cerca de 10 000 oficiales y suboficiales en los centros de guerra irregular estadounidenses.

8.    Entrevista del autor a Jaime Guaracas, uno de los fundadores de las FARC. Marzo 2009.

9.    Entrevista del autor a Ramiro Vargas, miembro del Comando Central del ELN. Septiembre de 1998.

10.    El Tiempo, Bogotá, 8 de mayo de 1964.

Be the first to comment

Deja un comentario