diciembre 1, 2020

Los logros positivos de la economía boliviana

A mediados del presente mes de mayo la economía boliviana fue alagada por parte de dos prestigiosas instituciones internacionales. La calificadora internacional de riesgo estadounidense Standard & Poor’s Ratings Servi ces (S&P), después de examinar los datos macroeconómicos que fueron obteniendo de las instancias que definen la política económica y de criterios de instancias privadas, ha elevado la calificación de riesgo país de Bolivia, incrementando la misma de BB- a BB, después de que el pasado año 2012 esta calificación también había sido modificada para arriba.

Por otro lado, la Fundación Getulio Vargas, prestigioso el centro de estudios económicos, el más importante del Brasil, sostuvo que, en su última versión del Índice de Clima Económico (ICE) para América Latina, Bolivia habría desplazado a Paraguay en la evaluación de país latinoamericano más atractivo para las inversiones.

Estos dos pronunciamientos internacionales no fueron los únicos que se manifestaron, el 13 de mayo la prensa destaca en sus titulares que el FMI, a través de su informe, resaltó los avance de la economía boliviana en materia de transparencia de la política fiscal. El 22 de mayo la ONU prevé que este año Bolivia, Perú y Colombia, tendrán una senda de crecimiento más sólida, en relación a los demás países de la región Latinoamérica y el Caribe.

Ilustrando el primer aspecto, la subida en la calificación a la economía boliviana por parte de la calificadora internacional de riesgo estadounidense Standard & Poor’s Ratings Servi ces (S&P).

El gráfico (ver gráfico en PDF adjunto en este enlace: https://www.la-epoca.com.bo/portada/1401737121/digital/#/23/zoomed) muestra las escalas por la que se tuvo que pasar para llegar hasta el nivel BB

Este nivel se encuentra un paso de lograr la calificación que nos permitiría estar en Grado de Inversión, lo cual significaría un aumento en la confianza internacional para captar de manera más exenta financiamientos en términos de mercados financieros, aspecto que ya incursionamos de manera exitosa en el 2012 cuando se emitieron los bonos soberanos. La tabla (ver tabla en PDF adjunto en este enlace: https://www.la-epoca.com.bo/portada/1401737121/digital/#/23/zoomed) nos muestra a los países de la región que tienen grado de inversión y entre ellos Bolivia está a un paso de estar en igual situación.

La pregunta es: ¿Qué aspectos de la economía boliviana permitieron que esta calificadora suba la calificación de riesgo país? Entre los aspectos más importantes y de materia estrictamente económica se cita los siguientes:


•    Crecimiento económico sostenido

•    Permanentes superávit fiscales y de cuenta corriente

•    Disminución de la deuda pública

•    Posición de inversión internacional acreedora

•    Nivel récord de reservas internacionales

•    Creciente estabilidad económica


Entre los indicadores que se toman en cuenta también están los de estabilidad política y social, aspectos a los cuales no coadyuvan ciertos grupos marginales que hacen berrinche de todo y de nada.

El Clima de Negocios coloca en primer lugar a Bolivia

Este es otro de los aspectos positivos en el pronunciamiento de un organismo internacional de investigación, “La Fundación Getulio Vargas”, muy reconocida y prestigiosa por el nivel y la imparcialidad de sus análisis y producciones académicas. La opinión de esta institución, está referida al clima de negocios y el alcance que habría obtenido la economía boliviana en relación a este aspecto. Destacan los comentarios y titulares de la prensa que:


“Bolivia desplazó a Paraguay del primer lugar en el ranking sobre clima de negocios en América Latina, según el índice divulgado hoy por la Fundación Getulio Vargas de Brasil.

De acuerdo al estudio trimestral, Bolivia, cuyo indicador de clima para los negocios avanzó desde 124 puntos en enero hasta 140 puntos en abril, desplazó como el país con mejor clima a Paraguay, cuyo indicador cayó desde 140 hasta 130 puntos.

Colombia se mantuvo en el segundo lugar, pese a bajar de 138 a 137 puntos, y Perú en el tercero, con una subida de 132 a 134.

Paraguay cayó hasta el cuarto puesto; y la caída de Ecuador (100), México (98), Chile (95), Argentina (75), Brasil (71) y Venezuela (20) a la zona considerada como desfavorable.

A nivel regional, el Índice de Clima Económico (ICE) para América Latina descendió desde 95 puntos en enero hasta 90 puntos en abril, casi el mismo nivel en que estaba en octubre de 2013 (88 puntos) tras la ligera recuperación que había registrado en enero”.
 (La Paz 14/05/2014, ERBOL).

Los comentarios y voces a contracorriente

No faltaron las contradicciones y las voces disonantes y descontentas frente a esta realidad. Los opinadores de la economía, los analistas económicos de nuestro medio y, lamentable algunos representantes o voceros de la empresa privada nacional, no están contentos con que la opinión internacional, sobre la economía boliviana, sea positiva y reconozca los logros que se han conseguido en los últimos ocho años.

Se puede entender, estas posiciones negativas de aquellos opinadores que habiendo pasado por las funciones públicas, como operadores importantes del modelo anterior, ahora se sientan frustrados por no haber logrado durante su larga gestión (veinte años, desde 1985 hasta el 2005), los mismos o parecidos resultados económicos que los actuales. Pero: ¿Quién les obligó a someterse a las recomendaciones neoliberales de sus asesores internacionales? ¿Por qué adoptaron posiciones ideológicas anti-estado? Estas y muchas interrogantes que deberían constituirse en preguntas problematizadoras para evaluar su paso por la administración del Estado.

Lo que cuesta entender son las opiniones de nuestra empresa privada nacional. A través de sus voceros se publicaron las siguientes opiniones:


•    “Privados ven declinación de la “bonanza” económica boliviana.- El empresariado cruceño plantea el fortalecimiento de la base productiva del país ante el debilitamiento de los precios de los productos básicos “commodities” en el mercado internacional”. (El Diario, 16 de mayo).

•    CNC alerta sobre el fin de bonanza económica.- Existe el riesgo de que la caída de los precios de los minerales y la reducción del crecimiento de China causen el final de la bonanza económica boliviana, que afectaría al sector de la minería y a la caída de los ingresos de divisas al país, advirtió el miércoles el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Fernando Cáceres. (La Razón, 15 de mayo).

•    Empresarios vaticinan que bonanza económica del país está en descenso, Empresarios hablan de la bonanza.- Entre enero y marzo de este año, las exportaciones alcanzaron $us 3.121 millones que representa un crecimiento del 2,56% con relación a similar periodo en 2013 que se situó en $us 3.043 millones, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Las ventas de minerales registraron una caída en los primeros tres meses de 5,08%. (Opinión, mayo 15).


¿Qué está ocurriendo, en el caso del empresariado nacional? ¿Por qué esas posiciones en base a información de corto plazo? ¿Qué tipo de asesoramiento económico tienen a su alcance? ¿Acaso carecen de asesores y analistas económicos en su personal? ¿Por qué ese pesimismo tan deprimente? Da la impresión de una incapacidad para aprovechar el momento por el que estamos atravesando y lo poco que este sector de la economía está aportando a estos logros. Creo que es correcto la ausencia del “espíritu agresivo” que caracterizaba a los empresarios el economista ingles Keynes. Este economista afirmaba que: dadas las condiciones económicas favorables en un país, estas provocarían la naturaleza agresiva del sector empresarial para que inviertan y coadyuven a l crecimiento y potenciamiento de sus economías.

Nuestros empresarios privados carecen de ese espíritu agresivo que caracterizó a los empresarios de las economías desarrolladas. Y, ¿Qué de los agentes de la economía social comunitaria? Nos interesa conocer sus opiniones y propuestas.



*    Docente Investigador Titular de la UMSA, economista crítico, miembro de la “Red Nacional de Economía Crítica”

Be the first to comment

Deja un comentario