noviembre 28, 2020

La oposición y sus vericuetos

por: Raul García

El campo político presenta un orden claro: en una posición de izquierda indígena está el MAS y el Presidente EVO Morales, en una centro derecha social demócrata el MSM, en una posición conservadora de derecha, UN y en una derecha eufórica, Costas. En este escenario inicial se desplegaron las voluntades de construir el “frente único”, unos por añoranzas del poder desplazado, otros por mandato explícito de intereses geopolíticos.

Todo comenzó con el análisis de la embajada norteamericana y las “sugerencias” a los dirigentes y operadores políticos opositores: un único frente opositor que concentre el voto anti-masista y permita convocar a las indecisas clases medias urbanas (modelo aplicado en Venezuela), condición para evitar que el Presidente Evo reedite los dos tercios en la Asamblea Plurinacional; Construir los escenarios que permitan provocar la suficiente desconfianza en el Presidente con respecto al Vicepresidente de modo que se logre la ruptura del binomio EVO-ALVARO en la candidatura oficial, condición para pensar en un escenario electoral de una segunda vuelta.

Ambos esquemas se los comenzó a trabajar meses atrás. Los más mediáticos fueron sin duda los intentos por descalificar al Vicepresidente ante el Presidente, pero no menos laboriosos fueron los intentos del frente único; el campo político presentaba un escenario un tanto complejo, pero a pesar de los operadores políticos del norte, no se repetía el escenario simple del 2009.

La construcción hegemónica del Estado Plurinacional logró seducir a vastos sectores sociales antes enfrentados visceralmente al proceso de cambio. Desde 2011, la aprobación del Presidente y la gestión gubernamental en departamentos como Santa Cruz, Pando, Tarija y aun Beni, es una constante; el escenario político no hace más que ratificar el carácter hegemónico del proceso en todo el territorio Plurinacional. Entonces las notas que configuran el campo político fueron trastocadas en varios de sus elementos, ya no existen “territorios adversos” incondicionalmente adscritos al discurso culiblancoide; tampoco existen estratos sociales anti “indígena-campesinos” subordinados a las élites desplazadas. Estamos en un escenario que se articula, si bien con gran parte de un discurso remozado de las viejas elites, también intentando reapropiar y re-significar valores democráticos y del cambio.

El campo político presenta un orden claro: en una posición de izquierda indígena está el MAS y el Presidente EVO Morales, en una centro derecha social demócrata el MSM, en una posición conservadora de derecha, UN y en una derecha eufórica, Costas. En este escenario inicial se desplegaron las voluntades de construir el “frente único”, unos por añoranzas del poder desplazado, otros por mandato explícito de intereses geopolíticos. Todos proponían al resto la unidad requerida en dos puntales discursivos: “la unidad en torno mío” y los demás que no son yo fueron calificados de: “filomasista, derechista, regionalista, neoliberal, caballo de troya masista”, etc. (como lo reclama con pesar don Carlos Toranzo).

Contra todo sentido común, el MSM apostó a cruzar charcos de tinta y en una fuerte apuesta por las tendencias de derecha anidadas en su interior, hizo todo lo posible por emparentar políticamente con el MDS de Costas (hijo putativo de ADN y del ex–presidente Hugo Banzer). El otrora separatista resultó, en el discurso del MSM; siendo ejemplo democrático, excelente gestor, patriota querendón profundo de occidente y de sus habitantes collas, etc.; no sólo eran sus virtudes personales sino la profunda “coincidencia programática” lo que los acercaba. Detrás del accionar de don Juan sólo existía un sentido de oportunidad profundamente pragmático, al mejor estilo Mirista con Jaime: sabía que don Rubén Costas había decidido no ir de candidato, pues como él mismo lo dijo, “no se le puede ganar al colla y la gobernación es cosa más segura”, de modo que, en buen romance, la alianza MSM – MDS se constituía bajo la candidatura Juan a la Presidencia, por ello tanto elogio, tanta lisonja; cuando sentía que toda la lisonja se escurría por entre los dedos, estuvo dispuesto a ofrecer la propia candidatura presidencial al casi pariente político Don Rubén. Para Juan la angurria personal no fue barata, varios de sus conmilitones de forma explícita o más delicada manifestaron su molestia con esta fuerte raíz Jaimista en la construcción de alianzas con las expresiones más reaccionarias del concierto político. Incluso su misma última adquisición, doña Rebeca, minutos después de su presentación en sociedad, propuso discutir el tema de la alianza. Los que decidieron que no había nada que discutir -pues una alianza con Costas los mostraría muy grotescamente en tanto que siempre quisieron mostrarte más a la izquierda del MAS- fueron el grupo “toromono-chaparina” que, con horas de diferencia, terminaron apoyando la proclamación de Fernando Vargas por el Partido Verde de Bolivia, partido que proclamó a inicios de 2013 al ex presidente Jorge Quiroga y cuyo alto dirigente es el señor Gamal Serhan (ex constituyente de PODEMOS), constituido desde Greenpeace y las ONGs verdes. Allá fueron a dar los “izquierdistas” verdes que rondaron con delicadeza la plaza Abaroa, pero MDS fue demasiada dosis para tanta “radicalidad”.

El Frente Amplio, que se postuló como núcleo de unidad en la egida Doria Medina-UN, trabajó el imaginario de adhesión de los disidentes masistas de vieja y nueva data: doña Loyola, el señor Quiroga y otros menos ilustres fueron a codirigir el proceso de unidad anti-masista. Es difícil saber si pecaron de incautos, pero sin duda cuando menos un par de meses sí se creyeron mando intelectual del esfuerzo y cubrieron de alabanza virtuosa y lisonja a don Samuel, su pasado neoliberal, su apoteósica venta de una empresa estatal por día, los créditos chinos empleados en aguinaldos, la adquisición familiar de algunas de las empresas estatales, la adquisición de cientos de miles de dólares preferenciales para buenos negocios, etc.; todo ello era pretérito pluscuamperfecto indefinido y don Samuel devenía en emblema progresista, digno de dirigir a la intelectualidad revolucionaria. La realidad, que muchas veces es perversa, no tardó en demostrar la máxima de don Max Fernández: en algunos partidos hay dueños no sólo de la sigla sino hasta de los ceniceros. Luego de unos meses de pasteo, los tiempos exigían acciones en el cumplimiento de mandatos: hace un par de semanas, don Leopoldo Fernández (principal responsable de la masacre en el Porvenir-Pando) compone la alianza, se evidencia que no existe la personería jurídica del frente amplio y el encargo, vía un medio de comunicación, de la encuesta nacional urbana ya tiene resultados. Sin tiempo en la bolsa, se aceleran las negociaciones con el MDS, que ya estaba a punto de pactar con don Juan.

La encuesta es la clave del análisis: 2250 muestras (numero convincente), con un rango de error del +- 2%, casi 30 localidades, etc., aprobación del Presidente mayor al 70%, del 56 al 87 % en los distintos departamentos, la economía país y la familiar viento en popa; la intención del voto es el nodo gordiano, con un 18 % que NS/NR, entre EVO y un único opositor la victoria oficialista es muy corta, en el altiplano y Santa Cruz la victoria oficialista es contundente; en el disgregado con candidatos opositores concretos, la encuesta cumple su cometido, muestra a un Samuel con más de 22 %, al Rubén con un poco mas de 9 % y Juan no llega a 5 %. Es decir, que sumados están a poco menos de 10 % de EVO-MAS. Las cartas estaban en la mesa, los números mostraban que la única adecuada unidad era UN-MDS; pero todas las riñas y rencores entre logias, las acusaciones y contra acusaciones entre los ex financiadores de “la Torre” y algunos juegos de guerra, sobre lealtades, juicios, fugas y traiciones debían ser negociadas en aras del mandato aunque los sacrificios que ello implique sean demasiados duros. Se acuerda 90 % de la bancada en el Beni, Santa Cruz y Tarija para MDS; en contraparte, en La Paz, Oruro y Potosí, el mismo tratamiento para UN; en Pando, Cochabamba y Chuquisaca se comparte con reglas más flexibles. El análisis y la propuesta son convincentes, don Rubén deja a don Juan en la puerta del altar y apuesta a la reedición siglo XXI del “Acuerdo Patriótico” de don Jaime Paz, cuando don Samuel fue ministro de planeamiento.

Lo que no sabe don Rubén es que, para convencerlo de abandonar a don Juan, hubo que cargar las tintas en la encuesta. Las variaciones no generan inconsistencias pero fuerzan las luces artificiales en la foto. La distribución de muestras no empatan con el peso del padrón electoral; departamentos como Beni y Pando están fuertemente sobre representados y el eje central lo propio; la elección de ciudades intermedias ni es aleatoria ni menos representativa, ello es más evidente en unos casos que en otros; dos pequeños factores que acomodan la foto. En fácil y rapidito, si en este escenario de muestreo se empata la muestra con el peso del padrón 2009, se tiene: NO es cierto que sea 3,13% la ventaja del MAS sobre la OPOSICION en general, sino 7,32%; la distancia entre la suma aritmética UN-MDS versus MAS no es de 9,70%, como hicieron creer, sino de 14,05%. Una pequeña mentirijilla, señor Costas, no se extrañe que las siguientes encuestas urbanas no puedan ver el tan ansiado 30% adornando la unidad. No sé si le dijeron, pero si una encuesta trabaja lo rural, no se extrañe de ver cual oferta de boutique 2 a 1.

La campaña está lanzada. Se reporta 7 partidos inscritos, sólo uno es oficialista, los otros 6 oposición. Los Verdes de Bolivia ya no van con Tuto sino con Vargas y el grupo “chaparina”; don Juan va solo, acompañado de doña Rebeca; el PDC y el NAP posiblemente negocien un par de curules con quien a bien los quiera; y para cerrar el esquema opositor, resultado de una laboriosidad empeñosa, los Pichones Neoliberales reconstituyen el Acuerdo Patriótico versión siglo XXI en un retorno cíclico a sus raíces ideológicas y clasistas. Con cuánta razón decía Carlos Marx: “La historia se repite dos veces, la primera como tragedia, la segunda como farsa”.

Be the first to comment

Deja un comentario