noviembre 25, 2020

Triunfó la Paz en América Latina

El 15 de junio pasado -al mismo tiempo que dos tercios de los países de las Naciones Unidas aprobaban una declaración para trabajar por un nuevo orden internacional para Vivir Bien en la ciudad de Santa Cruz, en la cumbre del G77+China, en Colombia Oscar Iván Zuluaga, el candidato del ultraderechista Álvaro Uribe, caía estrepitosamente derrotado en la segunda vuelta.

Es verdad que en términos concretos José Manuel Santos, de haberse colocado segundo en la primera vuelta de semanas antes, se levantó ganador de las elecciones generales en ese país, con lo que ha salido reelecto para un segundo mandato.

Sin embargo, lo que a triunfado es la paz, acechada por la lógica guerrerista del ex presidente colombiano que no solo mantiene su respaldo a algunos grupos paramilitares en su país, sino que además estimula acciones de ese tipo contra la revolución venezolana.

Por eso, no es una exageración afirmar que la paz fue la que salió victoriosa en una triple dimensión: en primer lugar, se alejó el riesgo de la destrucción de la Unión de Naciones del Sur (UNASUR), organismo que desde su corta fundación ha jugado un papel fundamental en la defensa de gobiernos de izquierda y progresistas amenazados por golpes de Estado. En segundo lugar, porque también se aminora el uso del territorio colombiano como base militar para las agresiones contra la revolución bolivariana, como ocurrió en la década de los 80 y 90 con Honduras contra Nicaragua. Tercero, disminuye el peligro de clausurar los diálogos de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla.

Nada está seguro, en un momento de contraofensiva de los Estados Unidos en el mundo y obviamente en América Latina, pero el presidente Juan Manuel Santos le debe mucho a más de un millón de colombianos que votaron por él en la segunda vuelta. No votaron por sus políticas neoliberales y su apuesta por la Alianza Pacífico, sino para impedir que la región arda en llamas.

Be the first to comment

Deja un comentario