diciembre 1, 2020

¿Quién es y qué quiere la “derecha”?

Los veinte años del ajuste estructural han sido sobre todo años de un proceso de despolitización de la sociedad. Primero se destruyó la columna vertebral del proletariado boliviano, luego se trató de acabar con los cocaleros, se dividió la CSUTCB, las universidades se “adaptaron” al momento neoliberal y realizaron una reforma universitaria convirtiéndola en “incolora”.

En el campo político, se puso de moda el tema del “fin de las ideologías” y desde entonces, todos los neoliberales han mantenido un discurso lleno de eufemismos, cuyo objetivo es vaciar de política, la vida política de las personas. Se produjo una especie de enajenación de una parte vital de la vida en sociedad: La capacidad de decidir.

Los neoliberales formaron un “club de caballeros” los que no entraban en esa componenda eran denominados “asistémicos”, incluso la impunidad que tenían los llevó a expulsar de la Cámara de Diputados a un “molestoso”.

La buena izquierda dejó muchos militantes en el camino, Cesar Lora, Domitila Chungara, Marcelo Quiroga Santa Cruz, los muertos de la masacre de San Juan, de la quebrada del Yuro, de Nancahuazú, y Teoponte. Las ideas y ejemplo siguen vigentes y se funden con las ideas del Suma Q’amaña.

Hoy, un candidato repite el viejo discurso neoliberal del “fin de las ideologías”, piensa que lo renovador y alternativo es decir: “Ya no existe la derecha ni la izquierda”, por supuesto ya no existe para Doria Medina que, militando en un partido “de izquierda”, trabajó para la derecha, en esa medida es consecuente con lo que dice este candidato.

Pero en el proceso político boliviano queda muy claro que lo que se denomina “derecha” está ligado a la política neoliberal-capitalista, es un resabio colonial que pretende mantenerse vigente, asumiendo un discurso democrático.

Hace mucho tiempo, en tiempos neoliberales, hubo otro candidato que tenía el mismo discurso y daba como explicación que eso de izquierda derecha era producto de la Revolución Francesa y fue porque unos se sentaron en la derecha y otros a la izquierda; una explicación para niños de escuela.

Un político neoliberal serio tiene que saber por lo menos el abc de las doctrinas políticas, de lo contrario es un improvisado. En cambio un dirigente campesino, por su experiencia de vida sabe exactamente en qué lado está y su conocimiento de la teoría política lo aprendió en sus luchas contra el neoliberalismo y el colonialismo, sabe quiénes son los que se adueñaron del país.

Gracias a los movimientos sociales y en especial a los movimientos de indígenas y campesinos la sociedad boliviana se re politizó y este fenómeno ha servido incluso para que los viejos políticos jueguen a la democracia y a ser “alternativos”. ¿Acaso no es una paradoja que incitadores al odio y al enfrentamiento entre bolivianos sean hoy una alternativa creíble?

Saben de sus posibilidades por eso no se juntaron para ser una sola alternativa, apuestan a lo seguro en las regiones, ahí la torta es pequeña, por eso se libraron de “su izquierda”. La estrategia es de manual: llegamos al parlamento y allí nos juntamos, como siempre.

Sabemos dónde está la derecha colonial, eso es lo importante, los lobos pueden seguir tapados con piel de cordero, pero sus colmillos se ven donde sea y son inconfundibles.


* Camilo Katari, es escritor e historiador potosino

Be the first to comment

Deja un comentario