noviembre 24, 2020

Recordando 114 años de la muerte de Nietzsche

Nietzsche fue fundamental en la historia de la filosofía. Podríamos decir que fue una presencia explosiva en la disciplina que para muchos era la búsqueda de la verdad. Con Nietzsche no sólo Dios moría, sino consigo toda la tradición filosófica platónica de occidente quedaba herida de muerte, así Heidegger crea que no.

Un 25 de agosto de 1900 fallecía Nietzsche. Si bien el 3 de enero de 1889 sufrió un colapso mental cuando se apresuraba entre la gente a abrazar a un caballo que era castigado por el cochero, Nietzsche se quedó abrazado al caballo y abrazado a la locura. Desde 1897 Nietzsche fue cuidado por su hermana Elisabeth y a la vez con la excusa de su cuidado fue aislado y por ello hoy es un gran misterio las causas por las cuales murió Nietzsche. Neumonía, sífilis, cáncer de cerebro, son algunas de las causas que se especulan. He visto incluso algunos ensayos de médicos que tratan de buscar un diagnóstico a partir de los datos que tienen.

Nietzsche fue fundamental en la historia de la filosofía. Podríamos decir que fue una presencia explosiva en la disciplina que para muchos era la búsqueda de la verdad. Con Nietzsche no sólo Dios moría, sino consigo toda la tradición filosófica platónica de occidente quedaba herida de muerte, así Heidegger crea que no.

Sus herederos intelectuales fueron los filósofos más impresionantes del siglo XX.

Como señala Derrida el primer heredero es el lector. No sólo porque el testamento ha sido siempre un escrito, sino porque la herencia es sólo la que llega al heredero. La cuestión de la herencia es siempre una pregunta al heredero. Y los herederos de Nietzsche no la tuvieron ni la tienen fácil, pues su legado no es una carga sencilla, mucho menos después del nazismo y de todo el intento de asociar a Nietzsche como un filósofo nazi.

Sus herederos son de lo más variado, desde Heidegger hasta Zizek, pasando por Foucault.

Los herederos

Heidegger que desde 1936 lee críticamente a Nietzsche, la influencia de este último es central a momento de comprender los conceptos de nihilismo, sin embargo para Heidegger Nietzsche era uno de los últimos filósofos platónicos. El primer Heidegger de Ser y Tiempo, dará pasó a un segundo Heidegger después de la lectura de Nietzsche.

Sartre escribió sobre Nietzsche en un estudio de los años 40. Lamentablemente el texto está perdido. Sin embargo pese a que no hay un texto dedicado a Nietzsche, como si los hay en el caso de otros filósofos, el nihilismo y la muerte de Dios es central y transversal en la comprensión de la obra de Sartre. Desde “La Nausea” hasta el texto breve “el existencialismo es un humanismo” Sartre transpira a Nietzsche muy claramente.

Pierre Klossowski, uno de los más conocidos intérpretes de Sade y Nietzsche. Su texto “Nietzsche y el círculo vicioso” es una de las exposiciones más radicales de la filosofía de Nietzsche. Para Klossowski toda identidad es simulada, toda identidad es una máscara. Es famosa la frase de Klossowski que da paso a la hermenéutica de la interpretación contemporánea:

“El mundo se convierte en fábula, el mundo como tal es sólo fábula: pero fábula designa algo que se narra y que sólo existe en la narración; el mundo es algo que se narra, un acontecimiento narrado y por lo tanto una interpretación: la religión, el arte, la ciencia, la historia, todo esto son diversas interpretaciones del mundo o más bien variantes de la fábula”

Michel Foucault hizo un giro completo en su filosofía después de la lectura crítica a Nietzsche y a Heidegger. En 1969 publicó “Nietzsche, la genealogía y la historia” y desde 1971 dedicó su cátedra en el College de France a explorar la genealogía nietzscheana a las distintas instituciones de control, desde los psiquiátricos hasta la cárceles, desde el Derecho y el Estado hasta la medicina.

Michael Onfray se declara como uno de los últimos filósofos nietzscheanos. El tratado de ateología de Onfray se levanta como uno de los homenajes al pensamiento nihilista de Nietzsche. Para Onfray ser nietzscheano es seguirse a si mismo, no seguir a otros, mucho menos a Nietzsche.

Hay muchos otros herederos. Como dice Derrida: que los herederos hablen, no los nombremos como si fuéramos y ellos fueran testaferros. Estos últimos años se presentan en el mundo académico y editorial muchos herederos de Nietzsche. A mi me parece que desde el colectivo francés Tiqqun, pasando por el filósofo de moda Zizek o por el coreano de moda Byung Chul Han, Nietzsche está presente en la formulación de todas las ideas del pensamiento contemporáneo.

“Dios ha muerto”, si bien una frase que pertenece a Hegel, ha sido el meme de Nietzsche todos estos años, al punto de ser parte de la cultura popular.

Que valga este pasado 25 de agosto como un homenaje a los 114 años de la muerte de este filósofo, y que el festejo sea una despersonalización masiva en su honor, en busca de evitar certezas como un buen síntoma de que seguimos pensando.

Be the first to comment

Deja un comentario