noviembre 25, 2020

Tuto y Samuel: voceros de la Estrategia Agresora de los EE.UU.

¿Qué hace los Estados Unidos cuando ha decidido bloquear, invadir o congelar internacionalmente a un país? ¿Cuáles son las acciones previas a la solicitud de tomar medidas contra la soberanía de los que no son sus aliados incondicionales? Esas son preguntas problematizadoras para entender las acciones que realiza el imperialismo norteamericano cuando se propone extender y fortalecer su dominio hegemónico que, en las últimas décadas, se va debilitando. Aún a sabiendas de que la crisis imperialista es un hecho, sus mandatarios siguen insistiendo en sus estrategias, ya obsoletas y por demás conocidas. Consideremos algunas de sus mecanismos de dominación más utilizadas:

Con gobiernos voluntariamente sometidos

Utilizando organismos internacionales como el FMI, BM, OEA, etc. imponen reformas económicas y posiciones políticas a favor de su propio fortalecimiento. Lo hizo en tiempos neoliberales cuando impuso en nuestras economías las privatizaciones, capitalizaciones y cambios en la estructura jurídica que aseguren permanencias estructurales para continuar el proceso de saqueo de recursos naturales y la apertura de nuestras economías a la inversión extranjera transnacional. En lo político asegura los votos, en foros internacionales, para imponer medidas que se han decidido por sus cúpulas dominantes, por ejemplo, las solicitudes de bloqueo económico a países que no se someten a sus designios. Estos bloqueos se dan inicialmente con sanciones que tienen que ver con prohibiciones en dotación de alimentos, medicamentos y otros insumos necesarios y básicos para la subsistencia de la población bloqueada, ejemplo: el bloqueo a Cuba y el que empezó con Rusia.

Gobiernos que se prestan sumisamente a estas medidas los tuvimos en Bolivia durante la época neoliberal: Víctor Paz, Jaime Paz, Hugo Banzer, Jorge Quiroga; son personificaciones de ese estilo de sometimiento. Todos ellos con supuestas ideologías nacionalistas, fueron gobiernos lacayos del imperialismo norteamericano.

Con gobiernos con dignidad nacional

En estos casos, cuando el imperio se topa con gobiernos que, por dignidad nacional, no se someten a sus caprichos dominantes, la clase política norteamericana utiliza campañas de calumnia, difamación, falsas acusaciones, a los gobiernos que no están dispuestos a apoyarles en foros internacionales o en la ejecución de políticas que se recomiendan a través de las instituciones financieras internacionales. Estas difamaciones tiene que ver con calificativos como: comunistas, terroristas, narcotraficantes, irrespetuosos de los derechos humanos, productores de armamento nuclear, etc.

Dichas acusaciones las realizan en directa intromisión, utilizando los medios o, a través de lacayos que han formado previamente en sus institutos militares o en instituciones académicas. Un ejemplo clarísimo de ello son los dictadores que pasaron por la Escuela militar de Panamá, donde les lavaron el cerebro con la famosa doctrina de seguridad nacional. Todos los dictadores en Bolivia desde la década de los 60´s tuvieron ese lavado cerebral. En relación a lavados cerebrales en instituciones académicas o instituciones internacionales de su dominio, ejemplos de este último caso, en nuestros tiempos, los tenemos a Capriles de Venezuela, Tuto Quiroga de Bolivia y todos los profesionistas que estuvieron vinculados a neoliberalismo mestizo nacional y regional.

Es en ese sentido que debemos entender el discurso lacayesco del candidato Jorge Quiroga y Doria Medina en estos tiempos de campaña electoral. Analicemos estos dos aspectos de esta caracterización:

• Tuto Quiroga, acusa al país de ser “país de narcotraficantes”, esta ofensa a los bolivianos y bolivianas proviene de los sectores más reaccionarios del imperio norteamericano, Tuto es vocero de ellos. Acusaciones sin pruebas ni fundamentos válidos, es pura campaña sucia para hacernos quedar muy mal en el contexto internacional.

• Tuto Quiroga propone que Bolivia solicite adhesión a la Alianza del Pacífico. Esta instancia de mera alianza comercial, es el proyecto que surge desde los Estados Unidos; primero para romper los proyectos de integración económica, no solo comercial, que están emprendiendo los países de la regios de Latinoamérica y el Caribe y segundo, frente al fracasado proyecto ALCA, los norteamericanos han decidido imponer su proyectos comenzando con gobiernos afines a su pensamiento y doctrina económicas. Ese es el objetivo estratégico de la Alianza del Pacífico. El candidato Quiroga, con el cinismo que le caracteriza, cree que los bolivianos somos idiotas y que no nos damos cuenta de su comportamiento de lacayo del imperialismo.

Surge la interrogante siguiente ¿Por qué el imperio se ensaña con un país como Bolivia? La respuesta es lógica y simple: “El gobierno boliviano ha emprendido un proyecto político que va a contracorriente del podrido sistema capitalista, convirtiéndose en el polo opuesto al imperialismo en decadencia, Bolivia es el David bíblico que vence al Goliat imperialista”.

Lamentablemente el imperio tiene lacayos como Tuto Quiroga y/o SamuelVito Corleoni (Samuel Doria Medina) que son utilizados para revertir el proceso de liberación de nuestros pueblos. A estos serviles del imperio y sus amos les molesta que Bolivia sea el centro de atención del mundo y de sus organizaciones sociales antisistema, que exclaman a gritos: “otro mundo es posible”.

Be the first to comment

Deja un comentario