diciembre 3, 2020

Dos visiones distintas de la política exterior

No cabe duda que Cuba y Estados Unidos tienen dos enfoques distintos de la Política Exterior. El primero, a pesar del criminal bloqueo de la que es víctima de parte del segundo, es un actor fundamental en difundir y practicar la cultura de la vida. El segundo, sumido cada vez más en una crisis de hegemonía, pretende mantener su dominación en base al desarrollo de la cultura de la muerte.

La última semana se ha encargado de verificar todo lo anteriormente señalado. Por un lado, el gobierno socialista –el primero en América Latina desde 1959- ha dado a conocer que una misión de 165 médicos especialistas se están dirigiendo a Sierra Leona, en África, para ayudar en la campaña epidemiológica contra la epidemia del ébola. Esta posición no es nueva y mucho tiene que ver con la convicción de “compartir lo que se tiene”.

Decir Cuba, es decir vida. Así se encarga de confirmar la presencia de miles de médicos cubanos en varias partes del mundo, donde con conocimiento y la convicción de que patria es humanidad, lo que han hecho es atender a millones de pacientes y salvar miles de vidas.

En otro carril radicalmente distinto y opuesto corre la política exterior estadounidense que a través del presidente Barak Obama ha anunciado la activación de medidas militares contra Irak y Siria con el pretexto de la lucha contra el Estado Islámico de los yijadistas. Es decir, en ocasión de recordar los actos terroristas del 13 de septiembre de 2001, el presidente negro –que ha resultado peor o igual que su predecesor-, lo que se hace es utilizar el pretexto de combatir a los yijadistas para concentrar los ataques militares contra el gobierno de Siria.

Decir EEUU es decir muerte. Lo que Obama no dice y tampoco los grandes medios de comunicación, es que Estados Unidos es el organizador y financiador de los yijadistas, los hermanos gemelos de los miembros de Al Qaeda. Entonces, con el pretexto de buscar a Osama Bin Laden, invadieron Afganistán; con el argumento de buscar armas de destrucción masiva, ocuparon Irak; con el discurso de la democracia y los derechos humanos, tomaron Libia, y ahora con el pretexto de desmontar a los grupos yijadistas se disponen a invadir Siria. En síntesis, los grupos islámicos fundamentalistas son funcionales a la estrategia estadounidense.

Be the first to comment

Deja un comentario