noviembre 25, 2020

La Primavera de Praga

por: Katerin Brieger Valencia

El evento conocido como la Primavera de Praga hace referencia al movimiento que vivió Checoslovaquia durante un proceso de liberación de libertades políticas originadas a partir de las revueltas organizadas para sacar del poder a Novotny. Este suceso tuvo grandes repercusiones ideológicas, políticas y de libertad de expresión que trascendieron a la guerra fría y sentaron distintos precedentes para comprender y debatir sobre la concepción de estalinista de socialismo y las libertades de expresión y prensa.

El suceso luego conocido como la Primavera de Praga se originó con ataques al Presidente Checoslovaco Antonin Novotny, en junio de 1967, episodio a partir del cual desencadenaron distintos movimientos posteriores, revueltas y protestas de estudiantes. Novotny, quien seguía una corriente estalinista, perdió el respaldo del Partido Comunista a medida que se incrementaron las demostraciones públicas en su contra.

Las revueltas se enmarcaron en el retroceso de la revolución en Europa que surgió después de la segunda guerra mundial, cuando las políticas estalinistas, su burocracia y sus aparatos políticos, disfrazadas de socialistas, acaparaban la hegemonía política y represiva y la descargaban contra quienes se oponían a su régimen. Muchos checoslovacos, entre ellos familiares de las víctimas de las purgas estalinistas expresaron su repudio a este sistema a través de estas acciones.

En enero de 1968 Novotny fue reemplazado por Alexander Dubcek, Primer Secretario del Partido Comunista, quien intento implementar una política con un énfasis más libertario en relación a las libertades políticas, de prensa, acceso a literatura y expresión, entre otras. Todas estas reformas respondían a la idea del socialismo con rostro humano. La principal premisa de Dubcek era mantener a Checoslovaquia en el bloque soviético y evitar el retorno del capitalismo.

Cuando la propuesta reformista quiso abarcar políticas económicas sin previa consulta a Moscú, empezó una de las partes más conflictivas, que marcó luego el fin de la Primavera de Praga pues iniciaron los intentos soviéticos de intervención.

Finalmente el entusiasmo reformista no duró más de unos cuantos meses, pues, el 20 y 21 de agosto alrededor de 200000 tropas y 2000 tanques soviéticos invadieron Checoslovaquia y trasladaron a Dubcek a Moscú donde permaneció hasta la remoción de su cargo, en abril de 1969, cuando fue reemplazado por Husak. Un año más tarde, Dubcek fue expulsado del partido comunista.

Pese a la intervención soviética, la Primavera de Praga logró sacar a flote temas que estaban pendientes de solución como las asimetrías que existían entre una Moscú centralista que abarcaba todo el poder y generaba un gran aparato represivo y burocrático y su relación con los países satélite. De igual manera las clases obreras de distintas regiones de la Unión Soviética reflejaron la necesidad que existía de transformar el programa con un énfasis más relajado en temas de libertades políticas, mediáticas y de acceso a la información.

Be the first to comment

Deja un comentario