noviembre 29, 2020

Factores internos e históricos de expansión de la nacionalización de los hidrocarburos

por: Luis Gonzales G

El siglo veintiuno se implementó en Bolivia una medida decisiva para impulsar el cambio de rumbo, en cauce histórico de presente y futuro. Esta aconteció después de una larga lucha del pueblo boliviano por un gran anhelo, la recuperación de nuestros recursos naturales, que ahora se concretiza y se da cumplimiento con la Nacionalización de los Hidrocarburos el 1 de Mayo del 2006. Y hoy esa medida es el basamento de una Política Energética que ha generado la expansión de la economía y el desarrollo social.

Ahora el gas y el petróleo devuelto a manos del pueblo boliviano, constituye en un factor interno, puesto que es la causa para la obtención de mayores ingresos y el control predominante del Estado Boliviano en sus excedentes por la producción de hidrocarburos.

Factor Producción o factor precio

El Ingreso se genera del Valor del producto. El Valor tiene su esencia en el trabajo y en la producción. Marx establece que el valor “esta determinado por el quantum del trabajo gastado durante la producción… Por consiguiente, solamente determina la cantidad de Valor el quantum de trabajo, o el tiempo de trabajo necesario en una sociedad dada, para la producción de un producto” [1]. El precio es una forma de expresión del Valor. En la categoría Valor de un producto está contenido el valor del trabajo necesario (el salario del trabajador) mas el nuevo valor agregado por el trabajo adicional (plus valor creado por el trabajador).

Para el análisis consideremos una muestra. En el periodo de la Nacionalización (2006-2009) los ingresos se multiplicaron por mas de siete con respecto de uno de los periodos del neoliberalismo (2001-2004). En el mismo periodo, en la era de la nacionalización han aumentado significativamente a 7. 243 millones de dólares; de 987 millones de dólares de la etapa neoliberal [2]. El crecimiento es superior a estos niveles si incluimos hasta el presente año. Incluso se multiplican por catorce.

En la dinámica de expansión en la actividad de hidrocarburos, por una parte hay un incremento de los ingresos que se debe a una simple razón, consistente en el factor interno del aumento de la cantidad de producción de hidrocarburos, es decir, de la subida del volumen físico de producción.

Si vemos en la gestión 2012, el volumen de producción creció en un 14,9% respecto del año 2011. La producción en la gestión 2012, subió a 47,8 millones de metros cúbicos día, respecto de 41,6 millones de metros cúbicos día de la gestión 2011 [3]. Entonces no tenemos solo la influencia de un factor de precios, sino que hay una preeminencia de un factor interno de la variable de la Cantidad de producción. El nivel de Ingresos depende de la cantidad producida.

El crecimiento de la producción se debe a un incremento en si y en la instalación de nuevas plantas industriales y de tratamiento de hidrocarburos. Un ejemplo es la puesta en marcha de la Planta Separadora de Líquidos de Rio Grande el 2013, o la ampliación productiva del complejo de refinerías. Los rangos de la cantidad y los precios están definidos por el Estado Boliviano.

Enfocándonos a la definición empírica del Ingreso Total, que es la suma recibida por la venta de bienes producidos y vendidos, éste se cuantifica por la multiplicación de la cantidad de producción por el precio unitario de un bien (Ingreso = Cantidad * Precio). Se puede asumir que en la función, el Ingreso Total es la variable dependiente en relación funcional con la variable independiente de la Cantidad, expresado en: Ingreso Total = función (Cantidad). El termino cantidad es la cantidad o volumen producido, que también es igual a la cantidad vendida.

Si no consideramos o minimizamos la variable cantidad de producción, estamos incurriendo en un error de sesgar un concepto matemático económico, el cual dará lugar a criterios falsos e inconsistentes. Uno de ellos es aquel que indica lo siguiente: el incremento de los ingresos de los hidrocarburos y el crecimiento económico se puede entender por un factor precio y por factores externos del mercado. Este es un razonamiento espurio.

Respecto al crecimiento de la Cantidad de Producción con relación al consumo interno, en el periodo de la Nacionalización (2007-2012) creció en un 139,4%, respecto del periodo neoliberal 1999-2004 [4]. Ascendió a 492.518 millones de pies cúbicos año, en la etapa de la Nacionalización; de 205.731 millones de pies cúbicos año en la etapa del neoliberalismo.

El mayor consumo interno se debe a la expansión del sector eléctrico, del área industrial, del uso del gas natural vehicular, y del gas domiciliario. El gas domiciliario se elevó a 410 mil instalaciones, en el tiempo de la Nacionalización de 2006 a 2014; de 28 mil conexiones de gas, de la etapa neoliberal del 2005.

En la actualidad las inversiones en hidrocarburos con la Nacionalización se han incrementado en un nivel importante. En el periodo 2006 a 2013, sumaban más de 7.071 millones de dólares. En el periodo 2006 a 2014, tiene un crecimiento a 10.100 millones de dólares [5]. Es relevante que una proporción importante de la inversión viene de las fuentes del ahorro interno, cuyos recursos son destinados al sector productivo del área.

Ideario e Historia Presente

El pensamiento de la recuperación de los recursos naturales y los hidrocarburos surgió de un ideario, producto de los saberes, conocimientos y de la conciencia de las comunidades y organizaciones indígenas campesinas en el campo, junto a la conciencia de los trabajadores, vecinos, jóvenes en la ciudades. Estas ideas se originan de la conciencia social comunitaria de los movimientos sociales del pueblo boliviano. Permanecen la organización económica comunitaria con sistemas de producción social fundado en principios de los pueblos indígena originarios: complementariedad, reciprocidad, solidaridad, redistribución, igualdad, equilibrio y justicia. El fundamento de la Nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia tiene una concepción del Socialismo Comunitario.

Ya tuvo lugar una intensa actividad de conocimiento, reflexión y debate el año 2002, de la información sobre los hidrocarburos. Realizados en talleres y seminarios por las organizaciones sociales [6]. Gracias a este proceso se decide lanzar una movilización social para la Recuperación y Nacionalización de los Hidrocarburos, resultado también de resoluciones, propuestas y debates en grandes Cabildos y Asambleas de trabajadores, indígenas campesinos, vecinos, jóvenes y universitarios.

Pero hubo un preámbulo al inicio del siglo durante el año 2000. Es en enero-abril, con la recuperación del agua por el pueblo de Cochabamba donde fueron actores los vecinos, regantes, cocaleros y campesinos. Fue expulsada una empresa extranjera estadounidense que intentaba privatizar el recurso hídrico. Al mismo tiempo se dieron las movilizaciones indígenas campesinas en abril y septiembre en La Paz, por demandas sociales referidas a la tierra, agua y recursos forestales.

Por otro lado en ese lapso del pasado, los regímenes neoliberales tergiversaban y ocultaban la información sobre la verdadera realidad de los hidrocarburos. Para socapar y sojuzgados a empresas petroleras extranjeras que tenían el dominio absoluto de nuestro gas y petróleo, sus grandes ganancias se dirigían hacia afuera de nuestro territorio, y solo dejaban migajas de ínfimos ingresos en nuestro país.

En los acontecimientos históricos de septiembre y octubre del 2003, los movimientos sociales logran establecer como un mandato soberano la recuperación total y absoluta del gas y petróleo, sintetizada en la Nacionalización de los Hidrocarburos. Ese entonces era todavía un gran anhelo por hacerse realidad. Simultáneamente la lucha social determinó la renuncia del gobierno neoliberal de Goni que intentaba vender nuestro gas a Estados Unidos a través de puertos chilenos.

En el primer gobierno de Goni de la gestión 1993 a 1997, privilegió a las empresas petroleras extranjeras; entregó nuestros hidrocarburos, privatizando la empresa estatal boliviana YPFB con la ley 1689 de capitalización en 1994, y enajenó sus grandes beneficios e ingresos, fijando una mísera alícuota de 18% del total de la producción de hidrocarburos, de impuestos para el país, en los pozos, falsamente considerados nuevos, mientras la jugosa parte del 82% se lo llevaban para afuera las empresas petroleras extranjeras.

Se valió de la tramposa re-clasificación de pozos de la ley 1731, que denominaba por pozos nuevos, aquellos que ciertamente eran pozos existentes o antiguos. Así estos supuestos pozos nuevos pagaban 18% de impuestos, y los pozos antiguos pagaban 50%. El Estado Boliviano perdió 13.000 millones por las reservas de gas, y 3.400 millones de dólares por el engaño tributario [7].

Muchos pozos importantes y aquellos considerados megacampos no fueron descubiertos, durante el régimen de Goni de 1996, ni en el periodo neoliberal de 1985 al 2005. Por ejemplo el campo San Alberto fue descubierto por la estatal YPFB antes de este periodo y los nuevos pozos encontrados fueron explorados con estudios e información de YPFB sobre los campos potenciales. Goni privatizó estos estudios e información de potenciales nuevos pozos a favor de empresas petroleras extranjeras, junto a los ductos, los activos fijos (plantas, instalaciones) y las reservas hidrocarburíferas.

En el régimen neoliberal de Banzer-Tuto Quiroga (1997-2002), se privatizó todo el complejo de refinerías de Cochabamba, Santa Cruz y Sucre y las redes de comercialización, continuando con la política privatizadora de Goni y completando la enajenación de toda la cadena productiva (exploración, explotación, comercialización y refinación) en provecho de las compañías petroleras extranjeras. Tuto enajenó las Refinerías de Petróleo a precio de remate a 122 millones de dólares.

Doria Medina fue parte del gobierno de la etapa neoliberal de 1989, tiempo en el que se privatizaron importantes empresas del Estado Boliviano.

Hoy la Nacionalización de los hidrocarburos ha recuperado toda la cadena productiva, a la par del complejo de refinerías. Rescató y fortaleció a la empresa estatal YPFB. En estos meses de septiembre y octubre del presente, se están ampliando las refinerías de Cochabamba con una Unidad de Reformación Catalítica, y en Santa Cruz con una Unidad de Isomerización.

Se consolida día a día la industrialización del Gas y el Petróleo, a través de proyectos que ya se han concretizando como la Planta Separadora de Líquidos Gran Chaco en Tarija y están en marcha nuevos proyectos, como la Planta de Amoniaco y Urea de Bulo-Bulo en Cochabamba, la Planta de Tuberías y Accesorios en El Alto de La Paz y la Planta de Propileno y Polipropileno. Todos encaminados a un nuevo cauce histórico presente dentro una Política Energética de expansión y desarrollo con soberanía para nuestro país.


1 Carlos Marx. El Capital. Libro 1.

2 Informe Especial de YPFB. Edición N°16. (2013, p. 9)

3 Ministerio de Economía y Finanzas. Memoria de la Economía Boliviana 2012. (p. 55).

4 INE. Anuario Estadístico 2012. (3.05 Hidrocarburos. Cuadro No 3.05.01.08, p. 493)

5 Cuantificación en base a datos del periódico Cambio, 13 de Agosto del 2014.

6 Evo Morales Ayma. Mi Vida. De Orinoca al Palacio Quemado. (2014, p.323-326).

7 Gas para todos los bolivianos. Revista N°12 del CEJIS, 2003.

Be the first to comment

Deja un comentario