noviembre 26, 2020

¡Gerardo, compadre, pude hablar contigo, que honor!

por: Patricio Montesinos

Hace dos años y un poco más escribí un artículo sobre una conversación telefónica que sostuvo el presidente boliviano, Evo Morales, con el luchador antiterrorista cubano Gerardo Hernández, quien entonces permanecía preso en Estados Unidos, y ahora se encuentra en libertad junto a su pueblo y sus familiares en Cuba.

La nota publicada en septiembre de 2012 la titulé: “¡Compadre, acabo de hablar con Evo Morales!”, utilizando una frase que Gerardo plasmó en un mensaje, luego de su conmovedor dialogo con el mandatario boliviano, que tuve la suerte de presenciar en el Palacio de Gobierno de La Paz, junto a un reducido grupo de periodistas.

El Héroe cubano, con la modestia que le caracteriza, agradeció entonces a Morales su solidaridad y la de su pueblo con la causa de Los Cinco luchadores antiterroristas cubanos, todos en aquel momento prisioneros del Imperio.

Agregó que todavía estaba emocionado de su plática con el Jefe de Estado boliviano, y que se sentía orgulloso, además de estar muy nervioso.

Subrayó que algún día estaría libre como sus compañeros, René González, Fernando González, Ramón Labaniño y Antonio Guerrero para darle un gran abrazo a Evo.

El contacto telefónico entre los interlocutores se escenificó causalmente cuando la esposa de Gerardo, Adriana Pérez, fue recibida por líder de la Pachamama (Madre Tierra) en La Paz para reafirmarle su respaldo, y el de los bolivianos a la justa causa de Los Cinco.

Sobre ese encuentro, el luchador antiterrorista señaló a Adriana: “Gracias por hacerme tan orgulloso mi gallinita de pelea”.

Fue una gran suerte haber sido testigo de ese acontecimiento histórico, e inimaginable que pocos años más tarde, este 19 de diciembre de 2014, tener la oportunidad de comunicarme con La Habana desde tierras andinas, y hablar durante varios minutos con Gerardo y Adriana

Por eso hoy le toca escribir a este simple periodista: ¡Gerardo, compadre, pude hablar contigo, que honor!

Be the first to comment

Deja un comentario