diciembre 3, 2020

Camilo Torres Restrepo

Nació en Bogotá el 3 de febrero de 1929, y murió en Patiocemento, Santander, el 15 de febrero de 1966.

Hijo de una familia acomodada, su padre fue el médico Calixto Torres Umaña, y su madre Isabel Restrepo Gaviria. Junto a su familia, vive su temprana infancia en Europa, regresando a Colombia tras la separación de sus padres cuando él tenía 8 años.

A los 17 años se gradúa como bachiller en el Liceo Cervantes. Matricula un semestre en la carrera de Derecho de la Universidad Nacional de Colombia pero decide ingresar al Seminario Conciliar de Bogotá, ordenándose como sacerdote, tras siete años de estudios, en 1954.

Posteriormente, viaja a Bélgica para estudiar Sociología en la Universidad de Lovaina, vinculándose con el movimiento sindical cristiano y estrechando lazos con los sectores empobrecidos de la sociedad.

En 1958 se gradúa como Licenciado en Sociología con el trabajo: “Una aproximación estadística a la realidad socioeconómica de Bogotá”, obra precursora en los estudios de sociología urbana en su país.

Fundador de la Facultad de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia, dedica sus investigaciones a indagar en el tema de estructuras sociales urbanas y rurales. Asimismo, organiza el Movimiento Universitario de Promoción Comunal, dedicado a labores sociales en los barrios más pobres de Bogotá.

Tras ser sancionado por la Iglesia Católica –acciones que le llevarán a renunciar al sacerdocio en 1965– y cesado de la Universidad Nacional, se concentra en la actividad política dando origen a la coalición izquierdista, “Frente Unido del Pueblo”.

Una vez fundado el Ejército de Liberación Nacional (ELN), colabora estrechamente con la organización, adscribiéndose como militante en 1965.

Luego de lanzar su “Proclama a los colombianos”, para dar curso a la guerra revolucionaria en aras de la construcción del socialismo, se sumerge en la clandestinidad, cayendo en combate el 15 de febrero de 1966, en Patiocemento, Santander.

Camilo Torres “el cura guerrillero”, es parte de una pléyade de sacerdotes que decidieron actuar de manera activa en la política de sus pueblos con el objetivo de crear una sociedad más justa y solidaria. Su vida se convierte en ejemplo y síntesis de la alianza entre cristianos y marxista en la lucha contra el capitalismo y por la construcción del socialismo. A 49 años de su muerte le rendimos un modesto homenaje.

Be the first to comment

Deja un comentario