noviembre 26, 2020

Inti Peredo (1937–1969)

Guido Álvaro Peredo Leigue “Inti”, nació en Cochabamba el 30 de abril de 1937 y murió el 9 de septiembre de 1969.

Su padre es profesor y dirige el periódico católico El Imparcial, inculcando a su hijo el interés por los problemas sociales.

Peredo ocupa diversas responsabilidades en la Juventud Comunista y el Partido Comunista en La Paz, llegando a ser Primer Secretario del Comité Regional y miembro del Comité Central.

Desde 1963, Inti, con su hermano Coco, Rodolfo Saldaña y “El Loro” (Jorge Vázquez Viaña), prestó una valiosa ayuda en la organización del Ejército Guerrillero del Pueblo, encabezado por el periodista argentino Jorge Ricardo Masetti, que operaría en la provincia de Salta, en el norte de la Argentina. También colaboró con revolucionarios peruanos.

En marzo de 1966 José María Martínez Tamayo, “Ricardo”, contacta con Inti para iniciar los preparativos de la guerrillera. Ya en mayo elabora un informe para el Congreso Regional del Partido, donde plantea la necesidad impostergable de la lucha armada. En esa reunión se dispuso su viaje a Cuba al frente de 20 hombres, para entrenarse militarmente. El 25 de julio parte para la Isla en compañía de solo nueve militantes, integrando así el segundo grupo de bolivianos enviados a Cuba. Sin embargo, en octubre reciben la orden del máximo líder del PCB, Mario Monje, de regresar al país, lo que cumplen no obstante estar en desacuerdo con la orden.

El día 12 de noviembre de 1966 Inti vuelve a Cochabamba para instalar el campamento guerrillero en Ñancahuazú. El 31 de diciembre recibe a Mario Monje, quien proponía a los miembros comunistas abandonar la guerrilla. Peredo se opuso, junto a su hermano Coco y los otros cinco guerrilleros comunistas que le acompañaban. Monje desistió, pero como el PCB era la principal vía de apoyo al Ejército de Liberación Nacional (ELN), les dejó sin apoyo.

En la guerrilla fue nombrado, desde su llegada a Ñacahuazú, como uno de los comisarios políticos del ejército fundado por el Che.

Tras la derrota en el combate del Yuro, el 8 de octubre de 1967, Inti se sobrepuso al dolor de la pérdida del Che, de su propio hermano y de demás compañeros, desempeñando un importante papel en la salida del pequeño grupo de combatientes de la zona insurgente. Con la cooperación de militantes del PCB organizó la salida de los combatientes hasta el poblado de Sabaya, en el departamento de Oruro, cerca a la frontera con Chile, donde los esperaba Salvador Allende.

Inti regresa a Bolivia en mayo de 1969. Dos meses después envía su mensaje al pueblo boliviano: “Volvemos a la montaña”.

Los cuerpos represivos del Estado lo buscaban intensamente, por lo que se traslada secretamente de Cochabamba a La Paz. Al amanecer del día nueve de septiembre, 150 efectivos de la policía, alertados por algún delator, rodearon la casa donde se escondía. Por espacio de una hora Inti resistió el ataque hasta que una granada lanzada por una ventana le produjo graves heridas en una pierna y un brazo.

En la cárcel lo torturaron salvajemente. Cuentan que el sicario Tato Quintanilla le dio varios culatazos por la cabeza, y como pasadas dos horas permanecía con vida sin delatar a nadie, decidieron que el doctor Hebert Miranda Pereira provocara su muerte mediante una inyección letal. A las 22 horas de ese día el gobierno reveló a la prensa el cadáver del guerrillero con evidentes señales de tortura.

Be the first to comment

Deja un comentario