noviembre 29, 2020

Augusto César Sandino

Nació en Niquinohomo, departamento de Masaya, Nicaragua, el 18 de mayo de 1895, y murió en Managua el 21 de febrero de 1934.

Su padre fue el político liberal y mediano propietario agrícola Gregorio Sandino, y su madre la empleada doméstica y trabajadora agrícola Margarita Calderón. A temprana edad acompaña a su madre a la meseta central del Pacífico para trabajar en la cosecha del café.

Siendo aún joven se ocupa como ayudante de mecánica en la hacienda de Ceilán, en la frontera con Costa Rica. Luego se emplea como guardalmacén del Ingenio Montecristo, perteneciente a la Honduras Sugar and Distilling Co.,en La Ceiba, Honduras.

En 1923 se traslada a Quiriguá, Guatemala, para trabajar en las plantaciones de la United Fruit Co., viajando, luego, a Tampico, Tamaulipas, México, para emplearse en la South Pennsylvania Oil Co.

Tras laborar casi dos años en la Huasteca Petroleum Co. de Veracruz, México, decide regresar el 1º de junio de 1926 al norte de Nicaragua, trabajando como ayudante de pagador de la Mina San Albino, en Nueva Segovia.

Con sus ahorros compra algunos rifles y fusiles y decide levantarse en armas para apoyar al recientemente depuesto vicepresidente liberal Juan Bautista Sacasa y ofrecer resistencia a la marina yanqui que había desembarcado en Nicaragua el 2 de mayo.

Tras perpetrar numerosos combates contra tropas norteamericanas y nicaragüenses conservadoras, se niega a firmar un armisticio con éstos, declarando: “yo quiero Patria libre o morir”. Así, ubica su comandancia general en la región de Las Segovias, fundando, el 2 de septiembre de 1927, el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional.

Hasta el 1º de enero de 1933, día de la retirada de la marina yanqui, su columna enfrenta heroicamente al invasor, al Ejército de Nicaragua y a la recién creada Guardia Nacional. Además, se destaca por su profundo antiimperialismo, el carácter internacionalista de sus tropas –integradas por hombres de distintas latitudes–, sus planes de integración continental y sus proyectos de cooperativización obrera y campesina en las zonas liberadas por sus huestes.

Luego de firmar la paz con el electo presidente liberal Sacasa, procede al desarme del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional, en febrero de 1933.

Para denunciar las continuas hostilidades de la Guardia Nacional para con los inermes campesinos de su región, procede a cenar con el Presidente, siendo apresado –a la salida de la cita– y trasladado al campo de la aviación ubicado al noreste de Managua.

Junto a sus generales, Francisco Estrada y Juan Pablo Umanzor, es asesinado el 21 de febrero por órdenes del Jefe de la Guardia Nacional, Anastasio Somoza García, quien se encontraba en estrecha coordinación con Arthur Bliss Lane, Embajador de EE.UU. en Nicaragua.

Tres décadas más tarde su nombre será rescatado por los y las jóvenes guerrilleros nicaragüenses que el 19 de julio de 1979 proclaman el triunfo de la Revolución Sandinista.

Be the first to comment

Deja un comentario