noviembre 23, 2020

“El pensamiento económico de Hugo Chávez Frias”, el Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana

“La economía es una cosa muy seria para dejársela sólo a nuestros amigos los economistas”.

Hugo Chávez Frías

Quedan pendientes muchos aspectos por entender en relación a los acontecimientos sociales, políticos y económicos de la primera década del Siglo XXI en el contexto latinoamericano y la influencia que ejercen en este momento y en las posibilidades de la construcción de un mundo diferente.

Los procesos de cambio que se están ejecutando en países de la región del Aby Ayala (América Latina y el Caribe), en unos con mayor intensidad y profundidad que en otros, han despertado la esperanza y curiosidad en el mundo y la iracunda reacción de la hegemonía imperialista y sus lacayos al interior de nuestros países.

Comprender los procesos en pleno movimiento pasa por la reflexión y construcción teórica revolucionaria, mediante la investigación-acción permanente. Entender los proyectos políticos del poder popular, expresados desde sus organizaciones y sus liderazgos. El pensamiento, sentimiento y acción de los líderes de estos procesos, sus influencias, la memoria histórica que ha dejado huellas profundas en su accionar, las aspiraciones de lograr sociedades con justicia social y soberanías económicas, organizadas de tal manera que mantengan la esperanza de lograr un mundo diferente.

Del conjunto de estos aspectos señalados, están las acciones de las decisiones económicas ejecutadas en la década ganada para la región. Dicho accionar responde, sin duda, a un viraje en el pensamiento económico y el accionar político de los regímenes que han tomado el poder por voluntad del poder popular. Se trata de indagar el pensamiento económico de los líderes de estos procesos, de las influencias o raíces de su ideología, de las aspiraciones de sus pueblos y de las responsabilidades que asumieron al momento de tomar la dirección de estos procesos. Al respecto existen avances importantes, uno de ellos es el del compañero economista andaluz Alfredo Serrano Mansilla, cuyo libro “El Pensamiento Económico de Hugo Chávez” fue presentado en diciembre del 2014 y actualmente es objeto de conversatorios y debates en la hermana Venezuela. “El libro El pensamiento económico de Hugo Chávez aborda a Chávez como político, y por ello, también como economista, como constructor de un paradigma económico propio para Venezuela, para América Latina, y con gran influencia en la vigente transición geoeconómica hacia un mundo multipolar” (www.gisxxi.org).

Un libro cuyo contenido debe ser leído y debatido en su plenitud, y que está resumido en la presentación y comentarios en sitios de la web y el programa televisivo “Sin Coba” en VTV. Material que nos permite refirirnos a ellos con algunas breves apreciaciones que, apuntalamos a continuación:

• Se afirma que Hugo Chávez lo que fue construyendo es un paradigma económico propio a lo largo del tiempo, esta construcción no solo se fue realizando durante sus periodos presidenciales, sino que se dio desde las etapas iniciales de su vida, por su paso del colegio militar y el transcurrir por la cárcel de Yare, que sellaron una reacción alérgica contra el neoliberalismo. El caracazo es una de las cumbres de la reacción popular en contra del modelo vigente entonces y comienzo del proceso revolucionario liderado por el c. Chávez. A partir de entonces se construye una alternativa práctica y un pensamiento revolucionario.

• Los acontecimiento posteriores muestran que, una propuesta electoral de la transformación económica puede ganar elecciones, Lo que escribe en la cárcel de Yare empieza a trabajar el freno al neoliberalismo. En tiempo record se construye una propuesta económica de hechos, con un paradigma que rompe dogmas de la economía convencional, múltiples aristas, muchas características propias, irreverente a los convencionalismos de los paradigmas existentes hasta ahora. Sin miedo a todo lo que decían las recomendaciones de instituciones especializadas en dar consejos económicos a los países

• “La economía del “ya”, del ahora, forjó y consolido las Misiones”, Serrano entiende que lo que se consolida en Venezuela es un “Estado de Misiones”, no es un Estado del bienestar a lo europeo, el mismo que pide permiso a los organismos internacionales que son aliados incondicionales de las transnacionales y de sus objetivos. Esta diferenciación es importante, puesto que el Estado de Bienestar de la Europa de los 50 y 60, del Siglo XX, estuvo consentido por los organismos internacionales a favor del dominio y la expansión del capital transnacional. Periodo en el cual las sociedades europeas y norteamericana gozaban del “bienestar”, en tanto que otros espacios del mundo pagaban esa factura con el “malestar” de sus poblaciones, un caso típico es la marginación política y social en África del Sur.

• Por ejemplo, para la “Gran Misión Vivienda Venezuela”, se entrenó a los trabajadores y a la comunidad organizada, para asumir la construcción de una cantidad importante de sus viviendas, trabajando de manera organizada y el producto de su trabajo, se materializa en la entrega de viviendas a los más necesitados. Chávez con esta acción desarrolló la construcción de viviendas en equipo y no de manera individual, eliminando en parte el valor de cambio de la teoría del valor, entregando dichas viviendas para satisfacer necesidades, pensando sólo en el valor de uso de las mismas.

• El pensamiento de Chávez, no fue una construcción individualizada para una sociedad en particular, la venezolana, sino que se ofreció al contexto geopolítico del mundo no desarrollado. Esta proyección no solo para hacer las alianzas afuera de Venezuela sino para despertar el alma subversiva de los pueblos oprimidos por el capitalismo mundializado y expresado por el imperio norteamericano.

 “Son múltiples los rasgos distintivos de un paradigma económico que ha llevado a tener una década ganada o lo que el comandante llamo una Década de Plata”, ganancia de las mayorías sociales y pérdidas para la economía de rapiña del capitalismo transnacional y de sus lacayos de la “clase merdia” (no es error de taipeo) y privilegiada venezolana, clases rentistas que se acostumbraron a mantener una economía extractivista en favor del capital transnacional.

• “La sala situacional, rectificar para reimpulsar, estar en permanente dinámica. No es posible mirar hacia otro lado o conformarse con categorías económicas del pasado sino plantear desafíos a futuro”. Este término de lo “situacional” es, sin duda, el legado que dejó el economista Carlos Matus en el pensamiento de Chávez, teoría que está ligada a la “Planificación Estratégica Situacional” de Matus. Aspecto que lleva a Serrano, plantear las fuentes inspiradoras del pensamiento de Hugo Chávez.

• Al respecto, dice Serrano: “Sus fuentes inspiradoras son múltiples, la frase que explica ello es que el comandante Chávez decía que recogía un poquito de todo: Matus fue uno de los influyentes más destacados, ministro del ex presidente chileno Salvador Allende, Simón Bolívar, Torres de Bolivia, Torricos de Panamá y otros. Economistas e intelectuales de la talla de Gramsi, Balzasqui, Galbrait, Metzaros, Marx”. Son múltiples los autores que influyeron en el pensamiento de Chávez. Todos ellos de talla progresista y/o revolucionaria. Esta es la explicación de porqué Chávez siempre mencionó a una economía humanista patriota, antiimperialista y bolivariana.

• “Lo importante era hacer viable la transición, no se puede proyectar el largo plazo sino se da soluciones al corto plazo”. Según Alfredo Serrano; “Chávez muestra un paradigma económico ecléctico, en este sentido era cero dogmático”. Esta capacidad permitía al comandante referirse oportunamente a un planteamiento progresista propuesto por estos personajes que tuvieron influencia en su pensamiento y accionar revolucionario, aspectos que le permitieron hacer una propuesta económica práctica y resolver problemas de la cotidianidad, de resolver los problemas de los postergados, de los desamparados.

• Para Chávez la economía no se divorciaba de la política, la economía es política y la política es economía, juntas permiten entender los problemas del pasado y dar soluciones para el presente y proyectarse al futuro. Este pensamiento y acción económicos permiten pasar de una etapa reactiva a una etapa propositiva.

Felicitamos al c. Alfredo Serrano por el libro publicado y la motivación que deja en nosotros, sus colegas bolivianos, para trabajar sobre el pensamiento económico de nuestros tiempos en la región y de sus líderes más progresistas y sus organizaciones sociales que conforman el poder popular.


* Docente investigador titular de la UMSA, miembro de la “Red Boliviana de Economía Crítica”

Be the first to comment

Deja un comentario