noviembre 28, 2020

Nuestra América

Dicen que cuando José Martí visitó por primera vez la tierra del Libertador, se dirigió a su monumento levantado en el centro de la ciudad sin sacudirse el polvo del viaje. Ante la estatua de Bolívar, de rodillas, juró liberar a su Patria, Cuba, del coloniaje español. Un corazón honesto es un corazón comprometido, y tal como sucedió con todos los héroes de la historia, Martí habría de llevar esa su promesa hasta las últimas consecuencias.

Cuba fue libre y, mucho tiempo después y derramada mucha sangre, se convirtió en el corazón revolucionario de Nuestra América.

La inspiración y la conciencia de que tal independencia era posible nació en Venezuela. Antes del Libertador Bolívar, Miranda, un soldado que combatió también en la guerra independencia estadounidense y en la revolución francesa, se jugó su futuro por un sueño llamado Colombia, que era el de un continente libre de toda dominación extranjera.

Heredero de sus ideas, Bolívar hizo realidad este sueño. Hizo, con ello, posible la independencia de una gran parte de nuestro continente, sembrando también un profundo y original anticolonialismo que nacía de una clarividente desconfianza en el vecino del norte.

Pero la libertad es algo que hay que ganarse continuamente y se pierde apenas se deja de luchar por ella, como dijo Zavaleta. A la corona española le sucedió la Doctrina Monroe y luego de muchas batallas, algunas ganadas, otras perdidas, Nuestra América se vio envuelta por la noche neoliberal.

Era un tiempo oscuro, en el que casi toda la izquierda se dio por vencida. Pero más pronto que tarde llegaron nuevos quijotes. En Venezuela, de donde vinieron y a donde llegaron las grandes figuras de la libertad latinoamericana, se levantó Hugo Chávez, con la promesa del socialismo del siglo XXI.

Este hombre fue la continuación de una larga tradición revolucionaria que se remonta a Miranda, la misma que no se conforma sólo con la conservación de una república sino que, ante todo, con la total y más radical soberanía.

En esta edición le rendimos tributo al Comandante Eterno y saludamos la visita del presidente Maduro a nuestra tierra en el marco de las reuniones bilaterales entre nuestros pueblos.

Be the first to comment

Deja un comentario