noviembre 29, 2020

El petróleo: precio absoluto y relativo

por: Danny Roca

Las fluctuaciones del precio del petróleo han sido consideradas como una de las causas que determinan las variaciones de los ciclos económicos y el crecimiento económico, todas las economías importadoras o exportadoras de hidrocarburos fósiles monitorean constantemente su comportamiento.

El WTI (West Texas Intermediate) es el precio de referencia del barril de petróleo para los Estados Unidos cotizado en el mercado de New York Mercantile Exchange (NYMEX) y se lo realiza en dólares estadounidenses. Durante el periodo 2004 al 2008, el precio del barril de petróleo a nivel internacional tuvo un crecimiento acelerado, pasando de 41 a un pico de 100 dólares precio promedio anual por barril de petróleo. Existe muchos criterios respecto a estas fluctuaciones de precio del petróleo, desde factores externos como el Huracán Katrina, amenazas terroristas, como también los factores especulativos (Gráfico 1).

(Ver gráfico en el PDF del semanrio en: https://www.la-epoca.com.bo/portada/1426709076/digital/#/26/zoomed)

En ciertas ocasiones los agentes económicos se preguntan cuál es la relación entre el precio del petróleo y la moneda estadounidense. Sí el precio del barril de petróleo efectivamente está teniendo variaciones o es la moneda estadounidense la que se está apreciando o depreciando (movimientos del tipo de cambio). Por tanto, lo que pretendemos es determinar las fluctuaciones reales del precio del barril de petróleo, para lo cual tomaremos dólares estadounidenses, como también su precio relativo expresado en oro. El oro por sus cualidades y propiedades es considerado dinero por excelencia ya que fue utilizado por mucho tiempo para intercambiar bienes y servicios de manera voluntaria, además de que los inversionistas recurren a éste cuando las economías presentan desequilibrio ya sea en crecimiento o inflación.

Entonces realizando una comparación entre el precio del barril de petróleo expresado en dólares americanos promedio anual y a la vez expresado en onza troy promedio anual (unidad de medida del oro a nivel internacional) podríamos determinar que paso con el precio del barril de petróleo. Es decir, en el transcurso del tiempo cuantos dólares requeriría para poder comprar un barril de petróleo, paralelamente expresar, con una onza troy cuantos barriles de petróleo podría comprar.

Proseguimos haciendo un análisis gráfico del comportamiento del precio del petróleo, tanto de su precio absoluto como relativo en términos de oro, además de sus tendencias (Gráfico 2).

(Ver gráfico en el PDF del semanrio en: https://www.la-epoca.com.bo/portada/1426709076/digital/#/26/zoomed)

El gráfico anterior nos muestra una tendencia creciente del precio del barril de petróleo expresado en dólares. Sin embargo, el precio del barril de petróleo expresado en oro, tiene una tendencia decreciente. Según nuestro análisis basado en el oro, el precio del petróleo en el transcurso del tiempo, siempre estuvo a la baja.

Es así, que entre las 1970 y 1984, el precio del petróleo subió de 5 a 27 dólares el barril, sin embargo en términos de onza troy, vemos que la gestión 1970 con una onza troy comprábamos 7 barriles de petróleo, y la gestión 1984 con una onza troy comprábamos 13 barriles de petróleo. Por tanto, el precio en dólares sube, pero el precio relativo expresado en onza troy baja. Entonces, en este periodo podríamos estar hablando de una depreciación de la moneda norteamericana, siendo que el año 1984 para comprar un barril de petróleo se requería más dólares que en la gestión 1970.

Analizando la gestión 2008 y 2009, vemos que el precio del petróleo bajo de 100 a 62 dólares el barril promedio año, en términos de onza troy vemos que la gestión 2008 con una onza troy comprábamos 9 barriles de petróleo, y la gestión 2009 con una onza troy comprábamos 16 barriles de petróleo. Por tanto en términos de dólares como en onza troy el precio de petróleo disminuyo, siendo un descenso real del precio del barril de petróleo.

En este sentido, es importante analizar el escenario actual, identificar si nos enfrentamos tan sólo a una depreciación del dólar norteamericano o efectivamente es un descenso real del precio del petróleo tanto en términos de dólar como de oro, en cualquiera de los casos Bolivia tendrá que buscar los mecanismos adecuados para paliar el problema y no se tenga un impacto negativo en las cuentas públicas, la demanda agregada y el crecimiento de la economía en general (Gráfico 3).

(Ver gráfico en el PDF del semanrio en: https://www.la-epoca.com.bo/portada/1426709076/digital/#/26/zoomed)

Realizando el análisis anterior en este periodo, vemos que de agosto 2014 a enero 2015, el precio del barril de petróleo expresado en dólares disminuyo de 100 a 47 dólares. En términos de onza troy, vemos que el mes de agosto 2014 con una onza troy comprábamos 13 barriles de petróleo, y el mes de enero 2015 comprábamos 26 barriles de petróleo. Por tanto, el precio del barril de petróleo tuvo un descenso tanto en términos de dólar como de onza troy, nos enfrentamos a un descenso real del precio del barril de petróleo.

Bolivia al ser productor de hidrocarburos debe buscar los mecanismos para que este descenso del precio del petróleo impacte en menor medida en la economía boliviana. El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó que el valor de las exportaciones bolivianas para el mes de enero 2015, ascienden a 795.88 millones de dólares, cifra inferior a los obtenidos mensualmente la gestión 2014, esto se atribuye al descenso de las exportaciones de hidrocarburos efecto de la baja del precio del barril de petróleo, sin embargo se debe recordar que Bolivia no exporta petróleo pero sí gas natural, y el precio del gas natural que exportamos se ajusta trimestralmente en función a las variaciones del petróleo.

El modelo económico, social, comunitario y productivo, ha sabido responder a la crisis internacional, se lo demuestra con el crecimiento del Producto Interno Bruto la gestión 2014, crecimiento que fue de 5.37% según el Índice Global de la Actividad Económica (IGAE) publicado por el INE. En la presente gestión Bolivia pretende alcanzar un crecimiento económico del 5%, superior al crecimiento del 2.2% que se prevé para América Latina y el Caribe el 2015. Sin embargo, la secretaría ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alícia Bárcena, adelantó la revisión de la previsión del crecimiento de la región, mismo que podría bajar.

Una de las estrategias para mitigar el descenso del precio del barril de petróleo será las grandes inversiones que realizará el sector público, es así que la gestión 2015 se tiene una programación de 6.179 millones de dólares, cifra superior a la invertida en la gestión 2014, la inversión pública genera un efecto multiplicador en la economía, no sólo creando empleo sino también complementando e incentivando a la inversión privada. Por otra parte, Bolivia cuenta con vastas reservas internacionales netas (RIN), mismas que estarían prestas a resolver cualquier eventualidad. De igual manera YPFB tendrá que compensar este efecto a través del incremento de la producción de gas natural destinado a los mercados externos, además de acelerar la búsqueda de mercados externos para el Gas Licuado de Petróleo (GLP), que proveerá la Planta de Separación de Líquidos “Carlos Villegas”, planta que empezara a operar el primer semestre de la gestión presente con una producción de 2.247 toneladas métricas por día de GLP. Respecto a los proyectos petroquímicos y la industrialización, se debe comenzar una planificación de encadenamientos hacia adelante, YPFB producirá polímeros que son materia prima para la producción de bienes plásticos de diversos usos, mismos que podrían estar a cargo del sector privado. El valor agregado que se le dé al Gas Natural es fundamental para impulsar el crecimiento económico del país.

Be the first to comment

Deja un comentario