diciembre 5, 2020

De la exclusión a la participación del indio en la política institucional

por: Norma Ríos 

La participación indígena en la política institucional del país es relativamente reciente, no supera los 50 años. En los primeros años de vida de Bolivia no existía un sistema de partidos, lo que había eran clientelas conformadas por un número reducido de personas. Con el surgimiento de los partidos políticos como estructuras organizadas en 1880 la situación no se modificó, ya que los éstos mantuvieron un orden político sin la participación de la mayoría de la población: indios y capas populares urbanas. Esta era una época donde dominaba una concepción del gobierno basada en el tutelaje y donde los miembros de los partidos consideraban que los indios no eran capaces de tener dominio sobre sí mismos porque eran vistos como seres biológicamente inferiores, idea que fue reforzada con el darwinismo social. Por todos estos aspectos se defendía el voto calificado y no se permitía que los indios elijan y mucho menos que sean elegidos como representantes.

Esta situación comenzó a cambiar durante la década de 1930 con el surgimiento del indigenismo, que proponía la inclusión de los indios al Estado–nación bajo la idea del mestizaje, es decir, bajo la idea de homogeneización, desconociendo sus prácticas y rasgos culturales. El partido político que introdujo el discurso indigenista en su interior fue el MNR y cuando llegó al poder éste se convirtió en un discurso estatal. Si bien el MNR instauró el voto universal, hecho que llevó a que los indios sean considerados como ciudadanos, no logró cumplir con su objetivo de convertir a Bolivia en una nación homogénea. Como respuesta a la búsqueda de la eliminación del problema del indio nació el indianismo. El indianismo fue el pie para que los indios comenzaran a participar de la política institucional del país. En 1962 nació el primer partido indianista, el PIB, posteriormente nacieron otros como: el PI, el MRTK y el MITKA. Al mismo tiempo que iban surgiendo los partidos políticos los sindicatos campesinos indígenas fueron tomando cada vez mayor importancia y presencia en el país.

Poco a poco se fueron dando una serie de aspectos que llevaron a que la población ya no considerara el ser indio como algo negativo. Desde la reforma educativa de 1993 que planteó una educación intercultural con cambios como la enseñanza de idiomas nativos como el aymara y quechua en las escuelas, hasta aspectos como la popularización del folklore y todos los movimientos por la recuperación de la cultura, o los movimientos de los cocaleros del Chapare, la marcha por la tierra y el territorio protagonizada por los pueblos indígenas del oriente y las luchas del 2000 y el 2003. Todos estos aspectos, entre muchos otros, llevaron a una revalorización de los indios y a una mayor participación de los mismos en la política. La mayor muestra de esto fue la llegada de un indígena a la presidencia del país y la gran participación de indígenas dentro del gobierno. En la actualidad no hay un partido u organización política que no tenga dentro de sus filas indígenas y ya se ha hecho una costumbre la búsqueda de alianzas entre los partidos políticos y organizaciones y sindicatos indígenas.

Sin duda alguna el país ha sufrido un valorable cambio radical desde su nacimiento, donde los indios ni siquiera eran considerados como ciudadanos hasta el día de hoy que es imposible pensar la política sin la participación indígena.


* Norma Ríos, es una joven socióloga boliviana.

Be the first to comment

Deja un comentario